Periódico de Sancti Spíritus

Sistema cavernario Caguanes

Cueva de los ChivosLas cavernas existente en el Parque Caguanes, son formaciones pétreas sin iguales en el país y en el orbe y conforman un sistema nuevo y único en el mundo, de acuerdo a su topología espeleogenética son “cuevas freáticas tipo Caguanes”, formadas en el Optimo Climático de Holoceno (unos 10 mil años). Nominación dada por el doctor Antonio Núñez en su obra dedicada a la clasificación genética de las cavernas cubanas (1967).

El sistema formado por 36 cuevas, tiene unos 12 kilómetros de galerías, que surgieron bajo el nivel freático y tienen cubierto con agua todos los espacios. La mayor se denomina Cueva Grande de Caguanes, con una galería de más de tres kilómetros de desarrollo. Las formaciones la integran además acantilados costeros, arcos naturales abrasivos, nichos de marea y una amplia flora y fauna.

El sistema formado por 36 cuevas, tiene unos 12 kilómetros de galerías, que surgieron bajo el nivel freático y tienen cubierto con agua todos los espacios. Los estudios realizados desde el punto de vista paleontológico revelaron que en esta zona vivió el búho gigante, cuyos restos fueron descubrieron por primera vez, en el siglo pasado, en el occidente del país.  En esta zona también se hallaron restos de perezoso gigante y la jutía prehistórica, que vivió en el pleistoceno y se extinguió hace unos seis mil años.

De acuerdo con estudios realizados por el grupo SAMA la zona es un biocentro para los murciélagos en el centro norte de Cuba, donde vive una veintena de especies de quirópteros, predominando las cavernícolas.


Sobre salen los más pequeños del mundo conocidos como “Mariposa” y el “Pescador” el de mayor talla de América, así como las que subsisten en las “trampas térmicas o cuevas calientes”.

Todos el sistema tiene un “alto valor patrimonial” porque en el se han encontrado huellas aborígenes antiquísimas como pinturas rupestres y petroglifos hechos por  comunidades aborígenes que habitaron este territorio hace más de 2000 años y dejaron grabadas en las paredes de las cuevas sus tradiciones, mitos y leyendas. Durante la época colonial, en Caguanes se asentaron contrabandistas y piratas. En los siglos XIX y XX, carboneros, cazadores y recolectores de guano utilizaron los recursos naturales disponibles, que aún hoy siguen abundantes.

Las evidencias materiales encontradas en los 40 sitios arqueológicos denotan la presencia en el área de todas las culturas aborígenes que poblaron el archipiélago cubano. Su estrecho vínculo con las cuevas y cavernas hizo que llegaran hasta nuestros días 263 pictografías de color negro o rojo y 22 petroglifos, destacándose la Cueva de las Pinturas en Cayo Salinas con 1 mural pictográfico de 7 figuras color negro que representan una escena de caza.

En una ensenada del litoral, al sur de Cayo Salinas, aparecen restos de un otrora poblado palafítico con abundante material arqueológico que el oleaje amontona  entre las raíces del mangle rojo y la arena de la duna costera. Este yacimiento constituye el principal exponente de las comunidades neolíticas en el territorio y destaca la magnitud y variedad de sus artefactos que transitan desde las tan cubanas gubias de concha, una cerámica singularmente decorada, hachas petaloides, cuentas de collar, colgantes y petroglifos.