Videojuegos, nueva herramienta de subversión contra Cuba

El departamento de Estado adjudicará 4, 2 millones de dólares a organizaciones que desde EE.UU. viven del negocio de la subversión contra Cuba. Uno de los programa exige la creación de videojuegos.

El próximo 30 de septiembre el Departamento de Estado espera adjudicar 4,2 millones de dólares a organizaciones que desde los Estados Unidos viven del negocio de la subversión contra Cuba, revela este viernes el periodista Tracey Eaton en su blog.
Uno de estos programas exige la creación de videojuegos que fomenten el consenso en torno a Washington, en particular entre los jóvenes. Como en otras partidas del gobierno norteamericano para operaciones ilegales en Cuba, esta se concentra en inversiones destinadas a fomentar el uso de nuevas tecnologías solo en aquellos que obedezcan al cambio de régimen que EEUU promueve en la Isla.

He aquí un desglose de los 4,2 millones que promete el gobierno de los EEUU:

“Derechos humanos”: 1.050.000 dólares. Destinado a “mejorar la capacidad” de los que se dedican a denunciar “violaciones” y sus fuentes (”observadores”), especialmente para individuos que viven fuera de La Habana.

Medios de comunicación social: $ 750.000. Equipar a activistas (los vinculados a la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana) y otros ciudadanos con herramientas para denunciar y detectar “violaciones de los derechos humanos y corrupción”. Trabajarán con periodistas de investigación (en EEUU) que desarrollarán, con esta información, historias sobre tendencias y casos.

Jóvenes y tecnología: 700.000 dólares. Involucrar a los jóvenes, especialmente en el tema “del futuro de Cuba” a través del uso innovador de la tecnología, incluyendo las redes sociales. Uso de los juegos de video para promover “el compromiso cívico”.

“Libre mercado”: $ 700.000. Mantener debates sobre temas económicos para impulsar la demanda de reformas.

“Libertad de expresión”: $ 1.000.000. “Incrementar” la libertad de pensamiento y de expresión (siguiendo la línea de Washington), especialmente entre los artistas, poetas, músicos y escritores.

El Departamento de Estado anunció las becas en junio y acepta solicitudes hasta el 13 de julio (descarga de 15 páginas comunicado en la página oficial del Departamento de Estado).

Los funcionarios advirtieron que prefieren que los que llevan a cabo estos programas sean hablantes nativos del español con experiencia en la isla. Aseguran que el número de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes que viajan a Cuba debe ser “limitado o excluido” (obviamente aludiendo al precedente Alan Gross).

El Departamento de Estado afirma que puede exigir a los beneficiarios de las subvenciones revelar quiénes en Cuba reciben el dinero o los recursos.

One comment

  1. los mercenarios asalariados ingrato escorias anti sociales que se les conoce en sus rostros lo sumiso a los imperialistas norteamericanos son mal agradecidos que gracias a la REVOLUCION CUBANA tuvieron todos los beneficios sociales que en el BATISTATO no hubieron de existir pues estos testaferros asesinos del pueblo cubano en la otrora DICTADURA pro norteamericanos de BATISTA mataban hasta la MADRE de los tomates y el imperio del norte nunca se hubo de quejar sobre los derechos humanos porque eran hermanos gemelos de crueldad sino pregunten a sus abuelos si estoy en lo cierto estos reptiles VIBORAS que se arrastran no tienen credibilidad y poseen sentimientos negativos y des humanos ahora buscan a los descarados HIPOCRITAS que le muerden la mano a quien les a convertido en personas gracias a la REVOLUCION CUBANA Y A FIDEL CASTRO RUZ que nos han devuelto la dignidad que los imperialistas el desgobierno de BATISTA y sus gusanos anti-cubanos la hubieron de tener secuestrada desde los tiempos del colonialismo anexionismo y la enmienda platt no tienen cara en sus juegos sucios en contra de la REVOLUCION Y EL CCPCC parece que tienen amnesia y no recuerdan que cuando el dominio imperial la crueldad estaba a la orden del dia en toda CUBA. Lazaro izquierdo

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.