Ratifican calidad de almohadillas sanitarias producidas en fábrica espirituana

Las producciones de MATHISA satisfacen a más de 1 323 800 clientes. (foto: Vicente Brito)Las producciones de MATHISA se destinan a las provincias desde Matanzas hasta Las Tunas y constituyen uno de los renglones subsidiados por el Estado cubano.

 

Las marcas de almohadillas sanitarias que bajo el nombre de Pétalos y Mariposa se producen en la fábrica de Sancti Spíritus son las únicas del país avaladas por las Normas de Calidad ISO-9001 en este tipo de surtido. Tal acreditación le fue conferida cuando contaban con una tecnología mas atrasada por el año 2009; pero en reciente auditoria encabezada por la Dirección Nacional de Normalización, se ratificó la condición.

Según explicó a Escambray Keti Martín Viciedo, especialista en Gestión de la Calidad en la Unidad Empresarial de Base (UEB) MATHISA Sancti Spíritus, las producciones de esta industria se destinan a la red de farmacias de Salud radicadas en las provincias desde Matanzas hasta Las Tunas y constituyen uno de los renglones subsidiados por el Estado cubano.

Añadió la especialista que existen en la isla otras dos fábricas: la de La Habana y Bayamo, que cubren la demanda de Occidente y Oriente; en tanto la nuestra, satisface a más de 1 323 800 clientes.

La UEB MATHISA cuenta con tres máquinas de última generación capaces de fabricar 1 800 paquetes por hora, y su colectivo, mayoritariamente joven, trabaja todos los días en dos turnos de 12 horas.

Las almohadillas sanitarias constituyen uno de los renglones subsidiados por el Estado cubano.(foto: Vicente Brito)Alega la propia fuente informativa que para certificar la calidad del producto por las Normas de Calidad ISO-9001 se realizó un muestreo al azar entre la población femenina de Yaguajay, municipio escogido por la comisión nacional.

Destacó, además, que para otorgar tal condición se tuvo en cuenta la calidad de la materia prima, las entregas en almacén, los ensayos con los productos y los resultados del muestreo en laboratorios de control de la calidad pertenecientes a la Unión Textil, del Ministerio de la Industria Ligera, entre otros indicadores.

“Se trata de un riguroso control -acotó la especialista-, donde deciden la revisión in situ, el cálculo de peso de las almohadillas, longitud, anchura, capacidad de absorción y cumplimiento de las normas higiénico-sanitarias que se exigen para este tipo de surtido”.

One comment

  1. Las mujeres de las diversas ciudades y provincias donde reciben este producto factible y esencial femenino son las mejores pruebas y testigos del buen gusto laboral en el que se encuentra la responsabilidad la voluntad y el deseo verdadero de hacer de la calidad un notable acto de bienvenida a la cordura laboral con extra calidad tomadas de las excelentes buenas culturas mercantiles aprendidas en el dominio de la calidad y excelencias en este centro laboral especializada en almohadillas sanitarias que sin lugar a dudas el sentido de valores donde la pertenencia les hace ganar ratificar y mantener sus condiciones en la alta calidad ratificada por los especialistas competentes. Lazaro izquierdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *