Otorgamiento del Título de Ciudad

Sorpresivamente el 24 de julio de 1867 se recibe en Sancti Spíritus la Real Orden de su Majestad la Reina, fechada el 12 de mayo del propio año por la cual se otorgaba a la villa espirituana el Título de Ciudad, lo cual fue dado a conocer en Cabildo extraordinario el 27 de julio del mismo año.

Transcripción de la Real Orden:

“En la Villa del Santo Espíritu a veinte y siete de julio de mil ochocientos sesenta y siete reunidos en sesión extraordinaria en esta casa Consistorial presidido por el Señor Teniente Gobernador Político D. Ramón del Portal y asistido de mí el Secretario, los señores concejales que al margen se expresan, manifestó Su Señoría que el objeto de esta extraordinaria sesión era el de tratar asuntos urgentes y el de poner a la Ilustrísima Corporación en conocimiento de la nueva gracia que acaba de dispensar a este pueblo la magnánima Reina N. S. (Q.D.G.) concediendo a esta Villa el Título de Ciudad: en su consecuencia y previas la venia del mismo Sr. Presidente yo el infrascrito di lectura de una comunicación del Sor. Teniente Gobernador Político de este Distrito fechada en 24 del corriente, la cual dice: “Por el ministerio de Ultramar se dice la Real Orden de 12 de mayo último al excelentísimo Sor. Gob. Superior Civil lo que sigue: Excmo. Sor. En Consideración a las circunstancias que reune la Villa de Sancti Spíritus. Cabeza de Distrito Judicial de esta Isla, la Reina (Q.D.G.) ha tenido a bien concederle el Título de Ciudad de Real Orden lo digo a V. E. para su conocimiento y efecto correspondiente. Y acordado su cumplimiento por S. E. lo traslado a Ud. Para su conocimiento y efectos correspondientes.” Y lo traslado a V. S. para su inteligencia y satisfacción de la Ilustre Corporación que preside quien sabrá apreciar en el grado que merece la honrosa merced que se ha dignado conceder a los habitantes de esta Villa la inagotable generosidad de nuestra Reina (Q.D.G.) Sancti Spíritus. Julio 24 de 1867. Fdo. Ramón Portal.”

Nota: Se respetó la ortografía original.

Discurso histórico y político de la villa de Sancti Spíritus desde su fundación hasta nuestros días

El Discurso histórico y político de la villa de Sancti Spíritus desde su fundación hasta nuestros días (1791), de Tadeo Martínez Moles (1748-1795) tiene el mérito de ser el primer monumento historiográfico-literario escrito en esta villa, y por sus valores intrínsecos pertenece tanto a la historia como a la literatura. En el orden literario es la mejor representación del neoclasicismo en el contexto de las letras regionales, ya que llena toda una etapa entre 1790 y 1834, en que aparece el primer Fénix y con él otros documentos de valor. Respecto a la historiografía el autor tiene la virtud de ser el decano de los historiadores espirituanos con más valores e importancia de los que comúnmente se le han atribuido.
El brillante Discurso… de Tadeo Martínez Moles constituye un proyecto de desarrollo capitalista de la jurisdicción espirituana que no tiene precedentes en nuestra historiografía regional, sin perder de vista que la mayoría de sus proposiciones eran de aplicación en toda la Isla. Su fórmula puede resumirse en los siguientes términos: abandono de la ganadería, y paso a una economía de plantación basada en el trabajo esclavo; desarrollo de la producción de cultivos como el trigo, el cacao, el añil, la vainilla, etc., no sujeto al control de la corona; libertad de comercio con las otras colonias, aunque con la supervisión del estado; aumento de la trata; educación de la juventud mediante el trabajo y el ejemplo de europeos blancos que se introducirían en los pueblos del interior; hacer valer la ley y el orden; mantenimiento del status colonial. Como puede notarse, este modelo de desarrollo se ajusta perfectamente a las exigencias del primer reformismo criollo y coincide casi punto por punto con la propuesta de Arango y Parreño en su Discurso sobre la agricultura en La Habana y modos de fomentarla (1792), con la particularidad de que si bien son coetáneos, el trabajo de Martínez Moles es ligeramente anterior al de Arango y Parreño. Por estas razones, su trabajo es un importante documento para el estudio del pensamiento reformista cubano en la etapa de 1790-1820.
A pesar de ese incuestionable valor documental en calidad de primicia para el país, la obra de Martínez Moles parecía condenada al olvido. Su Discurso… terminado el 9 de octubre de 1791 permaneció inédito mientras vivió el autor hasta que Joaquín Jiménez, empleado de la administración en Sancti Spíritus, encuentra el original y lo publica 70 años después en El Fénix (1861).
En 1877 la trascendencia del trabajo, que para entonces ya portaba la friolera de 86 años, despertó el interés del Dr. Rafael Cowley, quien lo insertó como apéndice en el tercer tomo de Los tres primeros historiadores de la isla de Cuba con el título Historia de Sancti Spíritus, bajo cuyo rótulo es conocida comúnmente.

Sancti Spíritus cinco siglos de ciudad El río Yayabo, aparentemente inofensivo.

A orillas del Yayabo, sobre el que se levanta el simbólico puente identificativo de la ciudad, se trasladó la villa en 1522.| Escambray

Repartos de tierras

Desde los primeros días de la conquista del territorio de Magón, ya empezaron los repartimientos de tierras al igual que el repartimiento de indios.
Autorizado Velázquez por el Rey para realizarlo, a cada uno de los colonos fijó su porción, los cuales fueron situándose en los lugares respectivamente designados y ocupando todo el territorio por derecho de conquista, pero sin más títulos que los que emanaban de aquel repartimiento empírico y quizás verbal, a los que hubo que dar más tarde validez legal por medio de las mercedes que otorgó el Ayuntamiento, previa justificación de estar poseídos con anterioridad, conforme se determinó en las Ordenanzas.
Así fue formándose la propiedad territorial y construyéndose las luego llamadas Haciendas Comuneras, que tomaron este nombre por la circunstancia de poseerla varios propietarios en comunidad, por no ser fácil el deslinde y reparto individual de las mismas.
A Sancti Spíritus correspondió la mayor antigüedad en la expedición de documentos de este género, la merced de Manicaragua que data del año 1536 fue otorgada por este Ayuntamiento siendo su alcalde Benito Díaz, en cuyo documento se reconoce la existencia de otro sitio denominado San José del Asno, donde se encuentra en la actualidad el municipio de Fomento.
Referencia:
Archivo Histórico Provincial “Mayor General Serafín Sánchez Valdivia”.
Fondo Hemeroteca.
Barrera Figueroa, Orlando; Ferrer Hernández, Manuel. (1994-1995). Dos atributos concedidos a la villa espirituana. Revista Siga la marcha. No.3-4-5. p. 12-13.

Multimedias Escambray.
Copyright © 2013 – Todos los derechos reservados.