El pueblo acompañó a Chávez en el cierre de su campaña electoral

Chávez es hoy el líder indiscutible de la mayoría de los venezolanos.Con una concentración que llenó de pueblo las principales arterias de Caracas, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cerró este jueves la campaña electoral por su reelección.

Poseedor de una personalidad atractiva y carismática alimentada desde su más tierna infancia por los más genuinos valores y costumbre populares, Chávez es hoy el líder indiscutible de la mayoría de los venezolanos, que lo siente y lo recibe como uno de los suyos.

Dicharachero, cantor, cuentero y orador incansable, este hijo de Sabaneta, pequeña población de los llanos de Barinas, donde nació el 28 de julio de 1954, vino a Caracas con la ilusión de convertirse en estrella del béisbol profesional, pero terminó ingresando -en 1971- en la escuela militar, una decisión que cambió completamente el rumbo de su vida.

Cuatro años después egresó como subteniente y licenciado en Ciencias y Artes Militares e inició una prometedora carrera en la entonces Fuerza Armada Nacional, en la que alcanzó, en 1990, el grado de Teniente Coronel, lo cual le permitió recorrer y conocer los más recónditos sitios del país y la crítica situación en que sobrevivían millones de venezolanos.

Militar de los pies a la cabeza y al mismo tiempo ferviente admirador y seguidor del pensamiento y la obra del Libertador, Simón Bolívar, realizó también estudios de postgrado en Ciencias Políticas, que estructuraron y sistematizaron sus tempranas inquietudes políticas y sociales.

Fueron ellas precisamente el origen de la fundación en 1982, junto con otros oficiales del cuerpo castrense, del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200), en el entorno de una deteriorada situación sociopolítica en el país, que condujo, en 1989, a la explosión popular conocida como El Caracazo.

La Venezuela de las décadas de los años 80 y 90 se caracterizó por el agotamiento del modelo neoliberal instruido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y entronizado por gobernantes venales y corruptos, que llenó el país de millones de pobres, a pesar de las inmensas riquezas generadas por la explotación petrolera.

Es en ese escenario en el que lidera, el 4 de febrero de 1992, una rebelión cívico-militar contra el presidente de turno, el socialdemócrata Carlos Andrés Pérez, que terminó en un fracaso, pero que con el «por ahora» pronunciado por Chávez al asumir públicamente la responsabilidad por esa acción se convirtió en el punto de partida de un proceso político que cambiaría al país.

Tras su victoria en las elecciones del 6 de diciembre de 1998 y la asunción del gobierno en febrero del año siguiente, los acontecimientos se sucedieron con inusitada rapidez.

Un referendo constituyente, la elaboración de una nueva Carta Magna en sustitución de la de 1961 y su aprobación por el Parlamento el 15 de diciembre, marcaron el primer año de gobierno y crearon las bases de un profundo proceso de reformas políticas, económicas y sociales que continúa hasta hoy.

Sin embargo, la batalla política era intensa, pues las medidas ejecutadas por el gobierno para afianzar la soberanía y consolidar la independencia, entre ellas la Ley de Hidrocarburos de 2001- dirigida a recuperar los recursos derivados del petróleo- soliviantaron en su contra a los sectores más acomodados del país, que contaron entonces -al igual que ahora- con el respaldo de Estados Unidos.

El efímero golpe de Estado de abril de 2002 y el paro petrolero de finales de 2003 y principios de 2004 fueron los intentos más graves de la oligarquía venezolana, asociada a intereses foráneos, de tratar de librarse de Chávez y de recuperar el control del país, frustrados por la resistencia popular y de la mayor parte de los militares.

Tras superar el referendo revocatorio promovido por la oposición en 2004 y ser reelegido en los comicios presidenciales del 3 de diciembre de 2006, Chávez emprendió el período de gobierno 2007-2012 con un creciente apoyo de la mayor parte de la población, que lo ve como el líder que les sacó de la sempiterna exclusión y les cambió la vida.

Es así que el segundo de los seis hijos de Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, ambos maestros de educación primaria, quien de niño vendió por las calles de Sabaneta los sabrosos dulces de papaya conocidos como arañas, se propone emprender nuevos retos a partir del 2013.

Vital, enérgico y con sus habilidades políticas de siempre, Chávez parece haber dejado atrás el cáncer que tuvo en vilo a casi todo el país y a buena parte del hemisferio durante cerca de un año y se apresta a renovar su mandato en las elecciones de este domingo 7 de octubre.

Se trata, ha dicho, de consolidar la independencia y continuar la construcción de un modelo socialista adaptado a las condiciones específicas de Venezuela, propósitos que, sin dudas, son avalados por las multitudes que desbordaron hoy las calles de Caracas.

One comment

  1. Se refleja la grandiosa voluntad ejercida en beneficio de todo su pueblo donde todos ellos son iguales para los ojos CHAVEZ y su indiscutible y total fidelidad incondicional a la patria de BOLIVAR por lo que no hace tanta falta decir cuanto de valor humano social virtuoso moral y digno hay dentro del COMANDANTE CHAVEZ por eso y muchas otras virtudes el pueblo BOLIVARIANO hubo de seguir al PRESIDENTE CHAVEZ por todas las calles de caracas al justo reconocimiento en conjunto pues la creatividad y originalidad de CHAVEZ son temas de valores positivos innato y vanguardia. Lazaro izquierdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *