Miguel Barnet en Jornada de la Poesía Cubana

“Me han sacado todos los demonios de papelería y burocratismo que últimamente invaden mi alma”, refirió Barnet al concluir su lectura. El escritor, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), compartió con los asistentes y leyó parte de su obra.

El autor de Biografía de un Cimarrón y Canción para Rachel visitó Sancti Spíritus para asistir a la XXIII Jornada de la Poesía Cubana, la cual calificó de “un hecho trascendente, muy noble y necesario,  porque toda unión, toda concertación de la poesía, en medio de sus matices y sus tendencias es un fruto a saborear, a disfrutar y a vivir”.

En declaraciones a Escambray, el presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba señaló: La poesía es la salvaguarda de la memoria, de la cultura, de las tradiciones, de nuestro patrimonio intangible y eso nos hace mejores, nos enriquece. Yo creo que es muy noble esta jornada, por eso es que asistí aunque sea por unas horas a darles mi apoyo a los jóvenes poetas de aquí y a los que no son tan jóvenes también y son los que mantienen el cetro de lo que para mí, con perdón de otros, es el género mayor: la poesía.

Durante su estancia leyó poemas de los asistentes y participó en la conferencia Virgilio: la resistencia como poética, donde los autores Pedro Yanes, Yamil Díaz, Yanetsy Pino e Ileana Álvarez teorizaron acerca de la obra de este prolífico creador de la literatura cubana.

Sobre su estancia en tierras espirituanas, Barnet, autor además de Oficio de Ángel y La vida real refirió: siempre me conmueve el creciente y bullicioso espíritu de creatividad y de efervescencia vital que hay en esta ciudad. Me gusta mucho Sancti Spíritus porque desde que llego veo mucha gente alimentándose del alimento más esencial, del único, que es la vida”.

Miguel Barnet, galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 1994, posee una extensa obra como poeta: La piedrafina y el pavorreal (1963), Isla de güijes (1964), La sagrada familia (1967), Orikis y otros poemas (1980), Carta de noche (1982), Mapa del tiempo (1989) y Poemas chinos (1993), entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *