En fase de edición Diccionario de autores de la Literatura Infantil Cubana

“Además de los géneros canónicos se han incluido también los de divulgación”, aclara Ramón Luis Herrera.Con el sello de investigadores espirituanos, Mirta Estupiñán y Ramón Luis Herrera, verá la luz, en la próxima Feria Internacional de Libro, este texto único de su tipo en la nación.

Bajo la mirada exhaustiva del prestigioso editor cubano Esteban Llorach será publicado el Diccionario de autores de la Literatura Infantil Cubana, texto que sistematiza una valiosa información que incluye desde los orígenes de la literatura en la isla hasta la irrupción de los escritores contemporáneos.

El libro, escrito a cuatro manos por los profesores e investigadores espirituanos Mirta Estupiñán y Ramón Luis Herrera, pretende, además, servir de material de consulta no solo para escritores y especialistas de la lengua, sino también para maestros, alumnos, bibliotecarios y padres.

“Comenzamos a trabajar en él desde la década del 90, primero como una base de datos y luego con otros horizontes. Ya en el 2007 lo presentamos a la Editorial Gente Nueva y ahora entregamos una versión hasta el 2012, creo que difícilmente haya sido preparado en Cuba un diccionario que se haya esforzado tanto en la actualización. Esa es la que se está procesando editorialmente para publicar este año y debe estar lista para la próxima Feria Internacional del Libro”, afirma Ramón Luis Herrera.

El autor y también escritor espirituano asegura que recopilar tal información no ha estado exento de riesgos y descalabros. Según sostiene, “ha sido muy complejo, porque con facilidad se puede quedar alguien fuera, máxime que en Cuba hay una gran dispersión de la labor editorial, después de las editoras territoriales, y no siempre los libros se socializan ni los catálogos se publican a tiempo. No obstante, hemos sido muy cuidadosos en la inclusión y la actualización, pues recoge datos que no figuran en ningún otro libro”.

Acaso por tal singularidad, el volumen sobresale por ser el único texto de su tipo existente hasta el momento en la isla, donde se ha intentado dejar fe de la práctica literaria cubana dedicada a los niños.

Aun cuando el diapasón de datos termina en el 2012, Ramón Luis Herrera asegura que todavía no tiene punto final: “Este es un trabajo en marcha, pues los juicios de los lectores y la crítica que tenga el diccionario puede ayudar mucho para sus futuras ediciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *