Periódico de Sancti Spíritus

Bolivia: Denuncian complicidad de oposición en intento golpista

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García, denunció este miércoles la complicidad del Movimiento Sin Miedo (MSM) y la Unidad Nacional (UN) en el intento de golpe de Estado a la sombra del amotinamiento de policías.
García señaló en conferencia de prensa las declaraciones de los líderes de esos partidos políticos de oposición, como Juan del Granado, del MSM, y Samuel Doria Medina, de UN, quienes a su juicio, mostraron una complicidad hipócrita con el golpismo, al no denunciar de manera clara y transparente cualquier intento de golpe de Estado.
“Ha habido aquí una complicidad hipócrita con el golpe de Estado de parte de los partidos políticos de derecha”, apuntó.
El vicemandatario cuestionó la falta de respaldo a la defensa de la democracia al ratificar que los líderes de la oposición asumieron una posición ambigua.
“Se es demócrata o no se es demócrata, no hay medias tintas con la democracia”, subrayó.
“Esa derecha hipócritamente demócrata, hipócritamente golpista, da pena, la miseria de sus ideas, la miseria de sus proyectos políticos porque no los tiene, se traduce en la miseria de sus acciones políticas. Son una vergüenza, aún para la derecha son una vergüenza, para el país son un desastre”, subrayó.
De acuerdo con García el conflicto policial era el escenario para que esos partidos demostraran si defienden la democracia o están contra la democracia, por lo que los invitó a la reflexión.
“Nosotros pedimos a la clase política, aún de derecha, una actitud firme en defensa de la democracia. No pedimos apoyo al Gobierno, pedimos una posición firme en defensa de la democracia, y lo que encontramos fueron discursos hipócritas, mal articulados, ambiguos. No se puede ser ambiguo con la democracia”, insistió.
El gobierno boliviano y los policías amotinados desde la semana anterior llegaron a un acuerdo este miércoles con el cual, presumiblemente, se superó el conflicto en demanda de una mejora salarial.
La acción policial se inició el jueves anterior cuando un grupo de 30 agentes de baja graduación con pasamontañas y 10 mujeres de la organización de Esposas de Policías tomaron la Unidad Táctica de Operaciones Policiales, desde entonces cuartel general de los sublevados.
Los revoltosos pidieron nivelar sus salarios con los de las Fuerzas Armadas, jubilación con el último sueldo y abrogación de la Ley 101 de Régimen Disciplinario.
García mencionó al menos seis elementos que demuestran el intento de alterar el orden constitucional en el país, a partir de la movilización de esos agentes, influenciados por actores políticos de la derecha.
El también presidente de la Asamblea Legislativa advirtió que ninguno de esos seis elementos son invento del Gobierno, sino para provocar la ruptura del orden interno y del funcionamiento institucional de la democracia en el país.
Los políticos infiltrados se aprovecharon de una demanda legítima de carácter económico de los policías para llevar la situación hacia fases escalonadas de golpe de Estado contra la democracia, manifestó el vicepresidente.
Entre los elementos mencionados destaca la ruptura del Estado democrático por parte de la Policía, toma de instituciones, parálisis del funcionamiento del Gobierno y ataques dinamiteros a la Asamblea Legislativa y el Palacio de Gobierno.
También resaltó la destrucción de equipos de Radio Bolivia con dinamita y el registro de comunicaciones entre policías que planeaban el golpe contra el Gobierno.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.