Periódico de Sancti Spíritus

Daniel Ortega ratifica vocación pacifista del gobierno de Nicaragua

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ratificó este miércoles la vocación pacifista de su gobierno y su disposición a continuar respetando el Derecho Internacional.

No queremos que corra más sangre por Centroamérica, queremos paz, estabilidad, seguridad, eso es lo que quieren nuestros pueblos, afirmó, durante el acto de reconocimiento a los graduados del cuarto curso anual de Defensa y Seguridad, realizado en la capitalina Casa de los Pueblos.

A partir de 1979 Nicaragua se insertó en la comunidad internacional en la lucha por la paz, la seguridad, por el bienestar, pero también contra la pobreza y otros males en su territorio, para que no se vuelvan a presentar hechos bélicos que involucren al pueblo nicaragüense, expresó.

Recordó la guerra impuesta por Estados Unidos, que obligó a los nicaragüenses a defenderse no solo en el plano militar y aludió a distintas demandas presentadas por este país en la Corte Internacional de Justicia CIJ), en particular a la que derivó en una sentencia, en virtud de la cual Washington fue precisado a detener su política militarista contra Nicaragua y a indemnizar a su pueblo.

Indemnización a la que no hemos renunciado, remarcó el gobernante, quien contrastó la desatención de Estados Unidos a los fallos de la CIJ con el acatamiento de estos por parte de las naciones empobrecidas.

Países tercermundistas como nos califican, naciones bananeras como nos descalifican, dan ejemplo de respeto al Derecho Internacional, mientras grandes potencias desatienden la ley, cuestionó.

En ese sentido reconoció la actuación de sus pares Mauricio Funes (El Salvador) y Porfirio Lobo (Honduras) frente a la situación en el Golfo de Fonseca, zona compartida con las naciones representadas por ellos.

Evaluó la reunión sostenida la víspera sobre el tema, en la cual participaron los tres mandatarios, como una demostración del respeto de los más pobres a las normas del Derecho Internacional.

Ratificó la importancia de preservar la paz en esa área, considerada uno de los mejores puertos del mundo.

Necesitamos convertir al Golfo de Fonseca en una zona de paz y desarrollo, no de pobreza y exclusión, añadió.

Nunca en la historia de la humanidad se había presentado un drama como el que hoy vive el planeta Tierra, sentenció y abogó por el consenso global para articular una política que de futuro a la especie humana.

Criticó la inseguridad que el capitalismo provoca, y llamó “política de muerte” a la aplicada contra los países árabes, pasando por encima del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Ortega alentó a dialogar sobre estos temas, a partir del respeto a la pluralidad, y manfiestó su confianza en lograr la convergencia de opiniones con Colombia para profundizar en la cooperación en la lucha contra el narcotráfico y de otros tipos en el territorio compartido en el mar Caribe.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.