Cuba por evitar brecha en pacto de Kioto

El XVII foro climático de Durban concluirá este viernes.Cuba exhortó este jueves a los países desarrollados comprometidos con la lucha contra el cambio climático a enmendar el Anexo B del Protocolo de Kioto, para evitar una brecha entre el primero y segundo período de compromisos de ese pacto.“Acompañen al G-77 en su posición de que se enmiende el Anexo B, aquí en Durban, con vistas a su plena ratificación en el lapso de tiempo necesario, para evitar así la brecha”, afirmó el viceministro primero de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, Fernando González.

En su discurso ante el segmento de alto nivel de la XVII conferencia ambiental de la ONU, González dijo ver con profunda preocupación que los anhelos de la gran mayoría de los países presentes en esta conferencia, de adoptar ahora el segundo período de compromisos del protocolo de Kioto, se desvanecen.

No concebimos que esta decisión no haya podido adoptarse hasta ahora si los trabajos técnicos necesarios para ello han sido prácticamente concluidos desde hace varios días, indicó.

Asimismo se preguntó si los países desarrollados están realmente dispuestos a cumplir con sus autodeclarados compromisos, o sólo tienen por objetivo lograr titulares de impacto en la prensa internacional.

González añadió que la manipulación, el egoísmo y la falta de voluntad política de muchos países desarrollados, y en particular del mayor contaminador y responsable del cambio climático global (Estados Unidos), amenazan con frustrar el consenso que impida la destrucción de la especie humana.

“Los países desarrollados, con su actitud irresponsable, están condenando al 40 por ciento más pobre de la población mundial, es decir, a unos dos mil 600 millones de personas, a un futuro con muy escasas oportunidades de supervivencia y desarrollo”, enfatizó.

El viceministro precisó que bajo el pretexto engañoso del pragmatismo, y utilizando el chantaje político y económico, esas naciones pretenden hacernos olvidar que el 76 por ciento de las emisiones acumuladas en la atmósfera, y por las cuales padecemos hoy las consecuencias del cambio climático, se originaron dentro de sus fronteras, en las que solo habita el 20 por ciento de la población mundial.

Expresó además su convicción de que Durban debe representar un hito importante en la adopción de decisiones fundamentales que respondan a la hoja de ruta trazada en Bali y, en especial, en cuanto al establecimiento de un segundo período de compromisos de Kioto.

González señaló que cada vez son mayores las presiones para echar a un lado los pilares y principios en los que se fundó el actual régimen internacional de enfrentamiento al cambio climático, en particular, el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Nuestro objetivo es alcanzar un acuerdo justo y eficaz para enfrentar una de las más graves amenazas que se ciernen sobre la existencia de la humanidad: el calentamiento global, insistió.

El vicetitular recordó que tras el fraude orquestado en la XV conferencia de Copenhague en 2009, la cita de Cancún logró rescatar el proceso multilateral.

Sin embargo, exclamó, debemos reconocer claramente que en Cancún no se alcanzó ningún acuerdo sólido que permita una acción multilateral eficaz para combatir el cambio climático.

Tampoco se pudo llegar a acuerdos sobre cuestiones políticas esenciales, de las cuales depende tanto la respuesta internacional como la credibilidad del sistema multilateral, que comenzó a construirse hace 20 años, aclaró.

Más aún, dijo, en Cancún no pudo revertirse la tendencia a atenuar el actual régimen jurídico internacional fundado en la Convención.

El XVII foro climático de Durban concluirá mañana, jornada en la que debe emitir decisiones clave sobre estos temas, de lo contrario, el mundo tendrá que esperar por la próxima cita climática, que tendrá por sede a Catar a fines de 2012.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.