Los Gallos: ¿ya no pican?

Los Gallos necesitan mejorar su desempeño integral.La tropa de Ruperto Zamora, con balance de ocho victorias y 10 derrotas, se encuentra en el sexto lugar de la zona occidental y está necesitada de mejorar su actuación, si se tiene en cuenta que las estadísticas de estos primeros 18 juegos dejan mucho que desear.Por Olver Castro Álvarez

De mal en peor es el calificativo para los Gallos en esta etapa de la Serie Nacional de Béisbol. Primero fueron blanqueados por el equipo de Matanzas que, inspirado y todo, no está a la altura de vencerlos de la forma tan categórica que lo hizo. Después llegaron los dos triunfos frente al potente Ciego de Ávila el pasado fin de semana, como para pensar que la mala racha terminaba. Mas, esta segunda barrida sufrida ante Holguín deja la valla bien caliente entre sus seguidores.

Y es que en el elenco espirituano el bateo no responde como debe ser; el pitcheo, sobre todo el relevista, deja lagunas por las que se escapa más de un partido y la defensa no anda nada bien; por tanto, ante tal panorama no puede aspirarse a la victoria.

Un equipo que tradicionalmente muestra una temible ofensiva, en lo que va de campeonato poco se ha hecho sentir y cuando han despertado como en el partido del martes, al borrar una diferencia de seis carreras y empatar el juego a siete en el séptimo inning, entonces el pitcheo no aguanta.

Lo del miércoles fue más de lo mismo, no pudieron vencer ni con la presencia de su mejor carta de triunfo en el box. Además, los relevistas contrarios supieron diezmar la fuerza yayabera al bate y detener en seco las reacciones hasta dejar a siete corredores en circulación y caer con un marcador cerrado de 4-3.

En el partido del adiós de esta primera subserie entre ambas escuadras no hubo un final feliz para los espirituanos y fueron “mordidos” por los “sabuesos” holguineros por tercera vez consecutiva. Cuando el tanteador estaba seis anotaciones por cero en contra de los espirituanos, lograron descontar poco a poco hasta empatar, pero perdieron en las postrimerías del encuentro, esta vez con pizarra de nueve anotaciones por ocho.

Ante estas derrotas se muestra una realidad bien visible: no se puede ganar si errores a la defensa permiten hacer carreras a los contrarios, un ejemplo claro fue en el partido del jueves. Basta decir que en la subserie ante los holguineros, los nuestros cometieron nueve errores y en lo que va de campaña ya acumulan 30 para ubicarse en el último puesto a nivel de país.

El bateo es punto aparte. Si algo positivo mostró esta subserie es que los toleteros mejoraron en relación con otros cotejos particulares al compilar un total de 23 carreras y 35 hits, para sumar en estos tres partidos un average por encima de 300, algo que hubiese resultado suficiente con otra respuesta del pitcheo.

Otro elemento a favor resultó la capacidad para remontar marcadores adversos y salir de abajo para empatar en los tres juegos. Mas, esa mejoría apenas logró llevar el bateo hasta un 241 de average, el decimosexto entre todos los conjuntos.

A todas luces se ve a un equipo desarticulado que, a pesar de tratar de buscar variantes ofensivas, no acaba de encontrarlas y las figuras claves no responden a la hora cero.

Yulieski Gourriel, que anda por los 318 de average, es el único que compila por encima de 300 entre los regulares, y los que más se acercan a esa cifra son Yunier Mendoza con 290 y Frederich Cepeda, que lo hace para 270.

El pitcheo también se ha resentido en el rendimiento, pues ha ascendido hasta los 4,06, promedio que los ubica séptimos.

La tropa de Ruperto Zamora, con balance de ocho victorias y 10 derrotas, se encuentra en el sexto lugar de la zona occidental y está necesitada de mejorar su actuación, si se tiene en cuenta que las estadísticas de estos primeros 18 juegos dejan mucho que desear.

Revertir tal situación es la prioridad del colectivo de entrenadores. ¿Cómo hacerlo?, ahí radica el asunto. Aun cuando la serie es joven y tradicionalmente los Gallos no comienzan bien el primer tercio de competencia, sí necesitan encontrar su rumbo, buscar cómo salir de ese slump colectivo.

Por el momento solo queda esperar y ver si logran picar dentro y fuera de su valla, como nos tienen acostumbrados, para no ser presa fácil dentro de nuestra “fauna” beisbolera nacional.

One comment

  1. Una mala racha la tiene cualquier equipo y aun falta mucho, tengo absoluta confianza en ese equipo y su director así como la capacidad de reacción de este colectivoque es grande, en otras series hemos comenzado mal y al final enderezamos, este año no será una excepción, SIGA LA MARCHA ESPIRITUANOS!!!,

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.