Periódico de Sancti Spíritus

Avanza reunión preparatoria entre gobierno colombiano y FARC-EP

Comandante Iván Márquez, jefe de la delegación de las FARC-EP. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno colombiano continúan  ajustando mecanismos preparatorios para iniciar en La Habana el día 15 la mesa de conversaciones en la que buscarán poner fin al conflicto armado en ese país.

La reunión para facilitar los diálogos de paz y la participación popular comenzó el martes con cuatro voceros del Gobierno de Juan Manuel Santos y dos de la guerrilla.

Según explicó en rueda de prensa el jefe de la delegación de las FARC-EP, comandante Iván Márquez, por parte de la fuerza insurgente hay mucho optimismo y gran expectativa.

Pero, dijo, la gran mesa de paz es en Colombia y esperamos un gran flujo de propuestas de esos colombianos que desean participar y decidir.

En las conversaciones previas al inicio de los diálogos las partes construyen en Cuba, país garante junto a Noruega, “algo así como las normas de funcionamiento”, expresó.

Estamos también abordando un programa de trabajo e intercambiando sobre cómo será la contribución de los diferentes sectores de la sociedad colombiana al proceso, para que lleguen sus criterios, explicó Márquez.

Tras dos años de reuniones exploratorias el gobierno y la guerrilla se alistan para tratar de buscar la paz en un país desangrado por más de 50 años de conflicto.

El pasado 18 de octubre se instaló formalmente en Oslo, Noruega, la mesa de conversaciones que tendrá como primer punto de debate el tema agrario.

La víspera la guerrillera Tanja Nijmeijer mostró su esperanza y confianza en el proceso y recalcó que las FARC-EP entienden la paz con pan, con techo, con salud, con justicia social.

Sobre esa base, afirmó por su parte Márquez, depondremos las armas, si hay justicia y soberanía nos constituiríamos en seguidores de nuestro pueblo para que se consoliden esos logros.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.