Colinas de natura (+fotos)

Con más de 260 especies endémicas entre sus encantos, la reserva ecológica Lomas de Banao desarrolla labores para la conservación de la flora y la fauna cubanas

 

Para los que crecieron unidos al cordón umbilical del campo, o quienes agradecen escapar de los ruidos citadinos y respirar aire límpido, asistir a las Lomas de Banao resulta en extremo gratificante; 6 000 hectáreas enclavadas en pleno macizo de Guamuhaya, como regalo directo de la naturaleza, suman encantos faunísticos y florales que hacen de la zona un lugar emblemático.

Los ecologistas del parque luchan contra la extinción de especies como la cotorra, el catey, la jutía y plantas como la magnolia o la Satorella banoensis, esta última que, en el mundo, existe solamente aquí.

Hace más de una década comenzó el estudio de las poblaciones de cotorras y cateyes, disminuida por la falta de cavidades donde anidar, así como por la caza furtiva. Los seguimientos a la reproducción y alimentación de los ejemplares, además de la colocación en las palmas de nidos artificiales, han posibilitado un aumento de las aves.

Evitar la erosión de los suelos, promover un uso sostenible de los recursos naturales y fortalecer la protección del área figuran dentro de las directrices, que abogan por un mejor desarrollo del turismo de naturaleza.

Las Tetas de Juana, con 843 metros sobre el nivel del mar, constituyen el sitio más conservado de la reserva y alberga 55 especies endémicas.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.