Periódico de Sancti Spíritus

Gallos en la presión del sprint

Con el triunfo del martes Ismel se acercó a las 100 victorias en Series Nacionales.Aunque después de las dos actuaciones del debut algunos ansiaban la barrida, convengamos en que los Gallos tuvieron un inicio al revés, hasta con el gazapo de la doble S (invertida) en sus gorras.

No por la victoria 2-1 frente a Cienfuegos, uno de los fuertes, ni tampoco por comenzar con la seña del triunfo. Al revés, sobre todo, por la respuesta general de sus bates que, como se sabe, comienzan dormidos y ahora despertaron ante uno de los mejores staff de pitcheo de la serie, con 34 hits. Como distinciones, dos regalos monticulares de Ismel Jiménez y Ángel Peña y buenos augurios de los trinitarios Omar Guardarrama, Yondry Matos y Javier Vázquez.

La defensa se sumó a la tónica del torneo en sus inicios, pues 59 errores parecen demasiados para 25 partidos, ¿será presión generalizada?

Mas, una subserie no decide un campeonato y mientras los Gallos se ocupan de sacarle buen provecho al cotejo que inician este sábado ante el cabizbajo campeón avileño, lo invito a jugar a los pronósticos.

Es un hecho que más de un aficionado excluye a los espirituanos entre los que pasarán las ocho aguas calientes de la primera fase. Lo hacen, fundamentalmente, por su historia. Conocedora de ello, arriesgo mis pronósticos y los incluyo en ese club, tanto  por la calidad de sus integrantes como por la debilidad de no pocos elencos, aunque ya se sabe que no hay enemigos pequeños.

No es ese elemento el más preocupante. El viejo diseño permitía recuperarse en los finales y en 10 ocasiones los Gallos lograron clasificar con mayor o menor holgura. Ante la nueva exigencia todos deben adaptarse, sin sacar historias del pasado que ya no cuentan.

Tampoco los ocho novatos que le hacen lucir, en papeles, un elenco más débil. Las inserciones apenas tocaron su médula y solo habrá que estar pendientes de los hombres que deben secundar a Eriel Sánchez en la receptoría.

Desde mi perspectiva, el problema se centra en el sprint que supone una lid que no es ya una maratón. Es como la carrera de los 100 metros planos, donde una arrancada en falso o tardía puede pesar toneladas en la meta.

¿Y qué es la primera fase sino un play off de 45 juegos? He ahí el mayor reto de los espirituanos: aprender a jugar bajo presión, uno de los obstáculos que los ha hecho caer una y otra vez, lo cual denota falta de competitividad. Cierto es que algunas ausencias pudieran pesar en el orden ofensivo y defensivo. No obstante, desde el primero hasta el sexto, incluso el séptimo turno, tienes potencialidades que otros envidian.

Si el pasado año con un defensa endeble, una ofensiva venida a menos y un pitcheo sobre la media el conjunto alcanzó su boleto, ¿qué puede pasar ahora si este engranaje funciona diferente?

Habrá que estar atentos al box. Ismel no puede asumirlo todo, máxime si deberá ser sometido a más trabajo por la urgencia de ganar. Debe ser mayor el aporte de Ángel Peña, Noelvis Hernández y Yamichel Pérez. Por cierto, aunque una salida no cuenta, ¿hasta dónde será factible arriesgar las aperturas con Yamichel, a quien el pasado año no le pudo ir peor: un triunfo y ocho reveses y 5.05 de Promedio de Carreras Limpias en toda su carrera?

Mucho más protagonismo tendrán los relevistas, que deben salir con mayor regularidad ante la reglamentación de los 100 lanzamientos para cada abridor. Al menos en la primera salida Aragón estuvo atento a los cambios, como también comenzó temprano a darle calor a su banco, que en la campaña pasada tuvo un mayor accionar, más por necesidad de sustituir a muchos lesionados que por estrategias preconcebidas.

Sobre el terreno echaron a rodar varias interrogantes: ¿será capaz Yovani Aragón de insuflarle al equipo la combatividad que defendió como jugador? ¿Podrá ahuyentar esa modorra colectiva que les mella por rachas? ¿Logrará, en fin, exprimir a cada una sus mejores armas en interés colectivo? El plazo para las respuestas vence en enero.

Para entonces tal vez hasta el gazapo de las “SS”,  que puso en entredicho hasta el sistema de calidad de la industria deportiva, al decir de una forista de Escambray, sea una premonición, como lo remarca ahí mismo Lianet Escobar: “Ahora entiendo por qué las cosas les están saliendo tan bien a los Gallos”.

Según la máxima dirección de deportes en la provincia, que intercedió por el error desde la misma ceremonia de abanderamiento, los encartados en el asunto reconocieron su desliz y están dispuestos a enmendarlo, aunque no se sabe para cuándo.

Hacia dentro de la afición el gazapo cala más allá de la gorra. Para Gallina, una activa forista, “Si el gazapo, imperdonable por cierto, es la razón, entonces que no se lo arreglen” y para Oscar: “Ojalá sea un buen augurio, al revés o al derecho, tienen que poner en alto en esta serie las dos S”.


Comentarios

Una respuesta to “Gallos en la presión del sprint”
  1. Gallina dice:

    Creo que en general la subserie nos dejó buenas sensaciones, aunque algunos, como esta servidora, siempre les exijan más a sus jugadores. Sigo pensando y menos mal que Elsa se pronuncia al respecto, que Yamichel no da la talla como abridor, creo Socarrás o el mismo Vazquez (si es cuestión de buscar a un zurdo) pueden ser utilizados como 3eros o 4tos abridores del conjunto y con mejores resultados. El mismo Socarrás es un muchacho joven que ya tiene experiencia y que se le ve con condiciones pero nunca ha asumido ese rol con estabilidad. A todos los q siguen a los gallos les digo, el día que se nos vayan todo los “viejitos”, más la familia Gourriel, vamos a pasar las de Caín porque no hemos preparado a más nadie. A Séfer, Baguet, Guillermo, Angel Luis, por solo mencionar algunos, hay q irlos recuperando y probando, aunque este formato sea malo para esto. Sosa ha pedido ser abridor, hay talento para escoger, creo que si un área tiene relevo es el picheo. Pa’lante entonces queridos plumíferos, y suerte Aragón, en una escala del 1 al 10, te sacaste un 9 en este estreno.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.