Mallas electrosoldadas ganan altura en Sancti Spíritus

Las mallas electrosoldadas son eficaces en las cubiertas de poliespuma. Un incremento en el ritmo de fabricación de mallas electrosoldadas marcan el quehacer de la Planta de Hormigón Ligero de Sancti Spíritus, que cerró el primer trimestre del 2012 con producciones por encima de lo planificado en este renglón.

De acuerdo con informaciones ofrecidas a Escambray por Guillermo Cepeda, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB), perteneciente a la Empresa de Materiales de la Construcción, al cierre de marzo se fabricaron unos 16 500 metros cuadrados de esa armazón, lo que constituye su mejor producción para etapas similares desde que se puso en marcha en el 2008, gracias a la reanimación a la que fue sometida la planta.

El material, uno de los más demandados entre los organismos constructores del territorio, tiene como principal destino obras de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y la Vivienda y su empleo, en lugar de la tradicional y común cabilla, reporta el ahorro del acero en fundiciones y cubiertas y acorta el tiempo de ejecución de las obras.

Actualmente se encuentran en funcionamiento las dos máquinas que elaboran mallas de diferentes grosores con una capacidad instalada de alrededor de 300 diarias, aunque hoy apenas fabrican 80, lo requerido para alrededor de15 viviendas aproximadamente, toda vez que son elementos fundamentales para los popularmente conocidos techos de poliespuma.

El directivo explicó, asimismo, que en el país sólo existen dos industrias dedicadas a este tipo de producción, aunque, a diferencia de su similar en Minas, Nuevitas, esta cubre hasta 5,4 metros y es muy fácil de manipular, además de que por el tipo de máquina es posible cubrir espacios de 10 centímetros hasta un metro, según el pedido de los clientes y en dependencia de la medida del acero, que puede ser de producción nacional.

“Anteriormente -explica Cepeda-, uno de los mayores problemas era la falta de materia prima, tropiezo que no enfrentaremos este año ya que hoy tenemos en fábrica lo necesario para los próximos meses”. Esto, acotó, ha permitido utilizar simultáneamente las dos líneas de mallas e incrementar el ritmo productivo, lo cual repercute en los resultados que actualmente tiene la planta, con utilidades que sobrepasan los 220 000 pesos.

Aunque la industria yayabera intensifica por estos tiempos la conformación de mallas, su producto líder es el mortero cola. Si bien en etapas anteriores se lograban alrededor de 30 toneladas por jornada, hoy tiene una producción deprimida debido a la escasez de uno de sus principales componentes, el adhesivo, y de envases, aun cuando sigue siendo de gran aceptación en el mercado internacional y altamente demandado para las obras del Turismo por la eficacia del material en la colocación de pisos y gres cerámico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *