El destino primigenio de Sancti Spíritus (+fotos)

Vista de la ciudad de Sancti Spíritus, a las puertas del medio milenio. Arqueólogos cubanos responden por fin la interrogante del lugar de fundación de la cuarta villa de Cuba.

La máquina del tiempo figura dentro de los sueños más codiciados para el conocimiento humano. La ciencia no ha llegado a tal invención; sin embargo, posee métodos para determinar la edad del patrimonio histórico. Los arqueólogos horadan la historia y, brocha en mano, ubican muestras centenarias para investigar su origen.

Hace casi 500 años, un grupo de españoles comandados por Diego Velázquez, en algún lugar cercano a la margen del río Tuinucú, fundan la Villa del Espíritu Santo. El Padre de las Casas, un fraile dominico español, jurista y filósofo, acompañó el acto. Nacía el asentamiento que años después, por una supuesta invasión de hormigas, según recoge la literatura oral, mudaría sus huestes a orillas del Yayabo.

Cuando el hecho se aproxima al medio milenio, un grupo de arqueólogos guiados por varias instituciones, entre las que destacan el Centro Provincial de Patrimonio Cultural de Sancti Spíritus, el grupo Samá de la Sociedad Espeleológica de Cuba y el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, intentan viajar en el tiempo.

La famosa máquina no la poseen, pero ya cuentan actualmente con más de 3 000 piezas arqueológicas y tres nuevas áreas de actividad humana, además de los apuntes de Javier Sanzo, Ubaldo Lazo y Félix Bismarck, estudiosos que en la década del 90 denominaron a Pueblo Viejo, a aproximadamente 6 kilómetros de la actual posición de la ciudad, como el punto donde sucedió el acontecimiento.

Con un declive en las labores que volvieron a tomar fuerza a partir del 2009 y que a las puertas de la celebración del aniversario 500 reciben el impulso final, Sancti Spíritus escribe hoy la historia al descubrir otras huellas de aquel primer día en que estuvo de pie y echó a andar.

Orlando Álvarez de la Paz, especialista en Arqueología del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, refirió a Escambray: “En Pueblo Viejo había tres áreas bastante bien definidas donde se veían piezas coloniales e indígenas, pero resultaba aún insuficientes”.

Los especialistas determinaron que los españoles y los aborígenes habían llegado juntos al sitio, de acuerdo a las características de los estratos arqueológicos encontrados, elemento que contradecía algunas hipótesis que plantaban a la Villa en una comunidad indígena o cerca de ella. Mas, Pueblo Viejo constituía la teoría más acertada, así que hasta allí enfilaron las campañas de excavación, planificadas a partir de enero del 2013.

“Trabajamos en una de las tres primeras áreas y entonces apareció una buena cantidad de material: cuentas de collar aborígenes, colgantes elaborados con conchas fósiles, la dentadura de un ídolo; además de objetos que se manifestaron en la llegada y toda la conquista de los españoles como fragmentos de botijuelas”.

A pesar de las piezas, las posibilidades del sitio aún estarían a un mínimo de conocimiento. Cuando llegó Luis Real Hernández, un campesino de la zona, con un pedazo de cerámica aborigen, los estudiosos vieron los cielos abiertos.

“Al preguntarle por su procedencia, el guajiro afirmó que lo había sacado de una tierra arada que había cerca; así encontramos otra área, con las mismas características. Aunque estaba alterada, la peinamos y encontramos nuevas piezas”, explica el especialista.

Los fragmentos de vasijas del siglo XVI, asas de recipientes indígenas, herraduras y clavos de herrar atestiguan el paso de los españoles e indígenas por el sitio. “En abril encontramos tres áreas más, ahora son siete. Si tomas un mapa ubicas en el lugar la existencia del caserío. La iglesia debió estar en una pequeña loma y las áreas, al este, le hacen un semicírculo”, detalla Orlando Álvarez.

¿Puede Sancti Spíritus hablar ya de haber encontrado su simiente fundadora?, inquiere Escambray al máster Reinaldo Pérez Jiménez, arqueólogo profesional, director del Museo General Municipal de La Sierpe y otro de los encargados de la investigación. “Con bastante certeza, porque existen evidencias de actividad española en un mismo momento histórico: el siglo XVI, en conjunto con el indígena. Los colgantes de mayólica denotan que el aborigen tomó esta cerámica española para construir sus prendas, lo que prueba el proceso de transculturación”.

Arqueólogos cienfuegueros encontraron un cierre de libro, de bronce, del siglo XVI en Cayo Campo, en la Bahía de Jagua. “Desde este lugar Diego Velázquez llevó a cabo la conquista y colonización de la región central de Cuba. En Pueblo Viejo encontramos un cierre similar”, explica Orlando.

La tradición oral recogía al sitio como el primer asentamiento de la villa, en los mapas del archivo Pueblo Viejo aparece reflejado  próximo al camino real de Puerto Príncipe; estos elementos, además de los resultados de las excavaciones actuales, constituyen razones suficientes para afirmar el destino primigenio de Sancti Spíritus, un criterio de los arqueólogos que, sin contar con la máquina del tiempo, viajaron con su trabajo al momento en que Diego Velázquez, allá en el 1514, dio la arrancada a la cuarta villa de Cuba.

2 comentarios

  1. a pesar de que vivo mucho tiempo en la republica Checa,recuerdo mucho y quiero a mi pais y en particular a mi querido Sancti Spiritus muchas felicidades a mi pueblo por su 500 aniversario y mucho respeto y admiracion para todos los Cubanos y en particular a los espirituanos.

  2. sería interesante un mapa donde ubicar los restos de la vieja ciudad, se pudiera haer un monumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *