Desafío en Polo Viejo

Comprometida la cooperativa de la zona a producir la leche que demanda el consumo social del asentamiento

A tono con el reclamo económico de reducir la importación de alimentos, en la provincia se emprendieron acciones para eliminar el consumo de leche en polvo en todos los asentamientos enclavados en áreas del Plan Turquino con posibilidades para desarrollar la ganadería vacuna. De esa estrategia nació la aspiración de incorporar a Polo Viejo al programa de cruzamiento directo de leche, a partir de que la base productiva del lugar asuma ese desafío.

“Producir leche en Polo Viejo no es nuevo —aclara Arnaldo Rodríguez Matías, presidente de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) XXI Aniversario asentada en ese intrincado poblado de la serranía trinitaria—. Se trata de retomar una práctica de hace décadas atrás, cuando el período especial restringió los recursos y frenó la ganadería en la zona”.

Directivos de la rama ganadera en la provincia aseveran que varias veces se dotó a la CPA de ganado, pero no se ha sostenido esa actividad; de ahí que el nuevo intento para rescatar y estabilizar en esos predios la producción de leche lleve aparejado un oportuno respaldo estatal.

“Especialistas de la rama estudiaron la zona, ubicaron las áreas con posibilidades para la actividad y se le asignaron los recursos esenciales que permitan emprender ese trabajo: alambre, herbicidas, techo, grampas, puntillas, guantes, entre otros”, explica Fran Carbonel, encargado de la atención al Plan Turquino en la subdelegación de Ganadería.

A nivel de cooperativa el cronograma de trabajo incluía acondicionar una parte de las áreas para comprar las primeras 20 novillas este año con vistas a buscar el cruzamiento de leche en la primavera del 2014, según refiere el presidente de la CPA.

“Sin embargo, el programa no ha marchado con la rapidez que inicialmente se pensó y las trabas han estado en la falta de financiamiento de la CPA”, expone el directivo ganadero.

Mucho queda por hacer para que en el 2014 pueda materializarse la entrega de leche directa al consumo social en Polo Viejo —alrededor de 60 litros diarios — y, sobre todo, que la base productiva adelante terreno en la siembra de alimento animal, empeño bien difícil ahora con la llegada del período seco; también que se adquieran las novillas sobre las que descansará después el ordeño.

“El estado hizo su parte, corresponde a la CPA acometer el trabajo para rescatar allí la ganadería y la producción de leche, para lo cual existen las condiciones, están asignados los recursos y hasta las novillas estuvieron apartadas y listas. Únicamente quedaría Topes de Collantes como el asentamiento de montaña en la provincia que no es posible abastecer con leche directa”, expone el representante ganadero.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.