Aviación agrícola refuerza programa arrocero en Sancti Spíritus con naves del tipo M-18B

Los dromedarios polacos resultan determinantes para un cultivo en el cual más del 70 por ciento de las labores requieren del empleo de medios aéreos. Como un aporte trascendente para la producción de alimentos, en particular el programa de desarrollo arrocero, es considerada en La Sierpe la inyección de cinco

De los cinco medios llegados a la provincia, cuatro se sumarán al trabajo agrícola y uno se destinará a la actividad de instrucción de pilotos.Los dromedarios polacos resultan determinantes para un cultivo en el cual más del 70 por ciento de las labores requieren del empleo de medios aéreos.

Como un aporte trascendente para la producción de alimentos, en particular el programa de desarrollo arrocero, es considerada en La Sierpe la inyección de cinco aviones del tipo M-18B, conocidos como dromedarios, recientemente incorporados a Unidad Empresarial de Base (UEB) Sancti Spíritus, perteneciente a la Empresa Nacional de Servicios Aéreos.

Los aparatos, de procedencia polaca, llegan como una bendición a los predios espirituanos, donde el parque existente hasta ahora mostraba un envejecimiento acentuado, con baja disponibilidad técnica debido a las roturas, las limitaciones de piezas y la sobrexplotación a que han estado sometidos durante años; situación que lastra el rendimiento de los equipos y, por supuesto, la atención al cultivo.

La inversión se integra a otros proyectos no menos importantes del Ministerio de la Agricultura y el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos para incrementar la producción del cereal, y resulta determinante para un cultivo en el cual más del 70 por ciento de las labores requieren del empleo de medios aéreos.

Fuentes de la UEB Sancti Spíritus confirmaron que de los cinco medios llegados a la provincia, cuatro se sumarán al trabajo agrícola y uno se destinará a la actividad de instrucción de pilotos, paso sin precedentes en el territorio que obviamente repercutirá en el proceso de aprendizaje de los aviadores.

Tras el alta técnica y la realización de los trámites correspondientes para autorizar vuelo, los equipos han venido incorporándose desde mediados de julio con los resultados acostumbrados en este tipo de aparatos de mayor capacidad, más rápidos y económicos que el tradicional AN-2.

La inmediata puesta en funciones de los equipos se logró gracias a la interrelación conseguida entre las áreas de ingeniería, operaciones y aseguramiento a la hora de armar y dejar listo el equipamiento recibido, toda vez que los pilotos seleccionados ya contaban con experiencia suficiente en este tipo de avión.

Las naves recién adquiridas, ya usadas pero según los especialistas en buen estado técnico y de conservación, fueron asignadas a Sur del Jíbaro como respuesta a la elevada demanda de aviación agrícola en la zona (entre 500 y 600 horas mensuales), la más alta del país, y también en correspondencia con la estrategia de concentrar este modelo en la provincia espirituana.

Además de la actividad arrocera y de algunas incursiones en áreas cañeras y de cultivos varios, los M-18D podrán ser usados en la extinción de incendios forestales y, si fuera preciso, en función del saneamiento ambiental.

Juan Antonio Borrego

Texto de Juan Antonio Borrego
Director de Escambray. Corresponsal del diario Granma por más de 20 años.

2 comentarios

  1. saludos amigos yo soy piloto de fumigacion y me interesa volar con ustedes soy de venezuela my celular es 0424 4665134

  2. Saludos cuales son sus numeros de contacto

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *