Concierto memorable de José María Vitier en el reestreno del Teatro Principal

El virtuosismo distinguió la presentación de José María Vitier en Sancti Spíritus.El destacado pianista y compositor cubano recorrió su amplia creación musical, incluida su producción para el cine.

Ninguna melodía desata el ego espirituano como Pensamiento, himno de amor y de identidad con que el pianista y compositor cubano José María Vitier inició este lunes su concierto en el Teatro Principal, que marcó el reestreno de ese coliseo, luego de una reparación integral.

No olvidó el creador de una vastísima obra para el cine, la televisión y el teatro, que pisaba suelo eminentemente trovadoresco y le regaló a esta villa y, en particular a Rafael Gómez Mayea (Teofilito) una versión de Pensamiento hija de la contemporaneidad y de la intimidad más plena.

No olvidó tampoco el autor de esa pieza monumental bautizada como Misa cubana que pisaba tierra de pasacalles y le incorporó los primeros compases de Si tú pasas por mi casa, de Gerardo Echemendía (Serapio), a una versión bien propia de La Comparsa, nacida hace 100 años y considerada la primera obra de trascendencia del maestro Ernesto Lecuona.

Lo cubano en la música, en esos términos podría resumirse la presentación de José María Vitier, hijo de los sobresalientes intelectuales cubanos Fina García Marruz y Cintio Vitier, autor del imprescindible texto ensayístico Lo cubano en la poesía.

“Quienes vienen a mis conciertos encontrarán música cubana llena de influencias, que busca la emoción de las personas”, sostuvo Vitier en diálogo con la prensa, horas antes de su presentación.

Por ello, en la primera parte de la actuación llegaron temas como Contradanza festiva, Tempo habanero, de donde brota jazz por los cuatro costados, y Mercedes, cuya versión no traiciona las esencias rítmicas del también ilustre Manuel Corona.

Conocedor de exigentes auditorios en Francia, Estados Unidos, Canadá y España, entre otras naciones, Vitier reservó para la última parte del concierto un homenaje al cine cubano y, en especial, a varias figuras femeninas emblemáticas del séptimo arte, entre estas Daisy Granados, Adela Legrá, Eslinda Núñez, Isabel Santos y Beatriz Valdés.

Acompañado, igualmente, por la proyección de imágenes, editadas por el actor y director Jorge Perugorría, interpretó temas de la banda sonora de las películas Salón México (1995), Un señor muy viejo con alas enormes (1986), El siglo de las luces (1992) y Fresa y chocolate (1993), en una noche que muchos ya califican de memorable en el Teatro Principal.

One comment

  1. Alberto Marin R.

    Jamas ningun comentario mio ha sido publicado en ese periodico, ni respondido a mis preguntas, pero sigo firme.
    Seria bueno que para los espirituanos ausentes publicaran alguna foto de como quedo el interior del teatro, y alguna descripcion del mismo.
    En el 1958 se hizo una «modernizacion» del teatro que fue un desastre. Se logro recuperar ahora algo del estilo original?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *