Periódico de Sancti Spíritus

Grupo de acción para Siria propone gobierno de transición

Una reunión ministerial del llamado Grupo de Acción para Siria propuso este sábado en Ginebra crear un gobierno de transición en ese país árabe, donde participen miembros del actual ejecutivo y representantes de la oposición.
La elección de las personas que lo formarían debe contar con el consentimiento mutuo de las partes, según el plan presentado por el enviado especial de la ONU para Siria, Kofi Annan, y suscrito por los países miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas.
Si bien Rusia y China aceptaron la iniciativa, advirtieron que esa instancia sólo puede ser impulsada por los sirios, sin imposiciones externas, ni amenazas de un eventual uso de la fuerza por parte de Occidente.
“Gente del exterior no puede tomar decisiones para el pueblo sirio”, dijo el ministro chino de Relaciones Exteriores, Yang Jiechi.
En igual sentido se pronunció su homólogo ruso, Serguei Lavrov, quien manifestó su satisfacción porque se consiguió mantener la posibilidad de que la actual administración de Damasco pueda participar en un eventual gobierno de transición.
“Hemos logrado que no haya condiciones para el inicio del proceso de transición, que nadie sea excluido”, dijo Lavrov.
Sin embargo, en conferencia de prensa luego de la reunión, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, declaró que el acuerdo adoptado este sábado “abrió la vía a la era post Asad”.
Estados Unidos y los países de Europa Occidental insisten en aumentar las sanciones contra el gobierno sirio y en provocar la salida del poder del presidente Bashar al-Assad.
Poco antes del encuentro de este sábado, el presidente sirio advirtió que su país no aceptará ningún modelo para la solución a la crisis proveniente del extranjero.
En la reunión participaron los ministros de asuntos exteriores de Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido, así como de Turquía y varios estados de la Liga Árabe.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.