Fomento multiplica desarrollo de los frutales

Javier Correa, productor de Regencia Nacional en la Agricultura Urbana.Pocos lugares de Cuba compiten con Fomento en la producción de viveros, una tradición que suma años, ha multiplicado su extensión y convierte las posturas de frutales en uno de sus platos fuertes.

Sobre esa potencialidad agrícola y humana se asentó la constitución, en septiembre del 2009, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Mártires de la Familia Vienes, bajo la premisa de explotar principalmente esta línea productiva.

Entonces se agruparon 26 fincas con 47 socios de diversos lugares del municipio. “Se escogieron los productores de avanzada en el giro del frutal y que a su vez eran viveristas, algo fundamental para este cultivo, porque en la propia área está la postura; quizás sea eso lo que marque la diferencia de Fomento con otros territorios”, expone Osvaldo Cancio, presidente de la CCS.

En franco desarrollo las plantaciones sobrepasan actualmente las 130 hectáreas, donde predominan los sembrados de frutabomba, guayaba, aguacate, mango y plátano.

A LA ESPERA DEL AGUA

“En abril del 2010 esto era un cañaveral”, explica Orelvis Iglesias, productor beneficiado con la entrega de tierra a través del Decreto-Ley No. 259. “En dos años hemos transformado el área y hoy tenemos piña y 14 000 de frutales permanentes, entre mango, frutabomba, guayaba, aguacate y limón”.

“Estamos apretados con el agua -afirma Orelvis-, los frutales en secano dan poco rendimiento y te puedo decir que se le está cayendo la flor a la frutabomba y se ha dañado también la guayaba. Es verdad que ha llovido mucho, pero en esta zona hemos estado después días y semanas sin que caiga una gota de agua y la producción no va a hacer como pensábamos”.

La creación de la cooperativa incluyó proyectos para el riego de agua, refiere Osvaldo Cancio, “y hasta ahora no nos ha entrado ningún sistema, situación que pone en riesgo el rendimiento, la producción y hasta la supervivencia de algunas plantaciones, como puede ser el caso de la frutabomba”.

El programa de frutales de Fomento se montó a partir de la creación de fincas integrales por un Proyecto ALBA -expone Noelvis Cañizares, especialista en la subdelegación provincial de Cultivos Varios-, los estudios, proyectos de riego y avales están en poder del Grupo Frutícula Nacional, perteneciente al Ministerio de la Agricultura, y en fecha reciente esa estructura rectora del desarrollo de los frutales informó que esos sistemas deben entrar al país como parte de las inversiones en este frente el próximo año”.

Si los frutales están establecidos para destinos bien definidos: sustitución de importaciones, industria y venta a la población, se impone seguir de cerca este programa, pues aunque la provincia no tiene decisión a la hora de asignar los financiamientos a los sistemas de riego, valdría la pena estabilizar los espacios ya fomentados, antes de abrir nuevos frentes de estos cultivos.

LA FÓRMULA DE JAVIER CORREA

En la zona de El Ñame, paraje del emblemático ganadero Pedro Acosta, quien fuera más conocido como Pedro cero por ciento, el productor Javier Correa sienta credenciales en la explotación de la tierra. Cultiva tabaco, ceba toros, entrega leche y produce frutas, estas últimas en tal diversidad que ostenta la categoría de Referencia Nacional en el Movimiento de la Agricultura Urbana.

“Aplico mi propia fórmula para buscar más rendimiento; siembro dos matas de aguacate en el marco de un metro y si en 70 cordeles iba a tener 800 matas, pues siembro 1 600 y la producción es mayor.

“He sido campesino toda la vida -afirma- y lo que hago es aprovechar al máximo el suelo (40 hectáreas), intercalar los cultivos y plantar variedades de frutas. Recojo el estiércol del ganado y ligado con otros abonos se lo echo a las matas; a mí no me gusta aplicarle herbicidas a los frutales, eso siempre atrasa la planta y contamina; la guataca y el machete, es lo mejor”.

A punto de completar su tercer año de vida, la CCS Mártires de la Familia Vienes enseña reales potencialidades para convertir a Fomento en un territorio puntero en el aporte de frutas, mas ese prometedor programa agrícola puede quedar a mitad de camino si no recibe el empuje final, en este caso, el agua.

“Teníamos los viveros, nos dieron la tierra y se formó la Cooperativa -subraya el Osvaldo Cancio, el presidente-, empezamos a explotar a los terrenos, hemos avanzado mucho en la siembra, e incluso, con variedades de frutas para la exportación, pero es clave que se concrete el riego para consolidar este polo productivo que ya es una realidad y está listo para producir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *