Aumentará producción de posturas de tabaco en semilleros tecnificados

Este tipo de semillero multiplica la producción de posturas.Mediante esta tecnología Sancti Spíritus se propone garantizar cerca del 20 por ciento de la siembra planificada.

La tecnología de los semilleros tecnificados para producir posturas de tabaco, introducida hace dos campañas en el territorio, ampliará en unos 500 canteros más su presencia para la cercana cosecha de la hoja en la provincia de Sancti Spíritus, segunda mayor productora en Cuba de este rubro exportable.

Aunque los vegueros espirituanos mantienen preferencia por los semilleros tradicionales a la hora de obtener las posturas, especialistas locales estiman que para la venidera campaña tabacalera unas 400 hectáreas -el 18 por ciento de la siembra planificada- queden plantadas con las posturas producidas en esta tecnología, que debe sobrepasar los 1 000 canteros de existencia en la provincia y significaría un salto en comparación a la contienda precedente.

En términos prácticos, este semillero se asemeja a un organopónico, el cantero tiene más ancho y menos altura, gualderas laterales, lleva grava debajo para el drenaje y encima materia orgánica, además de la garantía de agua.

Directivos de la empresa tabacalera del territorio exponen que la obtención de materia orgánica, en este caso la cachaza derivada de la producción azucarera, figura también entre las causas limitantes que impiden un mayor avance en el territorio de estos semilleros.

A cada cantero del semillero tecnificado se le estima un rendimiento medio de unas 12 000 posturas, mientras el tradicional promedia unas 3 000; también ahorra fuerza de trabajo porque lo atienden un reducido números de hombres, se obtienen posturas con mayor desarrollo del sistema radicular y se ejerce mejor control fitosanitario, aseveran los especialistas.

Además de multiplicar por cuatro veces el rendimiento en la producción de posturas, esta tecnología ahorra semilla y productos químicos y no requiere de áreas vírgenes todos los años como ocurre con el semillero tradicional.

Con la novedosa tecnología, introducida años atrás en la occidental provincia de Pinar del Río, se reduce el área a utilizar en función de la producción de posturas, reduce el buldoceo, actividad que entraña ahorro de combustible, y esos canteros se pueden utilizar después en otros cultivos que no sean de la familia de la solanácea, como zanahoria y cebolla.

La riega de semillas para ambos tipos de semilleros ocurrirá en septiembre, y no obstante al crecimiento que experimenta el tecnificado, sobre los semilleros tradicionales, que cubrirán esta vez cerca de 130 hectáreas en toda la provincia, de ellas unas 72 buldoceadas, descansa el grueso de la producción de posturas para la siembra de tabaco en la cosecha por delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *