¿Se acabó el frío?

Los comentarios populares coinciden en que cada vez percibimos menos frío en el territorio. Los espirituanos perciben temperaturas cada vez más altas en la temporada invernal. Para los especialistas el enigma no resulta tan sencillo.

La mayoría de los días de esta temporada invernal los espirituanos han echado mano más a los abanicos y ventiladores que a colchas y abrigos. Los comentarios populares coinciden en que cada vez percibimos menos frío en el territorio. Sin embargo, para los especialistas estas conclusiones no resultan tan sencillas.

Según lo reconocen expertos de diversas latitudes, a nivel global el clima se encuentra en un proceso de cambio: aquí se echa de menos la frialdad, aunque sea el frescor de los fines e inicios de año, pero en Estados Unidos y Canadá las heladas se han mantenido cruentas, verdaderamente históricas.

Una reciente investigación de expertos norteamericanos asegura que estas fuertes nevadas, conocidas allá como “la venganza de Papá Noel”, se asocian con las transformaciones en la llamada corriente de chorro, una corriente de aire que circula a alta velocidad en la atmósfera, que determina el clima de gran parte del hemisferio norte.

En este caso, ha tomado un camino más largo que lo habitual debido al rápido incremento de las temperaturas en el Ártico, donde por ejemplo en Alaska y algunas zonas de Escandinavia, han vivido uno de los inviernos más cálidos de los últimos años.

Bien lejos del Polo Norte los espirituanos han percibido de otra manera los rigores de esta temporada invernal, que en Cuba no se encuentra estrictamente definida, sino más o menos considerada desde fines de noviembre y hasta marzo. Aun cuando esta no ha concluido ya los especialistas sacan conclusiones.

“En las noches y las madrugadas las temperaturas mínimas no han estado bajando todo lo que debían. Del 2010 a la fecha en las temperaturas promedio de los meses de diciembre a enero se observa un ligero incremento, por ejemplo, en enero de 2010 la temperatura media fue de 21.3 grados, el año pasado ya subió hasta 23.9 grados y en el 2014 alcanzó 22.8. Esa misma tendencia se ha presentado en el promedio de las temperaturas mínimas y máximas y durante todos los meses del período invernal”, comenta Freddy Ruiz, especialista del grupo de pronósticos del Centro Meteorológico Provincial.

¿Entonces los análisis de ustedes coinciden en que el invierno se ha ido reduciendo?

“Sí, eso responde al calentamiento global, puede haber un período o un año de mayor frialdad, pero como un todo se manifiestan las consecuencias de ese calentamiento en el planeta, vinculado al cambio climático”.

El experto agrega elementos que refuerzan la tendencia a esfumarse de los inviernos en la isla: en Cuba se consideran fríos los días con temperaturas medias por debajo de 17 grados y con esas características en la temporada 2010-2011 solo se presentaron cinco jornadas; en el siguiente período invernal, una; y de entonces a la fecha, ninguna otra.

En cuanto a la llegada de frentes fríos al territorio han entrado nueve durante el actual invierno, pero han provocado muy poco cambio en las temperaturas, apenas algunos chubascos y cierto refrescamiento. Durante la madrugada del día 23 de enero se reportaron los valores más bajos de temperatura de la actual temporada, incluso de 9 y 10 grados en el interior de la provincia.

¿Y este año ya se acabó el frío?, ¿qué pronósticos existen para lo que resta de temporada?

“En marzo puede haber determinados días con algunas condiciones invernales. Las lluvias pueden comportarse dentro del rango normal para este mes; no obstante, estas previsiones deben tomarse con cautela por la actual inestabilidad del tiempo y del clima”.

Precisamente hace unas semanas se han presentado tardes parecidas a las de primavera, con algunos truenos y lluvias fuertes.

“Sí, febrero concluyó como un mes lluvioso, con una media del 140 por ciento de las precipitaciones, según los reportes preliminares. Esas tardes de verano se han presentado de forma local y esos fenómenos resultan difíciles de pronosticar. En Cuba los pronósticos no incluyen la intensidad de las lluvias, podemos decir que en el territorio van a ser aisladas y pueden concentrarse en un solo lugar de manera intensa, cuando decimos eso los meteorólogos no nos estamos equivocando. Los pronósticos provinciales siempre van más al detalle. Todavía resulta prematuro sacar conclusiones, pero posiblemente todo se encuentre asociado al cambio climático”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.