¿Se acabó la Serie Nacional?

La nueva estructura propuesta por la Comisión Nacional de Béisbol genera más críticas que aplausos.

Esta es, apenas, una opinión más de las miles que por estos días hacen arder a Cuba a propósito del anuncio de una nueva estructura para la Serie Nacional de Béisbol en su versión 52.

Veamos las dos caras. Lo primero es la lógica exclusión de Metropolitanos, un sinsentido que viró patas arriba la pasada campaña. Lo otro es la implantación de un todos contra todos “de verdad” y más justo, algo que ya existía a pesar de la división por zonas para definir clasificados, una variante que, no obstante, dotó de rivalidad y expectativa a nuestra pelota.

El aspecto más neurálgico, desde mi perspectiva, es la limitación de la fase clasificatoria a 45 juegos y una segunda de 42 para los ocho más ganadores, que por demás parten de cero. Ello evitará ver en play off a un equipo con menos victorias que uno de los excluidos. Otro punto rojo resultan los refuerzos a partir de “los que se quedaron”, lo cual convierte a la Serie Nacional en otra cosa.

Vayamos por partes. Sin hablar de las estadísticas, que nadie sabe cómo contarán, romper una estructura que, con todo y sus manquedades, funcionó para el espectáculo como ninguna otra obviamente supone un riesgo.

Reconozco que la variante obligará a los conjuntos a jugar al “full” todos los días para conseguir un boleto. Mas, cualesquiera que sean las “víctimas”, lo cierto es que casi 200 peloteros están condenados a jugar solo 45 días  y con ellos las provincias a las que pertenecen. Si se plantea que el pelotero solo se hace jugando, ¿es esta una propuesta a favor o en contra del desarrollo? Los no elegibles, ¿se reincorporarán al trabajo, a los entrenamientos o serán declarados “disponibles”?

¡Cuidado! Con el cierre de esos estadios por casi 10 meses se pueden apagar no solo sus luces; puede apagarse la mitad del país o quizás más. ¿O alguien pensará que cuando se elimine a Camagüey, por citar un ejemplo, los habitantes de aquella provincia sintonizarán por miles a Industriales? Para la afición de la isla lo más importante no es tal vez aspirar a clasificar, sino llenar un estadio para seguir a su ídolo Michel Enríquez. En medio de las carencias recreativas en que está sumido el país, ante la creciente decadencia del deporte-espectáculo, la Serie Nacional es la única capaz de arrastrar miles y tal vez millones de personas.

No hablo de estadios que a veces no se llenan por la “conspiración” de los horarios vespertinos, los desmanes de un loco calendario como el de la serie anterior, o por la insuficiente pasión con que juegan algunos peloteros. Me refiero a quienes la siguen por las trasmisiones radiales o hasta de oídas. La pelota ocupa el tiempo y sobre todo la mente de la gente, aunque sea para comentar el último out del partido reciente, para seguir al líder jonronero o criticar la jugada más polémica. Hace vivir, conmina a tertulias y hasta hace olvidar, al menos por unas horas, algunas de las angustias cotidianas del cubano: la subida de los precios, la guagua que no pasa o la frazada de piso que se pierde.

¿Qué queda entonces para el cañero que con la mística del último jonrón anima su cansancio bajo el Sol o para la ama de casa que cocina a la par de la última jugada, por solo citar dos polos del ajiaco de aficionados al béisbol

¿O alguien aspira a regir desde reglamentos y disposiciones el gusto de la gente que suda y siente por su pedacito, por pequeño que sea?

Sobre el tema de los refuerzos, ¿quién garantiza el rendimiento posterior de los “cinco excluidos” después que, aunque sea desde el banco, decidieron la clasificación de su elenco? ¿O de los cinco que irán a la banca, pues los directores están obligados a darles plaza efectiva a los refuerzos que pidan? Santa democracia. ¿Qué tan felices o conformes podrán sentirse los aficionados espirituanos o pinareños si su título llegase de la mano de un “prestado”? ¿Los elegidos jugarán con el corazón por la camiseta impuesta o para encandilar a los técnicos a fin de hacer el grado en el Cuba?

Tratar de complacer a una nación donde cada habitante se cree con la verdad absoluta en cuestiones de béisbol es poco menos que imposible. Directivos y técnicos deben ser lo suficientemente capaces para, sin desconocer la opinión pública, llegar a la solución más viable. Y si no lo son, deben tener la humildad de ceder sus puestos a quienes tengan la capacidad que se requiere para ello.

Y ya que están de moda los términos, valga una precisión: los destinos del “patrimonio deportivo de la nación” son demasiado serios como para que la Federación Nacional de la disciplina recorra el país con el argumento de sopesar criterios cuando al parecer ya todo estaba cocinado.

La Comisión Nacional, ¿se peina o se hace papelillos? O arriesga todo por una medalla que, además, debe ser siempre de oro si intenta acallar detractores, o defiende su principal espectáculo.

Si estuviese convencida de que con estos cambios nuestro béisbol restañaría sus manquedades, no dudaría en levantar ambas manos.

No será con parches internos que elevaremos calidad. Seguiremos cocinándonos en nuestro propio caldo, sin una proyección internacional que nos inserte en un béisbol superior, que no es sinónimo de un título en Holanda. El ejemplo más reciente lo aportó el Primer Mundial sub 15, en México, donde tampoco obtuvimos el oro pese a la ausencia de elencos de Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y Australia.

¿Qué tanto se elevará el techo de la pelota cubana si con concentración de calidades incluida no se ha extirpado ni la falta de entrega y de pasión en los protagonistas ni el egoísmo de querer brillar cada quien por su lado?

No es con cambio de estructuras que lo lograremos. Las cojeras de nuestra pelota comienzan desde la base, cuando fallan cuestiones básicas como un bate, un guante o una alimentación decorosa; les falta carácter a la Liga de Desarrollo y a los campeonatos nacionales de las categorías inferiores; las captaciones no ahondan en todos los parajes en busca de mejores talentos y estos se fuerzan, algunas veces, por el sociolismo o la complacencia; sin obviar ciertas tentaciones que incentivan la fuga de talentos.

Tampoco será elevando el precio de entrada a los estadios que esa atención se hará efectiva, mucho menos cuando algunos hasta lo piensan para regalar sus centavos por un espectáculo que no cubre sus expectativas.

Al béisbol cubano le falta un techo, pero no es este de guano que ahora se nos propone. Más bien le faltan cimientos. ¿Por qué no pensar en una selectiva con cualquiera de sus variantes? Para ello habría que despojarse del miedo al riesgo sin aspirar a que se parezcan a aquellas antológicas que compitieron en ardor y hasta superaron la Serie Nacional.

En todas las ligas del mundo existe un Mayabeque, un Isla de la Juventud, un Camagüey y también un Industriales. Que me disculpen, pero el arraigo, la sangre y el amor no se pueden regir por decretos.


Comentarios

40 Respuestas to “¿Se acabó la Serie Nacional?”
  1. roberto dice:

    Muy buen artículo como nos tiene acostumbrado Elsa.Pero no te das cuenta Elsa q cuando Higinio estaba dando la entrevista a la prensa, lo q estaba era repitiendo algo q estaba dicho ya de antemanos?Hasta q el beisbol en nuestro país, sea dirigido por personas ajenas al mismo, seguiremos en el hueco q ya estamos desde hace mucho tiempo.

  2. edy dice:

    Pienso que se debe acabar el igualitarismo entre los equipos de diferentes provincias, por lo que debe existir una serie élite donde ver a los mejores jugadores y equipos… y pq no, seria muy interesante ver a jugadores con muy buen rendimiento de otras provincias jugando en otros equipos clasificados. No estoy de acuerdo con que se acabó la serie…al contrario hay que empezar a adaptarse a tener buenos equipos que tengan jugadores de diferentes provincias…y adaptarse también a ver a estos jugadores en otras ligas a nivel mundial…

  3. Braco dice:

    Estoy muy de acuerdo con usted, pues creo que jugar a la pelota hoy a nivel de la base en Cuba es un reto a la imaginación, ya que con 25 CUC por un guante, 5 CUC por una pelota y no se sabe cuanto por un bate, se le quitan las ganas de jugar pelota a cualquiera” menuda estafa para el bolsillo del trabajador cubano” donde el salario medio ronda segun las estadísticas los 325 pesos en moneda nacional a y eso son cifras conservadoras, porque casi todo el que conozco no llega a 300 pesos. en cuanto a lo que comenta sobre la serie nacional y la pelota en forma general, le doy mil gracias por ser tan valiente y hablar con la verdad sin tapujos, pues no hay resolución que pueda general peloteros si no hay recursos para trabajar desde la base, pues la voluntad de los técnicos y directivos de base es muy favorable, pero he visto detenerse un juego de pelota en una provincial por falta de pelotas en algun momento del partido. esto tambien se ve en la serie nacional, donde si no devuelves la pelota desde las gradas, casi que te quieren comer desde el estadio. situación sin precedentes en cualquier lugar del mundo. no creo que la pelota de laboratorio pueda generar la cantidad de deportistas que necesitamos, pues muchos prospectos en este deporte no son descubiertos por falta de un trabajo efectivo de los entrenadores de las EIDES provinciales, ya sea por falta de transporte o porque tienen la academia provincial al lado de sus escuelas deportivas. sin contar los hijos de papí, y en esta parte no me refiero a los hijos de Lourdes, que para mi entender son muy buenos atletas, aunque se ha abusado en algunas ocaciones con su juego inestable, estando otros en el banco que en ese momento lo pueden hacer mejor.

    tampoco creo que los topes esporádicos con algunos equipos del exterior solucinen nuestras deficiencias, creo que debe de abrirse nuestro beisbol al mundo, pues los demás países lo han hecho y el nivel de su deporte ha subido y de que manera. hay que dejar el miedo de que nuestros peloteros sean contratados por equipos de grandes ligas o ligas menores, si al fianl siguen siendo cubans y jugaran con nuestra selección nacional si son llamados a ellas, aunque se les exija juagr la serie nacional en Cuba. hay que dejar el miedo y la politiqueria, que con falso patriotismo no se desarrolla el deporte y las deserciones son originadas por estos tabúes que son rezago de un pasado, nada acorde con los nuevos lineamientos de nuestro partido, no solo hay que pensar en la economía, tambien hay que pensar en la cultura, en el deporte y en todo lo que tenga que ver con que Cuba se abra al mundo , pues de otra forma nunca formaremos parte de este.

  4. ariel dice:

    Ojo que con está estructura SSp va pasar trabajo fijense que en las ultimas campañas se clasificó despues del juego 60 o sea hay que cambiar el entranaminto por completo para que esten bien desde el principio

  5. Jorge Ramos dice:

    ¡Monumental artículo! Queda practicamente nada por decir

    • Dayron Ortiz dice:

      Claro, Jorge, debes ser el hermano de Elsa. Por eso tu comentario.
      Pero no estoy totalmente en desacuerdo contigo, ni con Elsa, por supuesto.
      Soy de los que creo que los cambios siempre son buenos, pero si se van a hacer han de ser profundos. Y el primero que propondría sería cambiar por completo a la Comisión Nacional de Béisbol. Devolver a sus lugares a Higinio Vélez y el resto de su séquito y buscar personas con opinión propia, con deseos de hacer cosa y, sobre todo, con talento.
      Hasta que el béisbol -y el deporte en general- no estén dirigidos por personas inteligentes, independientes, con deseos de hacer y sin miedo a perder el puesto, las ganancias y las prevendas, no cambiará nada. La serie, cmo quiera que la diseñen, será una m…
      Ya lo veremos.

      • Adrian E. G dice:

        Estoy de acuerdo con lo que planteas Dayron pues es así mismo asta que no contemos con un personal que desee hacer las cosas como son esto no progresara y es como dice Elsa que la solución de esto no esta en hacer cambios de este tipo o es que queremos pagar platos rotos con esta descabellada estructura y en cuanto a Ijinio ase tiempo esta demás en el bok no olvidemos que cuando este dirijia a Santiago ni se paraba de la silla pues no tenia necesidad de esto era solo a jugar que ustedes son la aplanadora y no creo que los atletas con los que contaba le tuvieran que agradecer tanto por su formación pues los cojio maduros en cuanto el si debe agradecer a esos atletas el puesto que tiene si es que se lo gano por victorias que creo esto no define nada para ser un buen defensor de la pasión de todos los Cubanos sabiendo todos los problemas que tenemos económicos no estoy de acuerdo con los juegos por el día pues no tienen tiempo de recuperación de un entrenamiento el agotamiento de los lanzadores es mayor debido al sobre uso en temperaturas tan altas en muchas ocasiones trayendo esto en consigo una pobre asistencia de los aficionados al estadio por estar en ese horario trabajando asemos todo lo posible por asistir y si existe algo tan desagradable para un atleta es ver el estadio vacio.

  6. ale dice:

    Excelente 100 % de acuerdo contigo

  7. Con respecto a los METROPOLITANOS los unicos responsables fueron la directiva no se si provincial o nacional que les hubo de permitir tantos descaro desparpajo y faltas de respetos a los propios aficionados de los METROPOLITANOS por parte de los industriales que como ladrones en la noche dejaron sin moral ni dignidad a ese otro equipo de la capital robando sus mejores jugadores eso se llama indolencia y favoritismo que jamas tuvo que haber sucedido pero bueno el respeto nadie parece saber que significa en la capital. AH! yo vi todos los juego de PLAY OFF hasta por las madrugadas desde la casa de mi hermana en la isla de la juventud con aguacero y sin aguacero saludos lazaro izquierdo

  8. OSCAR dice:

    EL MEJOR ARTICULO SOBRE EL TEMA,LO QUE NECESITAMOS QUE SE LO LEAN LOS QUE TIENEN QUE VER CON LA PELOTA

  9. tomas dice:

    genial…..asi de sencillo, es lo que quermos oir los cubanos….gracias elsa por este comentario, has tenido la valentia de decir lo que quiere el publo de cuba y que en deportivamente, los democratas oportunistas han callado…

  10. Mi modesto comentario yo mirando la tele en la isla de la juventud oir imitadores o inocentes repetidores jugadores de pelota de ciego de AVILA industriales VILLA CLARA y casi todos los restantes equipos de la serie nacional que dijeron que estaban muy cansados y agotados de tantos juegos y distancias asi muchos comentaristas y mas repitieron las mismas quejas de viajar por toda CUBA de que se quejan ahora? no deseaban mas descanso ?no deseaban comer pan pues ahora le dieron CASABE ustedes fueron los meros responsable de este cambio pues todos los peloteros y comentaristas criticaron mucho y ahora que el cielo les hubo de caer en la cabeza se quieren hacer los chivos locos con tonteras arrepentidos moraleja no Vuelvan a criticar si no tienen bases ni fundamento veraz todos atacaron a los comisionados de pelota y repito muchos peloteros y sus directivos en la tele hicieron saber que se encontraban agotados vean las entrevistas hechas en el cuarto de conferencias del LATINO Y de la casa de CIEGO y en casi todas las emisoras de radio nacionales ahora yo digo quien es el que TE PEINAS O TE HACES PAPELILLOS? Lazaro izquierdo


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.