MUJERES

Oda a las madres

La mía era nacarada. Solía ponerse roja a la más mínima exaltación. No empezó a trabajar fuera de casa hasta que yo, la menor de los cuatro, hube vencido el sexto grado»