Soy una apasionada de la Medicina Familiar

Maricel se desempeña otra vez como médico de la familia  en la comunidad Barrigada de Aníbal, en el estado brasilero de Salvador de Bahía.Aunque han pasado tres décadas desde que se sentó por vez primera en una consulta, aún a Maricel Hernández le ronda la misma pasión del primer día

Todavía en Fomento, aquel pueblecillo en ciernes que la estrenaba como médico, muchos recuerdan hasta sus preferencias más triviales: “Venga, doctora, tome el café aquí que a usted le gusta bien caliente”. Han pasado 30 años. Y por aquel tiempo Maricel Hernández dejaba a un lado la especialidad de Pediatría, que tenía asignada en el sexto año de la carrera de Medicina, para enrolarse en la entonces utopía de Fidel del programa del médico y de la enfermera de la familia y convertirse en una de las iniciadoras de esa experiencia en la provincia. Era solo el principio. Todo, o casi todo, en su vida ha sido una cuestión de retos.

Quizás por intrepidez o por esa capacidad suya —probada desde que tenía apenas una veintena de años— de calar en la gente. De lo contrario, no hubiese podido pasar tantos años auscultando cada problema de salud de este territorio, primero al frente del Policlínico Sur; luego como directora Municipal de Salud en Sancti Spíritus; más tarde en el departamento de Atención Primaria de Salud de la Dirección Provincial de Salud, en la vicedirección de Medicamentos y después como vicedirectora de Asistencia médica de la provincia.

Detrás del buró ha estado mucho o lo suficiente como para que todavía cuando llegue a un lugar las personas se pongan de pie, pese a que ahora sea una subordinada más.

No son los únicos. Si fuese a calcarla en líneas debería admitirlo antes: más de una vez a mí también me ha impresionado ese rictus de autoridad.

“Estar preparado para lo que haces es lo que te da autoridad, es lo que te da respeto —confiesa—. El respeto no se impone, se gana con conocimiento, con respeto al prójimo. Dicen mis compañeros que era muy exigente de jefa, pero, bueno, siempre con ética. Yo no me arrepiento de lo que hice; hoy me siento con una tranquilidad tremenda porque digo: le entregué a la Salud Pública todos los años de mi vida para que tuviera logros, avanzara y no me arrepiento porque en la etapa que dirigí tuve resultados, al igual que la provincia, y todo eso era en bien de la población”.

Ni en aquellos días de llevar sobre sus espaldas no pocas responsabilidades temió por anquilosarse entre reuniones e informes, acaso porque nunca dejó de ver pacientes en la consulta que mantuvo a capa y espada —según dice—, de superarse profesionalmente y hacerse máster en Ciencias de la Educación Superior, especialista de segundo grado en Medicina General Integral, profesora auxiliar… y enseñar; “porque me gusta compartir lo que sé y que la gente aprenda a hacer las cosas bien. Todo eso requería de un esfuerzo extraordinario, pero siempre me gustaba que cuando fuera a dirigir o a exigir yo pudiera ser ejemplo”.

Maricel brinda atención médica a unos 1 500 pacientes distribuidos en 10 microáreas.

Mas, la vida suele devenir, a veces, un inequívoco retorno al punto de partida. Y aunque Maricel jamás ha vuelto a ser la doctora aquella que fue en Fomento —como se atreve a revelar—, por esos caprichos del destino ha saldado quizás una deuda consigo misma: volver a ser médico de la familia.

Hace poco más de un año, cuando puso un pie en aquel caserío brasileño, ni los más viejos recordaban haber visto una doctora así, en cuerpo y alma, por aquellos lares todos los días de este mundo. Hasta entonces Barrigada de Aníbal, comunidad del municipio de Umburanas, en el estado brasilero de Salvador de Bahía, no era más que un recodo olvidado, uno de esos tantos pueblos únicamente trascendentes por el lodo rojizo que se pega cuando se anda por ahí de paso o por aquel lago revuelto del que sale el agua hasta para beber o por esos niños descalzos que pican piedras a la vera del camino.

“Estoy trabajando en un consultorio situado en un municipio de extrema pobreza, como se clasificó, donde la gente es muy humilde, no tiene empleo, los niños no van a la escuela; una comunidad bien difícil socialmente, pero muy fácil de trabajar porque está virgen”.

No lo había vivido ni en Venezuela ni en Guatemala —donde estuvo antes de misión—, por eso le costó acostumbrarse a aquellas caritas infantiles que se asomaban del otro lado del cristal del comedor del consultorio para esperar las sobras del almuerzo o ver a un paciente convulsionar mientras la doctora brasileña lo observaba, sin tocarlo, desde la puerta de la consulta. Desde entonces, a Maricel comenzó a dolerle Brasil.

“Lo peor es que ni ellos entienden la situación real que tienen. Lo más difícil fue cuando llegué al consultorio tener que acostumbrarme a trabajar con un equipo que yo veía como que el paciente y los problemas de salud de la comunidad no eran lo fundamental, sino lo que le pagaban y eso me chocó mucho, al igual que ver a los niños picando piedras para sustentar a su familia y no ir a la escuela. Era muy difícil tener que remitir un paciente dos horas de camino y cuando llegara que el médico no lo mirara…”.

Y sin advertirlo la insensibilidad se fue trastocando. Pudo comenzar a cambiar desde el día aquel que la doctora Maricel se le plantó delante al prefecto para exigirle por el techo prometido para vivir o cuando paró la consulta para curarle la pierna a un señor ante la impavidez de la licenciada en Enfermería —porque ese no es su trabajo— o los mediodías sin almorzar por tal de no seguir haciendo esperar a quienes habían caminado hasta 10 kilómetros con los niños enfermos en brazos para atenderse.

“Yo tenía un paciente con una herida abierta y lo curaban una vez a la semana y empecé a irlo a curar todos los días a la casa y cuando ellos me vieron empezaron a ir conmigo. Comencé a hacer visitas domiciliaras y el primer día que llegué a una casa se armó un corre-corre horrible y cuando entramos todo el mundo estaba parado en atención, porque nunca habían visto un médico en la casa, pero empecé un ritmo de trabajo de todas las semanas ir a una comunidad y el equipo a acompañarme.

Comencé a hacer visitas domiciliaras y el primer día que llegué a una casa se armó un corre-corre horrible y cuando entramos todo el mundo estaba parado en atención, porque nunca habían visto un médico en la casa, pero empecé un ritmo de trabajo de todas las semanas ir a una comunidad y el equipo a acompañarme.

“Allí se remitía todo al hospital que está a dos horas de camino y en el año que estuve remití solo dos pacientes con fracturas. En ese lapso diagnostiqué un 11 por ciento más de hipertensos y un 4 por ciento más de diabéticos que no se sabían que padecían la enfermedad. En ese tiempo diagnostiqué tres pacientes con cáncer, que pensaban era otra cosa, y había una mujer con un cáncer de mama que llevaba mucho tiempo con una nodulación y no se había atendido rápidamente, le indiqué los exámenes y ya se pudo operar.

“También recuerdo a un joven de 30 años que no podía caminar; y era por gota y nadie lo había tratado y en 15 días resolvió su problema después de llevar meses en muletas. Y a un niño con una epilepsia que hacía un movimiento raro y era una convulsión y creían que eso era normal. Pero no solo en cuanto a la atención médica, también me acerqué a la asociación de moradores de la comunidad y logramos que seis de aquellos niños en edad escolar que picaban piedras se incorporaran a la escuela… Al final dije: sí cambié cosas en Brasil”.

A unos 1 500 pacientes distribuidos en 10 microáreas les brinda asistencia médica. Algunos la esperan ya a las puertas del consultorio solo para saludarla, otros la interpelan los domingos en la feria y algunos se esfuerzan el día que toca su casa para tener en la mesa, al menos, un jugo para brindar.

Pero Maricel no supo de golpe de todas las gratitudes que ha ido dejando en Brasil. Lo descubrió un día de agosto, sentada en una de las butacas de su casa espirituana en medio de sus vacaciones. Le llegó en aquellos trazos de la enfermera brasileña que en un español maltrecho le pidió: “Llévele esta carta a su hija”.

Allí en la sala de su casa leyó las palabras nunca antes pronunciadas: “Querida Mayana con mucho placer te escribo esta carta para contar la adorable experiencia que tuve al lado de tu madre. De ella aprendí a amar, aprendí a admirarla como ser humano, ejemplo para todo lo que hacíamos acá, principalmente en nuestro país tan capitalista donde las personas no piensan en ayudar al prójimo.

“Lo que más me ha enseñado Brasil es que, pese a imperfecciones, nosotros tenemos un sistema de salud único, porque el gigante suramericano tiene un guion bueno, pero una puesta en escena fatal. He aprendido que tener una gran economía no importa si no se sabe distribuir bien los recursos y comprobé, además, que los cubanos marcamos la diferencia por la consagración para atender a un paciente.

“Olvidé de contar que estoy embarazada y su mamá va a ser la madrina de mi hija, pero ahora le voy a decir algo que su mamá no sabe todavía: mi niña se va a llamar Mariana Mayana y así siempre que yo llame a mi hija recordaré a esa médico cubana que estuvo a mi lado y me enseñó tanto por su gran amor, por su gran simplicidad, por su gran humanismo, por su gran sencillez”.

Solo entonces, con los ojos nublados, la profe Maricel —como le nombran quienes la conocen y la respetan— pudo confirmar que las mejores huellas trascienden en el alma.

Ha sido un aprendizaje recíproco, porque aun luego de tres décadas aliviando dolores, Brasil le ha mostrado a Maricel no pocas llagas y unas cuantas enseñanzas. Tanto, que hasta le ha permitido volver a experimentar el mismo desvelo de aquellos días en Fomento, cuando comenzaba a crecer como la mujer arriesgada que es.

“Lo que más me ha enseñado Brasil es que, pese a imperfecciones, nosotros tenemos un sistema de salud único, porque el gigante suramericano tiene un guion bueno, pero una puesta en escena fatal. He aprendido que tener una gran economía no importa si no se sabe distribuir bien los recursos y comprobé, además, que los cubanos marcamos la diferencia por la consagración para atender a un paciente. Pero lo más que le agradezco a Brasil es que me hizo volver a ser médico de familia y eso ha sido lo máximo porque me gusta, porque soy una apasionada de la Medicina Familiar”.

37 comentarios

  1. Dr Javier Enrique Garcia Cordero

    Honor a quien honor merece, cuando de Medicina Familiar se hable no se puede dejar de mencionar toda la dedicación, el amor que profesa junto a otros excelentes profesionales que son iniciadores y hoy referencias obligadas como paradigmas de lo que debe y puede un profesional dedicada como la Profe Maricel. Los que fuimos sus alumnos y subordinados en otros momentos, que hoy contamos igualmente ya con unos años de experiencia profesional, le tenemos como promotora de ejemplos, creadora de los mas nobles principios que sabremos llevar en nuestro desempeño humano y como profesionales de este invencible ejercito de batas blancas, donde sin dudas algunas la seguiremos viendo y respetando como unas de nuestras comandantes. Desde Angola mis respetos y un gran abrazo.

  2. Humberto Vidal denis Cancio

    Felicidades al colectivo de Escambray en la gentileza de publicar este articulo de quien es insignia de la medicina familar y dirigente de la provincia, amiga colega ejemplo a seguir como profesional medico, administrativa quien ha sabido cosechar lauros donde quiera que ha estado para ti Maricel te felicito por las labores que estas haciendo en Brazil, solo el que sle fuera de nuestro pais sabe valorar los logros de nuestra revolucion en el campo de la salud y la educacion.

  3. andrian torres rodriguez

    Cuanta alegria leer este articulo, quienes conocemos a la profe Maricel, a la Vicedirectora de la Provincia, a la amiga, tenemos que estar muy contentos hoy por este reconocimiento muy merecido, hoy somos medicos, fuimos dirigentes y lo que somos y lo que fuimos se lo debemos a Maricel enseñandonos con su dedicación y amor a consagrarnos en lo que hacemos, ejemplo de cuadro, de medico, de amiga un saludo afectuoso a nuestra Doctora Maricel a nuestra Vicedirectora, a nuestra amiga, muchas gracias editorial escambray por este articulo. Gracias y felicidades desde Angola

  4. Amaury Javier Carballo Marino

    Felicidades profe, usted merece, nunca en mi vida he visto a un dirigente como ella, con la integralidad de ella, con la fuerza y la intencion que le pone a todo lo que piensa y hace, es un ejemplo aseguir de sacrificio y de esfuerzo de trabajo si se quisiera obtener mejores resultados.

  5. Dra.Mirta Santos Leon

    Profe realmente es usted un simbolo de la Medicina Familiar , como persona exepcional y como cuadro un ejemplo a seguir . Felicidades un abraso Mirta

  6. Lic.MSc: Lazaro Gonzalez Hernandez

    Ejemplo de integridad y convicciones la Dra. Maricel siempre a la vanguardia en la provincia de Santi Spiritus y en la patria, abnegada y segura de sus logros , se recuerda en el Sectorial de Salud y de veras impira respeto. muy etica por sobre todas las cosas, ademas de respetuosa de la labor y desempeño de sus colegas y subordinados un abraso y felicidades, Verdadera exponente de la Medicina Cubana.

  7. Muchas Gracias Escambray, por reconocer el trabajo de esta magnìfica doctora, como mèdico, como la jefa de cualquier nìvel, como la compañera, como la amiga, como la madre, como la hija, como la hermana, en fin como la CUBANA, sabemos que hoy estas en la hermosa tarea de llevarle la atenciòn mèdica a los màs desposeido de los barrios intrincados de Brazil, a mi opiniòn estoy casi seguro que eres el cuadro de salud pùblicas mas querido de Sancti Spìritus, que falta hace que los directivos de primer nìvel lo conozcan. TODOS TE QUEREMOS.

  8. Gracias a Escambray por reconocer el trabajo de profesionales como la Dra. Maricel, ejemplo ademas de ser humano.

  9. Dr. Alfredo Exposito Camacho.

    UN ENORME AGRADECIMIENTO AL DIARIO ESCAMBRAY POR ESTE HERMOSO ARTICULO!!!!!
    La doctora maricel, es una consagradisima colega, muy humana, muy talentosa y ejemplo de nobleza, de todo puedo dar fe pues comenzamos estudios juntos desde hace ya algun tiempo, creo recordar que desde 1972 o 1973…..la he visto desarrollarse en cada etapa y me enorgullezco de contarme entre sus amigos…..
    FELICIDADES MARICEL!!!!! TREMENDA ALEGRIA HABER LEIDO ESTE ARTICULO DE PRENSA!!!!!!

    • SALUDOS ALFREDO!! UD SI ES UN GRANDE!!! TE EXTRAÑAMOPS EN EL QUIROFANO!!! SOBRE TODO TUS CUENTOS.. UN FUERTE ABRAZO…

      • Dr. Alfredo Exposito Camacho.

        muchas gracias por la cortesía, eso solo es una manera de lograr buen ambiente y que se haga el trabajo con calidad y de una manera distendida, sin presión, por no usar palabras de otro idioma……
        AGRADECIDO
        alfredo

  10. que grato ver que reconecen el trabajo de esta doctora la conoci cuando era directora de salud en el municipio sancti spiritus y es verdad que es muy exigente pero a la vez una persona campechana. es la que deberia ser hoy la directora de salud en esta provincia .se que segira cosechando cariño en brasil o donde quiera que este .felicidades Dra. maricel

    • Respeto y honor, pero en el Brasil o Venezuela no se cosecha cariño.

      • pues yo creo que si puede hacerse ese tipo de cosecha, como no, estoy seguro, y también lo que tu nombre indica, yo trabajo con portugueses, con brasileños, vietnamitas, rusos, de varias nacionalidades y si ven algo barato y con posibilidades comerciales lo compran para irse de vacaciones y al volver de ellas, con el objetivo de vender algunas cosas y sacar algún provecho monetario, cosa que es valida, además de hacer presentes a la familia, que se merece cualquier cosa que uno le pueda llevar de regalo…..eso es normal, lo mas normal del mundo…….

        • Nacionalidades no son el problema, sino el honorable trabajo en esas 2 naciones no es considerado de esa forma. Por favor antes de escribir, se debe leer y entenderse lo que está escrito.

          • DISCÚLPEME ENTONCES SI ERA OTRO TIPO DE OPINIÓN, es que el seudónimo utilizado dio lugar a la equivocación. De todos modos creo en el mejoramiento humano, creo en la bondad de las personas, creo en fin en muchas utopías, una muestra es que los médicos nuestros por el mundo terminan por hacerse justicia, se que no siempre es así, pero la verdad termina por imponerse y mire ud a la embajadora de usa en naciones unidas reconociendo el hermoso y peligroso trabajo que vienen haciendo nuestros colegas en África, dentro de esos trajes que parecen hornos, según sus propias palabras, exponiéndose a riesgo mortal para salvar la humanidad, cuando muy bien pudieran estar en sus casas, con sus familias, mirando televisión, bien seguros y resguardados, pero prefieren ir allí a jugarse la piel y algo mas, por todos nosotros, yo seriamente creo que SI, POSITIVO, se cosechan esas cosas, como amistad, cariño, reconocimiento, creo que un mundo mejor es posible!

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.