Pasos de Fidel Castro por Sancti Spíritus

Especial dedicado a la presencia de Fidel en Sancti Spíritus

Pasos de Fidel Castro por Sancti Spíritus

En la Tribuna gigante de Sancti Spíritus /06-2002

Presencia de Fidel en Sancti Spíritus

5 de enero de 1959: En medio de grandes expectativas en el pueblo y poco antes de la medianoche, el Comandante en Jefe Fidel Castro arriba a la ciudad de Sancti Spíritus al frente de la Caravana de la Libertad.

Caravana de la Libertad de paso por Sancti Spíritus

Hitos en la vida de un gigante

  • 6 de enero de 1959.

    En las primeras horas de la madrugada se dirige al pueblo espirituano desde los balcones de la antigua Sociedad El Progreso, hoy Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena.

  • 12 de agosto de 1959.

    En la tarde llega a Trinidad acompañado de Camilo Cienfuegos y Celia Sánchez Manduley y de otros oficiales para echar por tierra la conspiración, regida por el Gobierno de Estados Unidos y con la complicidad del entonces dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, cuyo fin era derrocar a la Revolución cubana.

  • 13 de agosto de 1959.

    Desde las proximidades de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Trinidad, Fidel dirige personalmente las acciones para abortar esta conjura, que finaliza con la captura de un avión cargado de armas y de antiguos militares batistianos y mercenarios a sueldo del tirano Rafael Leónidas Trujillo. “Ese 13 de agosto de 1959 cumplía yo 33 años de edad, estaba en la plenitud de la vida y de las facultades físicas y mentales –escribiría Fidel en sus reflexiones La historia real y el desafío de los periodistas cubanos. Se trataba de una importante victoria revolucionaria, pero a la vez una señal de los tiempos que vendrían y un triste obsequio que me hizo Rafael Leónidas Trujillo el día de mi onomástico (…)”.

  • 14 de diciembre de 1959.

    Los periódicos reseñaban su primera visita a la zona de Jatibonico, donde se localizaba el yacimiento petrolero con mayor rendimiento de Cuba. Allí dialoga con obreros y directivos, saluda a los lugareños y promete que el Gobierno apoyará con recursos para una investigación.
    Primera mitad de la década de los 60 del pasado siglo: Recorre y dirige operaciones en el macizo montañoso Guamuhaya como parte de la estrategia para aniquilar las bandas terroristas financiadas y promovidas por el Gobierno de los Estados Unidos.

  • 25 de agosto de 1964.

    Llega a Sancti Spíritus ante la cercanía del huracán Cleo, cuya trayectoria amenazaba a la región central de Cuba.

  • 28 de julio de 1968.

    En la comunidad Dalia, cerca de Venegas, en Yaguajay, Fidel se suma al team pelotero del pueblo, juega un partido y después les envía un traje nuevo a los equipos.

  • Junio de 1969.

    Visita la presa Lebrije, en Jatibonico, en proceso de construcción.

  • 28 de julio de 1968.

    Visita el poblado de Meneses como parte de un recorrido por la entonces provincia de Las Villas. En el parque de la localidad, le recuerdan al líder de la Revolución cubana la promesa de Camilo Cienfuegos de que allí se construiría una escuela. A ese reclamo, Fidel responde: “Si es una promesa de Camilo hay que cumplirla y si les parece bien yo vendré a inaugurarla”.

  • 15 de septiembre de 1971.

    Deja inaugurado el seminternado de primaria Héroe de Yaguajay, de Meneses. Al recorrerla expone: “¡No se les habrá ido la mano a los constructores!”; relatan que a seguidas comentó: “No, la escuela que prometió Camilo tiene que ser así”. En el contexto de la apertura de la escuela surgirían proyectos como el policlínico, el taller textil, la terminal de ómnibus y otros, contenidos en las palabras del Comandante en Jefe durante la inauguración de la institución docente.

  • 30 de junio de 1980.

    Visita Jatibonico para comprobar la marcha constructiva del Combinado de Pulpa y Papel de esa localidad.

  • 19 de noviembre de 1985.

    A escasas horas del paso del ciclón Kate, el Comandante en Jefe recorre el Circuito Norte, en compañía de Joaquín Bernal Camero, entonces primer secretario del Partido en la provincia, para corroborar los daños provocados por el fenómeno meteorológico.

  • 26 de julio de 1986.

    Pronuncia las palabras centrales en ocasión del aniversario 33 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, cuyas conmemoraciones centrales tuvieron por sede a Sancti Spíritus.

    El Comandante en Jefe Fidel Castro entrega la bandera de Provincia Lista para la Defensa en la Primera Etapa a la máxima dirección del Partido Comunista de Cuba en la provincia.

    La pionera trinitaria Sonia Álvarez Guerra pone en manos de Fidel el álbum de las obras ejecutadas para establecer la doble sesión en los centros de la Enseñanza Primaria del territorio.

  • 27 de julio de 1986.

    Recorre obras de interés social y económico de la ciudad de Sancti Spíritus, algunas de estas inauguradas como parte de los festejos por el Día de la Rebeldía Nacional.

    A las 9:33 a.m. el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz llega al Hospital Provincial Camilo Cienfuegos. Se interesó por la plantilla y por la cantidad de residentes. Pregunta si en la provincia existía taller de Electromedicina. La visita la hace acompañado por Jorge Risquet, miembro del Buró Político y por otros dirigentes. El líder de la Revolución deja inaugurado oficialmente el centro asistencial.

    A las 10:30 a.m. arriba a la Facultad de Ciencias Médicas, con capacidad para 1 500 estudiantes y construida a un costo de 7 millones de pesos. Al llegar a la Sala de Historia del plantel indaga en torno a las condiciones del centro, entre estas, las áreas deportivas, principalmente la de natación. Recorre la biblioteca, los comedores de trabajadores y alumnos, la Osteoteca (local donde se clasifican los huesos humanos), el Museo Morfológico, dormitorios y el teatro. Indaga por el número de médicos que había en las zonas montañosas del territorio espirituano. Durante la despedida se le entrega un álbum con fotos de la facultad y firmó el libro de visitantes, donde escribe: “El edificio es excelente, deseamos que los profesores, estudiantes y trabajadores sean superiores”.

    Visita el tanque apoyado y la planta potabilizadora que forman parte de un conjunto hidráulico que triplicaría, según pronósticos en aquel momento, el suministro de agua del antiguo acueducto, que era de 180 litros por segundo.

    Recorre la pista del aeropuerto que se amplió hasta 1 800 metros.

    Casi a las 12 meridiano llega la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE), donde le informan que se estudiaban 18 disciplinas y tenía una matrícula de 1 000 alumnos.

    Paso superior sobre el río Yayabo: Allí Joaquín Bernal Camero, entonces primer secretario del Partido en la provincia, le explica que el tramo urbano del río fue saneado al evitar, con tuberías colectoras, el derrame de desechos en sus aguas. Al llegar a las márgenes del Yayabo, decenas de vecinos reciben a Fidel. Al subir por la entrada del paso superior sobre el Yayabo (margen derecha) saluda a los presentes. Antonia Carbonell, una octogenaria, intercambia con el Comandante. El patio de la casa de la anciana, que da para el Yayabo, estaba repleto de hijos, nietos y de otros familiares y hasta los vecinos.

    Al bajar la pasarela Fidel estrecha las manos de algunos de los presentes; allí dialoga con Manuel Pérez González, Manolo, el Puentero Mayor. Manolo entrega a Fidel un gran regalo: “En mi vida he construido 156 puentes. Mi obra queda para la historia en Nicaragüa e Iraq”, le dice.

    Ese 27 de julio también acudió a la antigua sede del Hospital General, donde se laboraba para concluir su ampliación y adaptación para convertirlo en Materno Infantil.

  • 5 de mayo de 1989.

    Recorre diversos centros sociales y económicos de los municipios de Sancti Spíritus, Fomento, Cabaiguá, Taguasco y Jatibonico.

    Visita el Centro Nacional de Enfermedades de las Abejas, en las afueras de la ciudad espirituana. Fidel compara las posibilidades humanas y las del laborioso y productivo insecto, al finalizar su recorrido por la institución, única de su tipo en el país. La Doctora en Ciencias Ana González, directora del centro, le muestra un pequeño equipo construido por técnicos del lugar para la extracción del veneno de las abejas. Fidel aprecia una amplia exposición de productos alimenticios, medicinales y cosméticos que se fabrican en el exterior y en el propio sitio a partir de miel, cera, jalea real, propóleo y polen.

    A las 12 y 45 del día comienza el recorrido por el policlínico de Fomento, donde es recibido por el doctor Alexis Fernández Pérez, director de la unidad asistencial. En proceso de ampliación, el policlínico está preparado para la docencia, de acuerdo con lo previsto para el Programa del Médico de la Familia. Al salir una multitud esperaba a Fidel en la calle.

    Consultorio Médico No.5 y Gimnasio Fisioterapéutico: Fidel se interesa por la capacidad de este último local y la distancia que lo separa del policlínico; sostiene una animada conversación con un grupo de pacientes obesas que estaban en el área de Cultura Física.

    Otro punto recorrido es la Clínica Estomatológica, dotada con moderno equipamiento y con todas especialidades de la Estomatología; pero lo más novedoso y que llama la atención de Fidel es un aula de Primaria utilizada de forma rotativa por escolares del municipio donde reciben las actividades docentes y al mismo tiempo la atención profiláctica. Allí Fidel conversa animadamente con los niños y la maestra. Al despedirse de los trabajadores de la clínica, les dice: “Ustedes están muy bien; este lugar tiene un avance notable, un personal muy consagrado”.

    Otra multitud esperó a Fidel al salir de la clínica y luego por varias calles de Fomento hasta coger rumbo a la Autopista Nacional.

    En el puente que se levantaba sobre el río Zaza, como parte de la carretera Tres Palmas-Jíquima en ese momento en construcción, Fidel se encientra con Manuel Pérez, el Puentero Mayor, quien con su pequeña cuadrilla de 13 trabajadores ejecutaba esa obra de 160 metros de largo y 15 de alto, uno de los mayores de la provincia. Manolo le detalló las características del viaducto, cuya ejecución había comenzado en enero y pensaban terminarla en junio. A una pregunta de Fidel, Manolo responde que podían hacerlo con tan pocos hombres porque allí todos hacían de todo. El líder de la Revolución le pregunta si continuaría haciendo puentes, que si no tenía ganas de retirarse, a lo que el veterano y prestigioso constructor le asegura que sólo se jubilaría cuando se lo pidieran, pues él nunca se enfermaba: “Ni me duelen los callos”, lo único que no lo dejaban encaramarse en peligrosas alturas.

    Autopista Nacional y la carretera de acceso a la ciudad de Sancti Spíritus: En el puente de Punta de Diamante recibe detalles de la dificultad constructiva que presentó y cómo fue resuelta.

    Más tarde acude al Combinado de Materiales de la Construcción que se ejecutaba a la entrada de la ciudad de Sancti Spíritus, el cual contaría con cuatro líneas de producción: mosaicos, tubos, baldosas y concresá.

    En el Edificio Polivalente, construido por las microbrigadas en las cercanías del Hospital Provincial Camilo Ciefuegos y del Materno Infantil, el Comandante se indaga por los beneficios que reportaba el área de hospedaje para familiares de pacientes ingresados en los centros asistenciales, entre otros aspectos.

    En horas de la noche sostiene un encuentro en la Facultad de Ciencias Médicas. Fidel ratifica que una de las ventajas más importantes del Programa del Médico de la Familia es la aceptación y confianza de la población.

    En la reunión desarrollada en la Facultad de Ciencias Médicas, el jefe de la Revolución se interesa por diversos aspectos de la experiencia acumulada en las zonas donde ellos trabajaban, en especial por las características de la población, la labor que realizaban, las principales enfermedades, riesgos socioambientales y causas que los originaban.

    Con anterioridad el Comandante en Jefe había recorrido el área de la piscina y la Casa del Estudiante, de la Facultad de Ciencias Médicas, donde celebra la calidad de la construcción. Más adelante Fidel degusta algunos embutidos elaborados con adición de corpúsculos sanguíneos, con el objetivo de incrementar el hierro en las personas que padecían anemias y otras enfermedades.

  • 6 de mayo de 1989.

    Recorre importantes entidades y obras en construcción de los municipios de Sancti Spíritus, Jatibonico y Taguasco.

    En la Planta de Hormigón Ligero, que estaba en fase de puesta en marcha, Fidel conoce las características de la fábrica, con capacidad para producir anualmente 65 000 metros cúbicos de elementos como paneles y bloques, losas de techo y de entrepiso.

    Presa La Felicidad, al sur del CAI Uruguay, Jatibonico: Conoce una amplia información acerca del desarrollo del potencial hidráulico de la provincia. Frente a un mapa, con la proyección de todo el territorio para el rescate de la voluntad hidráulica, Fidel dialoga con dirigentes de empresas constructoras y de Hidroeconomía sobre la estrategia a seguir para la ejecución de embalses y sistemas de riego.

    A unos kilómetros de allí, en ruta hacia el central Uruguay, niños, mujeres y hombres del poblado La Yaya esperan el cruce de Fidel, quien se detiene en el lugar y departe con la población congregada.

    En el Complejo Agroindustrial Uruguay intercambia con los integrantes del Consejo de Dirección y trabajadores destacados y se pone al tanto de los resultados de la zafra azucarera.

    A su llegada a la Fábrica de Siguaney, de Taguasco, los obreros del Cemento le dan una cálida bienvenida. Allí se interesa, entre otros elementos, por la ejecución de la línea de producción de cemento blanco, instalada dentro de la propia planta y que realizaba las pruebas en vacío.

  • 6 de mayo de 1989.

    A las 6:00 p.m. Fidel pronuncia su discurso en la Plaza Mayor General Serafín Sánchez Valdivia.

  • 8 de mayo de 1989.

    Procedente de Ciego de Ávila, visita el Motel San José del Lago, en Mayajigua, donde se desarrolla el turismo de salud.

    En un área aledaña a los lagos, recibe vastos detalles acerca de los orígenes del balneario, las características de las aguas medicinales y las perspectivas para el desarrollo del turismo de salud. Fidel habla sobre la conveniencia de estudiar la posibilidad de envasar el agua: “¿Cuánta gente podrá venir aquí?”, se pregunta. Comenta que es factible al igual que se hace con la de Ciego Montero, a pesar de no tener propiedades curativas como las de Mayajigua. Idaga en torno a los orígenes de los lagos, si eran naturales, si se bañaban en ellos. Un especialista le explica que eran artificiales, que existe un manantial surgente con capacidad de nueve litros por segundo, y con el reboso de esa agua se llenan las piscinas y los lagos. En más de una ocasión elogia el paisaje del lugar y muestra su complacencia por las respuestas dadas por el administrador del centro acerca del colectivo laboral, la aceptación de los huéspedes, la calidad del servicio, entre otros aspectos. Cuando ya dispone su partida, Fidel desciende del automóvil y se dirige al grupo de trabajadores del motel y constructores, quienes esperaban para verlo más de cerca. Con ellos dialoga brevemente y les dice que sigan manteniendo el lugar, que es muy acogedor.
    Fidel también sostiene un intercambio con el equipo de prensa que lo acompaña. Les asegura a los periodistas, fotógrafos… que conocía más sobre los manantiales de Elguea, que en el sur de México había un balneario con una piscina de 30 ó 40 metros, y en el medio un agua que brotaba alto, bastante tibia, que parecía que la recirculaban y hasta podía ser que le mantuvieran el calor. Considera que es bueno estudiar los alrededores de los Lagos de Mayajigua, y se siente atraído por las cuevas y las aguas minero-medicinales, las cuales son objeto de broma al afirmar: “Me hablaron de agua potable y todo eso; pero nadie me ha brindado agua”.

  • 28 de septiembre de 1996.

    Pronuncia las palabras centrales del acto por el aniversario 36 de la fundación de los Comités de Defensa de la Revolución, celebrado en la Plaza de la Revolución Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, donde expresa: “Sancti Spíritus no tuvo el ‘26’, pero ha tenido el ‘28’(…) Sancti Spíritus se convirtió en un foco de inspiración y en un centro de experiencias para otros territorios”.

  • Mediados de octubre de 1999.

    Ante las precipitaciones asociadas al huracán Irene, que trajeron consigo un llenado sin antecedentes de la presa Zaza e inundaciones en las comunidades costeras de Tunas de Zaza y El Médano, Fidel se mantuvo al tanto de la evacuación de esos pobladores. Por primera vez en Cuba se destina un hotel, en este caso el Zaza, para acoger a las embarazadas y las madres con menores de escasa edad; esta decisión constituye una expresión más del humanismo del líder de la Revolución cubana.

  • 25 de mayo de 2002.

    En la Plaza de Los Olivos, de Sancti Spíritus, habla en la Tribuna Abierta de la Revolución convertida en acto de protesta contra el bloqueo, las calumnias y las amenazas del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

  • 14 de junio de 2002.

    En contacto telefónico con la dirección del Partido en la provincia orienta una evacuación, sin antecedentes en Cuba, de de los más de 30 000 pobladores de Jatibonico y de otras comunidades aguas abajo de la presa Lebrije, quienes ante el peligro inminente de la ruptura de la cortina de este embalse situado al norte del poblado de Jatibonico.

  • 15 de junio de 2002

    Fidel conoce, vía telefónica, del término de la movilización; confiesa que le habían hecho recordar momentos históricos de la Revolución como la invasión de Camilo y Che, asegura que él hubiera querido estar allí; pero a las 8:00 a.m. hablaría desde la tumba de Maceo, en El Cacahual, para suscribir el carácter irrevocable de nuestro Socialismo en la Constitución. Se preocupa, además, por la protección de los bienes dejados atrás por los jatiboniquenses.

  • junio de 2002

    Dan a conocer el mensaje enviado por Fidel a los pobladores de Jatibonico, evacuados masivamente. “Tan pronto conocimos la situación –escribió– no vacilamos en indicar que se procediera a la evacuación inmediata por muy remota que fuera la posibilidad de un accidente, y desde entonces hemos seguido la situación de ustedes y los trabajos que se realizan en la presa casi hora por hora”.

  • 8 de julio de 2005

    Luego del azote del huracán Dennis al municipio de Trinidad, Fidel se mantiene al tanto de los daños provocados por el devastador fenómeno meteorológico y diseña la estrategia para la etapa recuperativa en ese territorio, que estuvo durante 15 días sin servicio eléctrico y con serias afectaciones en el abasto de agua. En la Mesa Redonda Informativa de la Televisión Cubana del día 11 Fidel define prioridades: “El lugar más urgente es Trinidad”. En dicho programa informativo el Comandante en Jefe critica la demora en el arribo de grupos electrógenos designados por él, alternativa para el funcionamiento de centros de Salud, panaderías, estaciones de bombeo de agua… Fidel destinó una cuota adicional de alimentos diferenciada para el municipio trinitario, además de materiales constructivos.

Ver además: Línea del tiempo | Hitos en la vida de un gigante

Escambray en Youtube

  • Graficarte

  • Edición impresa