¡Qué clase de slump!

Aguas del Caribe adormecen bates espirituanosCinco, tres, dos, cinco… No es un conteo regresivo, aunque bien pudiera serlo si tenemos en cuenta el saldo más reciente de los Gallos por tierras pineras donde las aguas del Caribe se tornaron somníferos para los bates espirituanos.

El conteo se refiere a la cantidad de hits conectados por los yayaberos en los últimos cuatro partidos, incluidos los producidos ante Camagüey para remarcar un slump ofensivo generalizado y un declive peligroso.

La preocupación ahonda porque esta semana la tropa de Ruperto Zamora enfrentó al peor pitcheo de la justa. Imaginen que los tres lanzadores pineros acumulaban 16 derrotas y el staff completo promediaba para 6.17 antes de esta subserie.

Pero ese cuerpo ridiculizó a los bateadores espirituanos al punto de aceptarles apenas ¡tres carreras! y ponerlos al borde de una barrida escandalosa. Solo un Ismel inmenso en el box lo impidió en un partido en que la única anotación fue sucia, más deméritos del contrario que por eficiencia propia.

De paso, guió a un cuerpo de lanzadores que, tras los tropiezos de los últimos encuentros, enderezó su rumbo al permitir solo cinco carreras a la magra ofensiva pinera, la segunda más baja de la justa, y bajar el promedio general hasta los 3.75 PCL.

Lo más preocupante no es la derrota en sí, pues el béisbol demuestra todos los días que en el terreno ningún rival es pequeño. Se trata de la cara de los fracasos justo cuando se supone que la ofensiva experimente el ascenso lógico por el curso de la serie, cercana a su mitad.

Tampoco aparecen las variantes tácticas, aconsejables para “fabricar” las carreras en momentos definitorios, como en el primer partido, cuando con Raikel Morales en primera, sin out, se perdió la opción de que Liván Monteagudo tocara y pudiera adelantar la de la ventaja con el encuentro 2-1.

Me detengo en este particular sin hacer demasiado hincapié en la ubicación del conjunto, pues no estamos ni mucho menos en fase de alarma, aunque las circunstancias lo sugieran.

Apenas estamos en alerta cuando se avecinan rivales más exigentes y con mayores opciones a la clasificación.

Corresponderá al colectivo de dirección evaluar las causas de esta merma ofensiva, en momentos en que el conjunto está fuera de la zona de clasificación con balance de 19-20 y a dos partidos del ocupante del tercer y cuarto puestos: Cienfuegos y Pinar del Río, pero falta suficiente tiempo para una recuperación que aún creo posible.

Ciertamente, los espirituanos han tenido en línea compromisos que pudieran haber aprovechado para levantar sobre todo su bateo, al enfrentar en línea a los últimos lugares de cada zona: Camagüey e Isla de la Juventud, y a la espera se encuentran este fin de semana de medirse en predios propios con el actual sotanero: Mayabeque.

Sacarle los lógicos dividendos a un conjunto débil es siempre una buena manera de encarar los retos que le aguardan ante Granma, Villa Clara y Pinar del Río, todos en calidad de anfitriones.

One comment

  1. Tomás Jesús Álvarez Abreu

    Quiero basar mi comentario en los resultados que van alcanzando los gallos en la presente temporada.
    A simple vista se aprecia que la mayoría de los jugadores no le están poniendo el deseo que debe primar en un atleta el amor a la camiseta a su terruño, el respeto que merencen los que día a día sigue su desempeño, porque es imposible que un equipo donde hay una nómina de estelares como son Yunier Mendoza uno de los mejores primeras bases de la pelota cubana (mis respeto para él que siempre su rendimiento es estable), Frederich Cepeda para mi y para muchos entendidos en la materia como periodistas, licenciados en cultura física y demás, es uno de los mejores bateadores de la pelota criolla si no el mejor (también mis mayores respetos para él ya que después de estar alejado por una lesión llegó y aún con algunas molestias ha comenzado a batear como siempre lo hace ), un Yulieski Gourriel la mejor tercera base, aquí quiero detenerme a analizar su desempeño, es inconcebible que el Yuli no batee frente al picheo de la Isla, ese picheo que es uno de los mas malos del país y así por el estilo con otros picher que no tiene nada, pero eso no solo pasa con él, pasa con Livan Monteagudo, un pelotero que ha hecho equipos Cuba a eventos internacionales. Vuelo a repetir fíjese en esa nomina para que vean que 6 de los 9 que batean han sido integrantes de equipos Cuba en reiteradas ocasiones. Si a eso le sumamos que el picheo de nosotros está por encima de la media del campeonato, porque tenemos buenos Picher, Ismel, Peña, Noelvis, Socarras etc…, no es para que el equipo ande en esa situación. Creo que es importante que el PCC y la dirección provincial de INDER se reuna con este equipo y analice que es lo que está pasando, pero ese análisis debe ser a camisa quitada, y plantear los problemas sin temor, pésele a quien le pese, es importante me parece a mí que se debe activar una emulación fraternal dentro del equipo y en esto debemos involucrar a todas las entidades de la provincia, porque la pelota en Cuba no es un deporte más, es una identidad y por ello todos debemos dar nuestro granito de arena para que marche bien.
    Creo que de la pelota hay mucho de que hablar pero a mi entender toque temas medulares que deben alentar a estos peloteros que son tan queridos en todo el país.
    Gracias y les deseo mucha salud a todos y que logren lo que tanto el pueblo desea, un buen desempeño de ellos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *