Periódico de Sancti Spíritus

Aguas idas de cauce en Yaguajay

Con la firma de Ernesto Pérez López, residente en la calle 2da. del Sur No. 26, La Pollera, Yaguajay, recaló en esta columna un reclamo relativo a continuos desbordamientos producidos por las aguas pluviales que provienen de las zonas de Vergara y Camaján, como consecuencia de lo cual se producen en más de una barriada daños a plantaciones, viviendas y bienes, tanto personales como estatales.

El lector habla de al menos160 personas que se sumaron al mismo reclamo, formulado recientemente, aunque no por primera vez, ante las direcciones del Partido y el Gobierno en el norteño municipio. Su objetivo principal al escribirnos, apunta, es solicitar colaboración para ir a las causas del problema, que él califica de desastre, y resolverlo.

Según narra el remitente, por años dicho asunto ha sido motivo de planteamientos en las reuniones de rendición de cuenta del Poder Popular de las circunscripciones adscritas a los consejos populares de La Loma y Sansariq, colindantes con el río Máximo. Como antecedente principal evoca la construcción, hace alrededor de 15 años, de un canal magistral para desviar las aguas provenientes de las lomas de El Yigre que inundaban el poblado de Yaguajay.

Dicha obra, de un costo elevadísimo, no resolvió del todo el problema, pues el agua siguió irrumpiendo en viviendas de determinadas zonas, como La Pollera y la calle 2da. del Sur, así como en instituciones importantes de la cabecera municipal. Parte de la culpa, detalla Ernesto, radica en el hecho de que el Complejo Azucarero Obdulio Morales emprendió la construcción de un canal de 3.50 metros de ancho, paralelo a las lomas de Vergara y Camaján hasta La Pollera, destinado a proteger el banco de semillas de caña registrada, con lo cual obstruyeron los antiguos arroyos que recogían las aguas de las lomas. Algunos puntos de salida de las aguas hacia las costas por puentes específicos, explica, fueron sellados. Encima de ello, la población de las áreas aledañas comenzó a verter escombros en aquellos lugares, con lo cual se incrementó la obstrucción de la corriente.

“El canal del Minaz quedó inconcluso, pero el daño quedó hecho y las aguas se desplazan hasta provocar las mencionadas inundaciones. Tenemos fotos y videos de sucesivas crecidas, las más recientes de las cuales tuvieron lugar en el pasado año, durante el huracán Irma e incluso después de su paso”, apunta el remitente en una misiva extensa. También recuerda que en el 2008 la dirección del Partido allí, en respuesta a una queja del mismo corte, acordó acciones que presumiblemente darían solución al problema, pero siguen sin ejecutarse al cabo de nueve años.

RECURSOS HIDRÁULICOS SE PRONUNCIA

Abordada por Escambray, la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos fue solícita en relación con el caso, actitud que mucho agradecemos, al igual que la respuesta. Tras la realización de las visitas al terreno y del diagnóstico realizado por sus especialistas, el ingeniero Alberto Eirín González, al frente de dicha entidad, envió las consideraciones finales, también remitidas a la Oficina de Atención a la Población del Comité Provincial del Partido.

De acuerdo con el documento, el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) debe gestionar el financiamiento para el estudio integral y posterior proyección y construcción de la rectificación del cauce del río Yaguajay en su trazado por la ciudad, así como la construcción de otra alcantarilla en la carretera Yaguajay-Mayajigua.

Además de ello, según consta en el texto, Azcuba tendrá a su cargo la responsabilidad de gestionar el financiamiento para la rehabilitación de los sistemas de drenaje en la zona afectada, como solución definitiva para eliminar inundaciones.

Por último, agrega, el Consejo de la Administración Municipal deberá coordinar con las entidades de ese territorio la limpieza y el mantenimiento total del cauce del río Yaguajay, desde su nacimiento y por todo el trayecto dentro de la ciudad. Ello implica eliminar los obstáculos existentes, como corrales de cerdos, plantaciones, cercas, sembradíos, malezas, etc.

Resta instar a todos los implicados en el problema —que, como puede verse, es de gran envergadura e involucra a muchos—, a que asuman las medidas y acometan las acciones pertinentes, pues en algunos casos estas pasan por decisiones nacionales. De que el INRH esté al tanto de las consideraciones antes relacionadas se supone se haya encargado ya su delegación en Sancti Spíritus. Esperaremos nuevos pronunciamientos.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.