Principales acciones y ofensiva final

Las energías del Escambray

Dossier dedicado a la presencia del Che Guevara en Sancti Spíritus

 

 

Los días que siguieron al establecimiento de la comandancia de la Columna 8, en el Escambray, fueron de constante actividad y hostigamiento a las posiciones enemigas en los poblados de Las Villas. La paralización de la Carretera Central, los cercos y la rendición de los cuarteles atacados, resultaron acciones cotidianas, que se acentuaron en el mes de diciembre de 1958.

(Fragmentos del libro La batalla del Che: Santa Clara)

La ofensiva

El 9 de diciembre el Che se comunicó con Camilo utilizando las estaciones de radio de las columnas 2 y 8. Bromeando, los dos comandantes rebeldes hablaron sobre la futura batalla de Santa Clara. Aún no se había delineado los perfiles de las ofensivas que habrían de producirse tras la derrota batistiana en la provincia de Las Villas.

Che: “No hay problemas por ahora sobre nuestras líneas. Creo que ellos se verán con problemas en poquito tiempo. Yo te oí decirle a Fidel que ibas a tomar Santa Clara y qué se yo que más, en eso no te metas porque eso es mío. Tú te tienes que quedar por ahí nomás…”

La planta radial en la Comandancia del Che fue de mucha utilidad para la causa revolucionaria.

Camilo: “ … En cuanto al problema ese de Santa Clara, Ok, muy bien, vamos a trazar planes para más adelante, para hacerlo en comunidad, yo quiero repartirme esa gloria contigo, así es que yo no soy ambicioso. Te voy a dar un chancecito en el anillo de hierro ese, pues vamos a poner 7 mil escopeteros al ataque. Esos escopeteros están locos por entrar en acción y en estos días han desarmado a todos los soldados en los centrales, en las tropas; es una cosa espantosa lo que hacen los muchachos por conseguir fusiles…”

Para los escuchas radiofónicos de la dictadura el blof de los 7 mil escopeteros de Camilo no dejaba de ser inquietante, más aún si lo sumaban a las acciones de hostigamiento que la columna del Directorio Revolucionario había estado realizando en los alrededores de la ciudad. No se trataba de golpes muy aparatosos contra las fuerzas enemigas, pero si de un picoteo continuo que mantenía en tensión a la guarnición de Santa Clara. Por ejemplo, el día 7 había sido ajusticiado por hombres del Directorio, en el centro de la ciudad cuando salía de visitar a su amante, el piloto de las avionetas que servían como guía a los bombarderos. El 9, hombres del Directorio entraban en el pueblo de Guaracabuya y el 10, en Báez, donde permanecieron durante tres horas sin que los soldados encerrados en el cuartel, salieran a combatirlos. El 13 se tomó por segunda vez la estación CMQ que se encontraba en la carretera de acceso a Santa Clara y el 15 se incendió un prostíbulo al que acudían los soldados.

El 13 de diciembre el Che fue entrevistado por la estación de radio 6BF del Ejército Rebelde. Le preguntaron cuando se afilió al 26 de Julio, cuál había sido la acogida popular en Las Villas, y le pidieron un diagnóstico de la situación del régimen: El Che contesta:  Creo que está al borde de un colapso. Si los factores ajenos a la nación intervienen, quizá se mantenga algo. De todas maneras las fuerzas populares son tan grandes que el colapso es inevitable.

Cuando le piden que comparen la situación que había, en los primeros momentos, en la Sierra Maestra con la que tiene en Las Villas: En Las Villas estamos situados a muy poca distancia de las ciudades importantes y de la Carretera Centra y recibiendo una gran cantidad de ayuda de nuestras líneas de abastecimiento en el llano.

A la pregunta sobre la próxima ofensiva responde: Estimo necesario y vital dejar incomunicado el occidente con el oriente y estimo que la ciudad de santa Clara está virtualmente en nuestras manos, cuando realmente se haga una ofensiva de todos los factores revolucionarios agrupados.

Con la llegada de la Columna No. 8 al Escambray espirituano nació el Frente de Las Villas, comandado por Ernesto Guevara.

¿De verdad siente el Che que ha llegado la hora de Santa Clara? La ciudad cuenta con una guarnición de 2 mil 500 soldados, guardias y policías y en torno a ella hay, al menos, una docena de cuarteles con un millar de guardias más. La dictadura cuenta con tanques y blindados, abundantes ametralladoras y vehículos de transporte y, además, con el apoyo de la aviación, que en combate y fuera de la protección de la sierra puede hacer un daño mucho mayor que el que ha hecho hasta ahora. El Che, para enfrentarlos, cuenta con unos 300 hombres, a los que puede sumar las fuerzas del Directorio, y quizá, si la batalla se da gradualmente y se lo permite, puede ir incorporando un par de centenares de hombres de la reserva desarmada que ha ido creando en Caballete de Casa. Es cierto que la moral del ejército es baja y que la de sus tropas es muy alta. Es cierto también que en la medida en que acerquen a las ciudades, se incrementarán las infinitas posibilidades de la guerra popular, la huelga insurreccional, el apoyo masivo de la población, pero ¿será esto suficiente para alterar una correlación de fuerzas que lo desfavorece casi en una proporción de 10 a 1? Y eso sin contar el famoso “tren blindado”.

El 15 de diciembre los hombres de la columna 8 alteraron el conflictivo mapa de la provincia de Las Villas: cortaron el puente sobre el río Sagua la Chica en las cercanías del pueblo de Falcón.

La vanguardia se estableció en el poblado de Santa Lucia, desde donde podían avanzar o bien hacia el este (Cabaiguán en dirección a Sancti Spíritus) o bien hacia el oeste (la pequeña ciudad de Fomento).

La operación sobre el puente metálico de Falcón, una importante estructura de acero, fue conducida directamente por el Che. Se colocaron emboscadas por la carretera de Fomento a Placetas, la avanzada se presentó en el puente con antorchas de acetileno y tras un pequeño combate en el que derrotó a la guarnición y que causó a los rebeldes un herido, comenzó el trabajo. Poco después, el puente se venía abajo. El Che, con un mochito de tabaco entre los labios, supervisaba la operación del pelotón de José Ramón Silva, un capitán rebelde que disfrutaba del reconocimiento de haber participado en los últimos días de la invasión con un hombro dislocado por un balazo.

Esa misma noche quedó fuera de servicio el puente sobre el Calabazas, con lo cual se impedía el posible paso del tren blindado hacia Oriente. El coronel Ríos Chaviano, jefe de la guarnición de Las Villas, recibió los informes de estas acciones, pero estos no decían nada en si mismos, no indicaban las intenciones de los rebeldes; la iniciativa estaba en manos del Che, ¿dónde iría a golpear y cuándo?

(Tomado del libro La batalla del Che, Santa Clara, de Paco Ignacio Taibo II)

LA OFENSIVA

Ruta de la ofensiva de la columna invasora No.8 “Ciro Redondo
Últimos días de noviembre
Las fuerzas combinadas del 26 de Julio y el Directorio Revolucionario atacaron los cuarteles de Caracusey y Banao produciendo bajas entre los soldados, pero sin tomarlos, y realizaron una gran cantidad de acciones de bloqueos y emboscadas en las carreteras, cortes de postes de luz y vías férreas y atentados contra convoyes militares.
1ro de diciembre 1958
Las condiciones para el establecimiento de un pacto unitario formal entre el 26 de Julio y el Directorio en la región de Las Villas estaban dadas, y este se firmó en el campamento del Che en El Pedrero. El pacto establecía la unidad de acción de ambas organizaciones. Pasó a la historia como el Pacto de El Pedrero.
4 de diciembre de 1958
Salió al aire la planta radial 8CR de la columna del Che Guevara. El enlace con la Sierra Maestra podía obviar ahora la lentitud de los mensajes transportados de mano y podría hacerse directamente.
15 de diciembre 1958
En la noche comienzan a cerrase los accesos a Fomento, un pueblo de 10 mil habitantes, desde donde habían partido las columnas batistianas días antes de su ataque a la sierra y en el que se encontraba un cuartel del ejército con unos 140 hombres de guarnición.
17 de diciembre 1958
Es tomado Taguasco por el Ejército Rebelde al huir la fuerza de la tirania.
18 de diciembre:
Liberan Fomento efectivos de la Columna Invasora No. 8 Ciro Redondo y del Directorio Revolucionario 13 de Marzo.
19 de diciembre 1958
El pelotón de Olo Pantoja y Eliseo Reyes, San Luis, vuela el puente sobre el río Tuinicú, sin llegarse a derrumbar, dejando aislado a Cabaiguán de Sancti Spíritus como parte de la estrategia para dividir la isla en dos.
Las fuerzas de William Gálvez de la columna 2 pusieron cerco al cuartel de Yaguajay y al día siguiente Camilo Cienfuegos llegó en persona a hacerse cargo de la operación.Después de 10 días de asedio, el 31 de diciembre se rinde el cuartel.
20 de diciembre:
Tropas rebeldes incursionan en Banao —que ya había sido atacado el día 5— y lo toman.
21 de diciembre:
Cuando se combatía en Guayos y Cabaiguán, Armando Acosta inició el cerco de la ciudad de Sancti Spíritus.
22 de diciembre:
Fuerzas rebeldes liberan Cabaiguán al mando del Comandante Ernesto “Che” Guevara.
23 de diciembre:
A las 6 y 30 de la tarde la estación de radio local informa de la liberación de Sancti Spíritus por tropas de la Columna No.8 y del Directorio Revolucionario 13 de Marzo. Es en esos momentos la población más importante de Cuba en manos de los rebeldes. El frente guerrillero del Che cubre ahora 50 kilómetros sobre la Carretera Central, desde Sancti Spíritus hasta Placetas.
28 de diciembre 1958
Es tomado Jatibonico y Trinidad por el Ejército Rebelde.
1 de enero de 1959
Concluye, con una victoria total, la batalla de Santa Clara, que había sido organizada y dirigida por el Che.
 

Escambray en Youtube

  • Graficarte

    nueva-constitucion-cuba
  • Edición impresa