Presentan testimonios contra bloqueo en video conferencia La Habana-Washington

El doctor Lorenzo Anasagasti, vicedirector de Investigaciones del Instituto de Oncología, contabilizó en 10 200 000 dólares las pérdidas sufridas en el campo de la oncología por el cerco estadounidense.La videoconferencia antecede a la votación en la ONU, el 29 de octubre, de un proyecto de resolución de Cuba que pide, una vez más, el cese del bloqueo.

Testimonios de los daños que por más de medio siglo ha provocado el bloqueo ejercido por Estados Unidos contra Cuba fueron presentados este lunes en la sede de la Cancillería de la isla, durante una videoconferencia La Habana-Washington.

El doctor Andrés Zaldivar, del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado, refirió los diversos planes de agresión que han acompañado la política estadounidense contra la Revolución cubana.

La Casa Blanca decidió su derrocamiento desde temprano. Ya en 1960 implementaron la suspensión de los embarques petroleros, de la cuota azucarera al mercado norteamericano y otras medidas para el control de los activos de la isla.

Dijo que esas y otras acciones hostiles, que comenzaban el cerco a Cuba, eran parte del plan mayor que concluyó con la fracasada invasión por Playa Girón (Bahía de Cochinos).

Desde febrero de 1962, cuando el presidente John Kennedy estableció oficialmente el bloqueo a Cuba, se sucedieron medidas, decretos, leyes y planes para asfixiar económicamente al vecino país.

Washington prohibió los embarques de medicamentos, de alimentos, los viajes de norteamericanos a La Habana, y excluyó a la isla de los créditos y otros mecanismos de financiamiento de organizaciones como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo, explicó.

Zaldívar mencionó las leyes Torriceli y Helms-Burton, que pretendieron el colapso en Cuba luego del derrumbe del campo socialista y la Unión Soviética; otro apriete de tuerca del bloqueo.

Desde entonces Estados Unidos persigue las transacciones de la mayor de las Antillas, pero también castiga a empresas norteamericanas y sus filiales en todo el mundo, aseveró. Igualmente roba las marcas de productos cubanos.

En sintonía con representantes de medios de prensa estadounidenses, convocados por la Oficina de Intereses de Cuba en Washington, la directora de la escuela especial «Solidaridad con Panamá», María Esther Lao, brindó sentido testimonio del daño del bloqueo a niños cubanos con discapacidad.

Tenemos niños con parálisis cerebral que precisan de medicamentos vedados por el hostigamiento de la Casa Blanca, apuntó.

Enumeró otros obstáculos como la carencia de sillas de ruedas automotorizadas, transporte especializado (con ascensores), así como la prohibición para el intercambio académico entre ambas naciones.

«Pero el bloqueo no podrá impedir la voluntad política de Cuba de atender a sus niños en situación especial. Por esa voluntad funcionan 350 escuelas especiales que atienden a casi 39 mil alumnos», subrayó.

Una situación parecida describió el doctor Lorenzo Anasagasti, vicedirector de Investigaciones del Instituto de Oncología.

Explicó que el cáncer es la principal causa de muerte en Cuba, lo cual le da carácter inhumano al bloqueo.

Contabilizó en 10 millones 200 mil dólares las pérdidas sufridas en el campo de la oncología por el cerco estadounidense.

Evadiendo al bloqueo -reveló- compramos en tres países diferentes de Europa varios equipos de radioterapia, incluyendo los insumos y la preparación de los especialistas. Poco después esa división fue comprada por una empresa de Estados Unidos que negó la fuente radioactiva.

Al final nos vimos obligados a revender los equipos con la consecuente afectación, indicó.

Anasagasti refirió que el bloqueo también afecta a pacientes norteamericanos, pues la isla dispone de medicamentos para determinadas tumoraciones que incluso tienen mejores resultados que los del mercado de aquel país.

Rememoró que una enfermera norteamericana debió entablar litigio ante organismos de su país para poder conseguir el ingreso de un medicamento cubano que se aplicaba en Canadá, y que logró resultados satisfactorios para una niña estadounidense.

Añadió que en eventos internacionales, incluidos de promoción de nuevas tecnologías, Cuba es excluida por las leyes del bloqueo, lo cual no impide que en la isla se consigan resultados de primer nivel en la at