Reparará la Agricultura pequeñas represas dañadas por las lluvias

Los trabajos permitirán recuperar el almacenamiento de agua y la seguridad de la obra.Se propone la Agricultura espirituana iniciar en julio la reparación de las obras de almacenamiento de agua dañadas por las lluvias de mayo.

Tras un levantamiento inicial que permitió identificar los daños ocasionados por las intensas lluvias de mayo en 80 tranques de la infraestructura agropecuaria, la Agricultura en Sancti Spíritus delinea la estrategia recuperativa de estas obras, sobre la base de integrar los estudios técnicos con las acciones de reparación a fin de restablecer la vitalidad de esos pequeños espejos de agua con garantías para su seguridad.

Juan Nazco González, subdelegado de Mecanización del ramo en este territorio, precisó a Escambray: “El sector se ha preparado para comenzar en julio los trabajos de reparación de los tranques dañados, inicialmente en aquellas obras donde las condiciones lo permitan, mientras en otras habrá que esperar a que disminuya el nivel del agua y de las corrientes de los cauces”.

“Para tal empeño -acota el directivo-, la provincia cuenta con el equipamiento y el Ministerio de la Agricultura nos dará a partir de julio un apoyo de combustible; en tanto, cada unidad productora dueña del tranque asumirá los gastos que, de forma total, en la provincia demandará unas 80 toneladas de combustible, a razón de una tonelada promedio por cada obra, y alcanza un costo en valores cercano a los 700 000 pesos”.

La estrategia recuperativa de esta infraestructura, necesaria para diversos fines agropecuarios, lleva aparejado concluir los estudios técnicos de cada tranque dañado, toda vez que predominaron las roturas en las cortinas y aliviaderos.

“La comisión de estudio, integrada por especialistas de la Empresa de Talleres, Desmonte y Construcción y de la entidad de Proyectos Agropecuarios (antigua ENPA), determinará en cada lugar la magnitud de las labores reconstructivas a realizar teniendo en cuenta puntualmente el nivel de las avenidas de agua”, expone Juan Nazco.

La Agricultura en la provincia identifica en su patrimonio 43 micropresas, denominación dada cuando los volúmenes de agua a embalsar oscilan entre 300 000 metros cúbicos y 3 millones; ninguna de esas obras sufrió afectaciones de envergadura, en tanto, pueden almacenar de conjunto unos 24 millones de metros cúbicos de agua. El sector registra también más de 350 tranques (la capacidad es inferior a los 300 000 metros cúbicos) y mayormente esos 80 que no soportaron las grandes avenidas provocadas por las lluvias de mayo último, se localizan en los municipios de Cabaiguán y Taguasco.

Asociado al colapso de estas decenas de espejos de agua se impone además restablecer la disciplina, considerando que no pocos tranques fueron edificados sin los permisos y requerimientos técnicos establecidos y, si bien varios de los que fueron afectados llevaban décadas de explotación y habían soportado hasta ahora todas las avalanchas de agua, nada justifica en este campo construir sin proyecto y sin la aprobación de Recursos Hidráulicos, el organismo rector de la actividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *