Camino a la televisión digital en Cuba
Aunque Cuba toda viene preparándose desde hace años para migrar de la televisión analógica tradicional a la digital, cinco municipios de la provincia de Sancti Spíritus y la Isla de la Juventud constituyen el polígono de una pretensión mayor que poco a poco irradiará mejor señal al país“.

La historia

Si algo han aprendido los especialistas y técnicos involucrados durante años en el ineludible proyecto de migrar hacia la televisión digital es que en nuestro país el proceso no se reduce únicamente a adquirir la nueva tecnología —bastante cara por cierto—, instalarla en los sitios más apropiados y colocar los interruptores analógicos en posición de off.

Desde el Centro Trasmisor de San Isidro, al sur de Sancti Spíritus, se provee actualmente señal analógica y digital a cinco municipios. (Foto: Vicente Brito)

Un informe de la División Territorial de RadioCuba en Sancti Spíritus al que Escambray tuvo acceso, asegura que en los municipios espirituanos involucrados en la migración, las cadenas comercializadoras han vendido 66 857 equipos receptores (televisores híbridos o STB), que cubren alrededor del 60 por ciento de las 110 360 viviendas radicadas en esta parte de la geografía.

El propio documento consigna igualmente que, de acuerdo con información de la Dirección Provincial de Trabajo, existen en estos predios 4 660 núcleos familiares considerados como críticos —más de la mitad de ellos corresponde al municipio cabecera—, para los cuales se trabaja actualmente en una propuesta de procedimiento con vistas a su protección.

HAY RAYOS QUE NO CREEN EN PROTECCIONES

De tantas dudas desenredadas en plena calle, de tanto buscar en la literatura especializada, de tantas comparecencias radiales y televisivas y de tantas quejas atendidas en los últimos tiempos, Jorge Félix Madrigal, director de la División RadioCuba en Sancti Spíritus, acepta que a estas alturas muy bien pudiera impartir una maestría en colocación de antenas de televisión.

El tema se volvió recurrente tras el incendio ocurrido en la madrugada del sábado 9 de enero del 2016 en los transmisores analógicos de la llamada torre de San Isidro, un centro ubicado en la zona sur de la capital provincial que provee de la señal televisiva a los mismos cinco municipios donde primero pudiera apagarse la señal analógica del Canal Educativo.
En la susodicha colina, más bien una loma residual de la cordillera del Escambray, funciona desde hace varios años el transmisor digital de más alta cobertura del país —sus señales se captan en estos cinco territorios e incluso en áreas vecinas de Ciego de Ávila y Villa Clara— y también un potente transmisor del canal de Alta Definición (HD), capaz de cubrir la misma zona geográfica.

La gente comenta que la transmisión digital se interrumpe con frecuencia. ¿Son observaciones fundadas o infundadas?, pregunta Escambray a Jorge Félix.

Atendemos todas las quejas, pero la mayoría de las fallas son por problemas de antena, por mala orientación, por errores en la instalación, etc. Hay otras razones ajenas, por ejemplo, en San Isidro todos los días hay una interrupción de 15 segundos a las seis de la tarde por cogeneración eléctrica, porque tenemos que arrancar el grupo electrógeno; también cuando llueve ocurren descargas eléctricas y el sistema se autoprotege, gracias a eso conservamos los equipos.

¿Entonces puede decirse que, básicamente, las fallas son las mismas en la televisión digital que en la analógica?

Son las mismas, tenemos sistemas contra incendio, protección para evitar fallas del fluido y aterramiento contra las descargas eléctricas, aunque te digo que hay rayos que no creen en protecciones.

El apagón de la transmisión analógica del Educativo estaba anunciado para julio. ¿Por qué no ha ocurrido?

Es una decisión nacional.

La Habana y las capitales de provincia están beneficiadas con transmisiones en HD. (Foto: Vicente Brito)

IMPACTO EN LAS AUDIENCIAS

El Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) negó recientemente las versiones referidas a la reubicación de la programación general del Educativo en otros espacios, tal y como se había informado con anterioridad. “Hasta este minuto no hay cambios en la programación del Canal Educativo”, sostuvo hace muy pocos días a Escambray Waldo Ramírez, director general de la Televisión Cubana.

“Ese tránsito que poco a poco se va dando es un tránsito que debe tener un lógico impacto en las audiencias —sostuvo el directivo en marzo pasado al portal Cubahora—, pero es un lógico impacto, reitero, porque está asociado al mismo modo en que se va montando y desmontando tecnología en aras de que las audiencias no se afecten, por tanto, no desaparecen canales de televisión (hoy funcionan 10 en todo el país, dos de ellos en HD, sin contar los telecentros regionales), sino que pasan a esta fase de Televisión Digital Terrestre”.

Pero la transición a la era digital o la consumación del apagón analógico, como se le quiera llamar, no es un asunto que involucra solo al ICRT y a RadioCuba, responsabilizados con la creación de los contenidos que se transmiten y con la irradiación de las señales, respectivamente.

En la complicada mesa de la migración también están sentados, o quizás en otra posición mucho más incómoda, Copextel, el Ministerio de Educación, Cimex, la Cadena de Tiendas Caribe, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y el Banco Central, todos responsabilizados de una u otra forma con un proyecto de mejoramiento que, como se sabe, trasciende el mero hecho de accionar un interruptor.