Béisbol cubano: ¿Levantar el box o el nivel?

Béisbol cubano.Las barreras entre el pitcheo y el bateo en nuestras Series Nacionales precisan acortarse. En la actual Serie Nacional ya anda con pies propios una de las medidas emergentes que buscan favorecer a los lanzadores: la subida del box hasta 25 pulgadas por encima del nivel del césped.Por Elsa Ramos Ramírez

La polémica echó a andar junto a la disposición. Tratándose de pelota, no todos coinciden en que sea este el camino para elevar la calidad del pitcheo en Cuba. El comportamiento de los primeros partidos enseña que, al menos en Promedio de Carreras Limpias, las cosas comienzan a cambiar: 4.55 de índice general.

Como ningún estudio puede probar la relación directa de este saldo con la medida, Escambray se sube a la lomita para “lanzar” frente a algunos protagonistas.

“El que no pitchea no sabe cómo ayuda eso -enfatiza Ismel Jiménez, el cuarto lanzador con mayor número de victorias en la historia de las Series Nacionales en Sancti Spíritus, con 75-, en eventos internacionales los box están a una altura parecida a la que ahora se adoptó y nosotros tenemos que acercarnos un poquito más a ese nivel para cuando llegues allá no estés tan descontrolado. Tiene mucha ventaja, el bateador se ve más cerca, el ángulo de salida de la bola llega más rápido al home, el lanzador que no tira duro tiene varias opciones para poder sacar el out”.

Ángel Peña (tercero en éxitos en los anales yayaberos con 111), que ya festeja la buena nueva con dos victorias en la actual justa, aplaude la decisión: “Eso mejora a los lanzadores en todos los aspectos, uno se siente mucho mejor a la hora de lanzar porque ve el home más cerca, al subir el box siempre se mejora la caída, aunque también depende mucho del control del lanzamiento”.

¿Hasta dónde decide en la mejoría de la calidad? Peña acude a un rompimiento y cambia el curso del partido: “Eso te ayuda, pero el resultado final depende de la preparación que tengas y que a la hora de lanzar hagas tu combinación de lanzamientos y sepas qué tirar en un momento determinado cuando tengas que pasar a un bateador”.

Retirado con la mayor cantidad de triunfos de Sancti Spíritus: 156, Yovani Aragón considera que el efecto fundamental es psicológico, pues el home está a la misma distancia: “Lo que se quiere es que nuestros lanzadores piensen más”.

Por esos mismos cauces anda la percepción de Roberto Ramos, segundo en triunfos de por vida con 122 y actual entrenador de los Gallos: “Con el box parejo hay que esforzarse más, con el alto el bateador tiene que seguir más el recorrido del brazo del lanzador a la hora de soltar la bola y se le puede dificultar el bateo, mejora el impulso del lanzador, pero el pitcher que da strike, lo da en cualquier box”.

Desde la lomita contraria, Mario Ferrer, entrenador de pitcheo de Santiago de Cuba, hace malabares para que la medida ayude a sus pupilos en el intento de hacer retornar a uno de los grandes a la guerra de los play off: “Para el que tuvo tiempo de prepararse con esa situación, no le debe afectar tanto, pero eso se informó una semana antes de comenzar el campeonato y allá no tenía la altura. Los lanzadores están confrontando serios problemas con la adaptación a esa nueva medida, sobre la marcha estamos tratando de arreglar las cosas”.

La disposición, sin embargo, no ha impedido ni los nocaut, como el proporcionado por los Gallos a Santiago de Cuba esta semana, ni los marcadores desproporcionados. ¿Qué creen los bateadores?

Con el madero en mano, Yulieski Gourriel se ha afincado en el box para descifrar, temprano, los lanzamientos: “Para mí eso es relativo, puede que los lanzadores tengan un poquito más de ventaja, principalmente los que son altos y lanzan por encima del hombro, puede que influya en la disminución de la ofensiva en general, pero no creo que tanto, no he visto un cambio notable”.

Desde el bullpen, Noelvis Hernández acude a sus lances laterales para atizar la polémica: “Creo que le puede dar más velocidad al lanzador, si hace una buena mecánica, no creo que decida en la calidad de un pitcher, ha habido diferentes box y eso no ha decidido, lo principal es mucho control y confianza en uno mismo”.

Máscara en mano, Eriel Sánchez, desde la experiencia que le aporta el haber recibido por varias temporadas a los más disímiles pitchers en Sancti Spíritus y en el Cuba, hace un swing largo: “En realidad no sé cuál es la situación que hay con el lío de levantar el box, en Cuba algunos están altos hace tiempo y otros, bajos, hay pitchers que han tenido resultados como Pedro Luis Lazo y Norge Luis Vera, que tiraron desde cualquier box y fueron estelares, si queremos elevar el nivel del béisbol en Cuba hay otras cosas que tenemos que levantar y no el box”.

5 comentarios

  1. Montículo del lanzador

    En el centro del diamante se encuentra una elevación descubierta de césped llamada montículo (también la loma o la lomita) del lanzador. En el montículo, hay un trozo de goma blanca, llamada el plato del lanzador o comúnmente la goma, de seis pulgadas (15 cm) de profundidad y dos pies (61 cm) de ancho, la distancia de la goma a la parte anterior del home es exactamente sesenta pies seis pulgadas (18,4 m). Esta peculiar distancia fue fijada por los hacedores de la reglas en 1893, no debido a un error sino a propósito. En un campo de béisbol, el montículo del lanzador es una sección localizada en el medio del diamante, donde el lanzador se ubica cuando realiza la mecánica del lanzamiento.

    En las Grandes Ligas de Béisbol, la regulación del montículo es de 18 pies (5,5 m) de diámetro, con el centro a 59 pies (18,0 m) de la parte posterior del home, en la línea entre el home y la segunda base. El borde frontal de la goma está a 18 pulgadas (45,7 cm) por detrás del centro del montículo, lo que hace que el borde frontal del punto medio esté a 60 pies 6 pulgadas (18,4 m) de la parte posterior del home. Seis pulgadas (15,2 cm) delante de la goma del lanzador del montículo comienza a bajar la pendiente del mismo. La parte superior de la goma no debe superar las diez pulgadas (25,4 cm) por encima del home en elevación. Desde 1903 hasta 1968, este límite de altura era de 15 pulgadas, pero a menudo era ligeramente más alto, a veces tan alto como 20 pulgadas (50,8 cm), en especial en los estadios de los equipos que hacía hincapié en los lanzadores, como el de Los Angeles Dodgers, los que tenían fama de tener el montículo más alto en las mayores.

    Un lanzador va a apoyarse con fuerza en la goma con el pie para ganar velocidad hacia el plato en el lanzamiento. Además, un montículo más alto, en general, favorece al lanzador. Con la ventaja de la altura, el lanzador gana más influencia y puede poner más velocidad en la bajada de la bola, lo que hace más difícil para que el bateador pueda darle de lleno la bola con el bate. La reducción del montículo en el año 1969 estaba destinada a “aumentar el bateo” una vez más, dado que el “pitcheo” se había vuelto cada vez más dominante, llegando a su punto máximo el año anterior; 1968 que se conoce entre los historiadores del béisbol como “El Año del Pitcher”. Esta norma restrictiva al parecer hizo su trabajo, contribuyendo a la oleada de bateo del béisbol moderno.

    Un montículo es difícil de mantener para los cuidadores del terreno . Por lo general antes de cada juego se rocía con agua para evitar que el polvo se extienda.
    BUENO ELSA ME HE TOMADO EL TRABAJO DE BUSCAR ESTE DATO , YA QUE EN LAS GRANDES LIGAS SE PUEDE HACER VARIACIONES YA QUE ESA ES SU LIGA Y NADIE MAS COMPITE , SOLO LOS EU, NO ES EL CASO DE CUBA QUE PUEDA ESTAR HACIENDO CAMBIOS NACIONALES Y DESPUES TENER QUE ENFRENTAR , OTRO TIPO DE MONTICULO ESA ES LA PREOCUPACION , ESPERO QUE SE PUEDA PUBLICAR PARA QUE LOS QUE NO TIENEN IDEA DE LO QUE SUCEDE CON ESTA MEDIDA SE PUEDAN DAR CUENTA , GRACIAS POR TODO

  2. Muchas gracias por publicar mi comentario, quisiera poder agregar algo mas en cuanto a la altura del monticulo y para los que dicen que la distancia del Home sigue siendo la misma , ya le hicimos una enmienda a las Matematicas, la altura es proporcional a la Velocidad, si en una urna de cristal donde no interfiera el aire que no es el caso del terreno que esta expuesto al aire libre , soltamos dos bolas desde la misma distancia , pero de diferntes alturas , puede asegurar , que llegara primero a su destino la que mas altura tenga , ya que coje mayor velocidad , sino que comiencen a utilizar el velocimetro para que vean que los que antes lanzaban con menos velocidad , hoy parecen supersonicos , esa es otra tarea para los que defienden que la altura nada tiene que ver , no se puede acostumbrar uno a comer carne de Cerdo deshuesada , ya que el dia que le dejen el hueso se puede uno a lastimar un diente , dejemos de apoyar lo que no sera nunca hasta ahora una regla que se utilizara en competencias internacionales , solo en Cuba , Recuerden los que les decia Pedrito Perez cuando estubo de entrenador de picheo de las Villas , hay que correr mucho y tirar ante bateadores para poder cojer control , no se dejen llevar mas por las propuestas de alguien que a mi entender no ha hecho mucho por el beisbol , su nombre los conocen bien Higinio , gracias si me publican , pero al Cesar lo que es del Cesar

  3. Bueno Elsa, que Maravilla el escuchar los comentarios de Ismael , Ramos , etc, yo no tube la calidad de estas personas , pero si fui Lanzador , no existian tantas tecnicas sofisticadas como las que hay ahora , solo existia que habia que correr mucho, tanto en las Gradas del Sandino, como en el terreno y tambien un poco en la Arena , tambien habia que tirar lo que es llamado Tandas de Bateo , en contra de tus compañeros de equipo, donde utilizabas una Velocidad aceptable para buscar la Zona de straik, ( LO PUSE COMO SUENA )Lanzar curvas , tratando de ser lo mas certero posible , vuelvo y repito, no existia las tecnicas de entrenamientos que existen ahora , Bajo esa forma de entrenar antigua , lo hizo , Huelga , Macias , Sardiñas , Montes de Oca , en fin mencione a los de las Las Villas , ademas de los juveniles que eramos Olivera , Ferrrer, PastorMontejo, por solo mencionar algunos , siempre fue bajo lo reglamentado y los resultados eran muy buenos , es mas Buenisimos , Yo pienso que que al parecer es una ventaja por ahora para los Lanzadores , pero que va a suceder cuando haya que regresar a la altura normal del monticulo para competencias internacionales , eso se lo dejo a los que saben mas que yo .
    La calidad no se busca de esa forma , y mucho menos dentro de los que menos calidad tienen , la Calidad se busca cuando se compite , entre los que tiene Calidad , asi que si ahoar las cosas hay que llamarla de otro modo , yo no coincido con esos criterios , Hay que competir con los que tiene calidad y que los que no la tengan se lo tiene que ganar , como se hace en las Grandes Ligas , todos no pueden hacer el equipo Grande , y tienen que jugar y entrenarse muy bien para poder llegar al tope , pues eso mismo tenemos que hacer nosotros , una Liga superior donde esten los mejores por posicion y rendimiento despues que se juegue la serie Nacional y los que no llegan hacer el grado , jugar en otro nivel para poder superarse , gracias por si me publican

  4. Saludos, el box se elevó a 15 pulgas, tres por encima de la altura reglamentada.

  5. Jose Manuel Gonzalez

    Como primera medida lo que se tiene que hacer es disminuir el numero de equipos o mejor dicho volver al sistema antiguo de competencia una serie nacional corta y una selectiva de seis equipos a cuatro vueltas todos contra todos como en aquellos tiempos cuando se enfrentaban Las Villas y Pinar o Las avispas orientales e Industriales que rivalidad que joceo. Para mi con eso se busca que los bateadores se enfrenten a nuestros mejores picher que no son muchos y asi tambien los lanzadores se ven obligados a perfeccionar sus lanzamientos y a trabajar mas desde el punto de vista tecnico tactico cosa de la que la mayoria de ellos carecen pues no solo se trata de tener una buena recta sino tambien de colocarla donde hace mas dano.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.