A espuelazo limpio

Gallos y Cocodrilos trasladan el escenario de las acciones hacia predios yumurinos, donde reanudarán el cotejo por el pase a la final el próximo sábado.Si usted fue de los que supieron la noticia de oídas, le asistirá razón por no creerla. Mas, es totalmente cierta: la espectacular remontada de los Gallos en el segundo partido de esta mojada semifinal puso a arder los pronósticos de los play off.

Por más que rebusqué en los anales de postemporadas no encontré asideros de comparación. No se recuerda tamaña épica de los Gallos en una situación extrema: marcar cinco carreras con dos outs en la pizarra y el marcador en contra.  Escribirlo es fácil. Vivirlo, no tanto. Lo saben quienes protagonizaron en vivo o desde la tele el súmmum de lo sublime cuando Yulieski Gourriel vistió traje de héroe y enloqueció a Sancti Spíritus con su doblete decisivo con las bases llenas.

Además de excelso, este fue un momento crucial que pudiera marcar los rumbos del play off. Pero no nos vayamos aún tras los repiques de la conga que ha hecho revivir el Yayabo por estos días.

Lo más notorio del instante es que enseñó un rostro diferente de los Gallos, que echaron mano a la mejor arma a emplear contra un rival incómodo y aguerrido que tampoco ha regalado barata sus derrotas; lo dicen sus marcadores: 5-4 y 6-5.  Si el primer partido puso a prueba la capacidad de reacción de los Gallos para remontar dos veces el marcador, el segundo despejó mucho más las incógnitas.

Sancti Spíritus tomó prestados los fusiles del rival y derrochó garra en su valla, que lo aplaudió hasta el delirio pese a la “invasión” roja en el graderío. Jugó con definición ante uno de los factores que, contradictoriamente, más lo benefician: el poco favoritismo frente a Matanzas, algo que, sin dudas, le agrega motivaciones.

Más allá de las hazañas individuales, lo ocurrido confirma que nada supera la cohesión.  Es un convite colectivo, donde lo mismo decide un batazo salvador del Yuli, un jonrón impulsor de tres de Yunior  Paumier o un engarce salvador del holguinero cuando el empate estaba en circulación.  O un relevo de altura del importado Yaisel Sierra para hundir a los Cocodrilos en su lodo cuando amenazaban empatar con hombres en primera y tercera sin out en el primer encuentro, o el cierre de lujo de Omar Guardarrama.

Esta no es una guerra de héroes. Por eso importa tanto el desborde ofensivo de Yunier Mendoza como el relevo contundente de Yuen Socarrás en el segundo encuentro, o el boleto de Danger Guerrero, el dead ball de Yoandy Baguet y su corring ante un wild pitch, o la oportuna emergencia de Robersy Ramos (de 3-3) y Dunieski Barroso para encender la chispa el día de la rebelión.

Todo ello eleva el ego de un equipo que ya probó que puede luchar contra fantasmas; pero vayamos con calma. La euforia no puede conducir al triunfalismo y este mucho menos a la confianza. La historia es reciente. Dedos cruzados desde los pantanos matanceros apuestan por un remake de lo acontecido el pasado año, cuando Matanzas volteó un play off que perdía 1-3. Otras historias ni siquiera voy a recordarlas.

Por eso tras el calo del juego la dirección del conjunto debe mantener su mente fría. Precisa el equipo mantenerse arriba todo el tiempo, pues en el segundo partido con marcador 0-5 lució por momentos apagado. Deberá estar atento Yovani Aragón a los cambios que le han dado buenos dividendos. No tiene Sancti Spíritus un banco profuso, pero requiere aprovechar el buen momento ofensivo de quienes estén mejor, a tono con la filosofía de su mánager.

Dice la teoría que ganando no se cambian alineaciones. Dice la vida que, incluso en la victoria, hay que atender aquellos puntos grises que la ponen en riesgo. Tal vez le parezca exquisita o extremista, como dicen algunos. Pero se deben vigilar los orificios defensivos que ya han asomado y el comportamiento ofensivo de cada uno de sus hombres.

“Los muchachos se están entregando -enfatiza Aragón-, saben de lo que son capaces y están imponiendo la calidad deportiva y la agresividad para definir un partido, estamos ganando y los cambios hay que analizarlos fríamente, aun cuando los errores han costado carreras, haremos  los análisis pertinentes”.

Valga decir que hasta ahora los cambios del pitcheo se han hecho justo a tiempo, aunque pienso que Yasniel Sosa no debe ser el primer relevo, por encima de Yuen Socarrás o cualquier otro, en un juego que no está perdido.

De momento el mánager espirituano no especula con resultados.  Son cuatro y no dos las victorias que se necesitan para pasar a la discusión del título. Hasta tanto no se consigan no puede darse tregua a un contrario capaz de luchar de abajo y que puede sacudirse de la presión que le han adicionado con un favoritismo excesivo y casi absoluto que les ha pasado la cuenta dos veces, al margen de la ineficiencia de su principal hombre sobre el box Joel Suárez, segundo en efectividad del torneo, o del descalabro de sus cerradores en el segundo partido, donde no quedó muy clara la opción de cerrar con Ciro Silvino Licea, un hombre con un nefasto aval en play off: tres triunfos y 17 reveses.

A propósito, ni siquiera los detalles que hieren los ánimos de los derrotados justifican la indecente y grotesca postura del director matancero y del “Cuba” en la inaudible conferencia de prensa a una legítima pregunta de un colega cuando intentaba conocer las razones que lo llevaron al último cambio de lanzador en el partido.

Volvamos a los Gallos. Como de ganar se trata, no importa si en casa ajena, Ismel Jiménez saldrá el sábado por poner contra las cuerdas a los Cocodrilos, luego de no vivir su mejor noche, pese a la victoria del primer choque. Detrás vendrá Norge Luis Ruiz, justamente designado como segundo abridor, pese a que esta vez no pudo hacerse justicia.

Así va este play off. Con el Yayabo desbordado y la Ciénaga aparentemente tranquila, con sus lodos movedizos.

6 comentarios

  1. Quise decir GALLOS, GALLOS

  2. Elsa tu eres nuestra periodista insignia gracias por repostarle al arrogante de VM en como lo oyes uno de los mejores ayer hoy mucho que desear y a Oscarito que junto a Maikel un dúo de lujo para la narración gracias por ser espirituanos ojala que toda cuba pudiese ver el programa sin rodeo solo decirle a Randy, que un profesor no es un intocable, arrogante, falta de respeto, sin ética etc,etc,etc, que se deje de tanta GUATAQUERIA gayos campeones .

  3. DESPUES DE LA DEMOSTRACION QUE DIERON LOS GALLOS EN EL TERRENO CREO QUE LE FALTO AL PERIODISTA QUE LE HISO LA PREGUNTA A VICTOR EL VALOR DE ENFRENTARLO CON UNA BUENA RESPUESTA AUQUE HUBIERA TERMINADO ESA CONFERENCIA COMO LA FIESTA DEL GUATAO, OSCAR CASTAÑEDA NO HUBIERA PERDIDO NADA Y ESTABA EN SU DERECHO DE RIPOSTAR, EL QUE SI HUBIERA PERDIDO HUBIERA SIDO VM32(MANAGER DEL CUBA) SEGURO SI ESA PREGUNTA LA HACE ELSA RAMOS ESTUBIERAN TODAVIA REVOLCADOS. POR ESO NO PODEMOS DECIR NUNCA QUE A LOS PELOTEROS LES FALTA CORAZON Y CORAJE. A OTRA GENTE TAMBIEN (QUE SEGURO SON DE LOS QUE SE HACEN ECO DE LO ANTERIOR)

  4. ojo elsa han sido dos golpes de suerte para borrar diferencias de un golpe . pero matanzas trabaja como una maquinaria engrasada tratando de hacer carreras una a una , me parece que a pesar que la suerte nos favorece coincido contigo que los espirituanos continuamos en no querer ver nuestros agujeros negros , sobre todo en la defensa y en no querer mover el banco , el pitcheo se mantiene excelente pero la ofensiva y la defensa no queremos actuar por aquello de no mover lo que en apariencia va bien pero que puede estar mejor , dejemonos de superticiones y hagamos estrategia y pensamiento ,

  5. Bueno, espero que todo salga como esperamos, no obstante nos vuelve a merodear el fantasma de la celebración prematura, llevo 2 noches viendo a Paumier y Norge Luis celebrando y saliendo a deshoras como si no tuviesen juegos por delante….también se habla de las celebraciones de cantina después de aquella remontada, en fin, veamos que nos depara el Victoria de Girón!

  6. felicidades a los gallos disfruten de esta victoria, pero no se confien que hay camino todavia que andar.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.