De vuelta a la sociedad

Más de una treintena de servicios de rehabilitación integral se prestan en la provincia. Durante más de una década los servicios de rehabilitación integral existentes en el territorio han logrado disminuir dolencias y reinsertar socialmente a espirituanos con padecimientos neurológicos, cardiovasculares y reumatológicos.

Solo en lo que va de año más de 100 000 coterráneos han requerido asistencia en estos servicios, los cuales se ofrecen en policlínicos, hospitales, hogares de ancianos y en el Centro Psicopedagógico Provincial.

Según la doctora Sahily Omara Pérez García, especialista en Medicina Física y Rehabilitación y jefa del grupo provincial de la especialidad, “dicha atención se presta también en 11 Salas de Televisión de algunas comunidades rurales, donde se dispone de recursos mínimos como lámparas de calor infrarrojo, camillas terapéuticas y bancos de cuadríceps a fin de mejorar la accesibilidad de los servicios y de promover estilos de vida saludables en aquellos pacientes que presentan enfermedades crónicas no trasmisibles como diabetes e hipertensión arterial”.

No obstante, hasta varios hogares espirituanos llegan también las terapias, sobre todo a aquellos donde habitan personas encamadas o niños con parálisis cerebral, cuyo tratamiento no solo es terapéutico, sino educativo para enseñar a la familia a convivir con estas situaciones.

Además de los servicios de Medicina Natural y Tradicional, Podología, Logofonoaudiología y consejería nutricional, la rehabilitación integral también incluye consultas especializadas en Fisiatría, de deshabituación tabáquica y de atención temprana, esta última con gran impacto en la captación precoz de niños con riesgos que puedan interferir su desarrollo psicomotor.

A ello se añade la equinoterapia, tratamiento que se brinda en la Feria Delio Luna Echemendía, la cual ha probado su eficacia, sobre todo, en niños con Síndrome de Down, autismo, patologías genéticas o con implantes cocleares.

De acuerdo con el doctor Ricardo Rodríguez Castiñeira, especialista en Medicina Física y Rehabilitación, el mejor saldo de este programa, que nació en el 2002, radica en mejorar la calidad de vida de los pacientes, sobre todo niños y adultos mayores; además de aminorar la medicación para el tratamiento de varias afecciones y disminuir así los riesgos de los efectos adversos de los medicamentos.

Dotadas desde sus inicios de avanzada tecnología, las salas de rehabilitación integral disponen de equipos de electroterapia, masaje, mecanoterapia, magneto, láser y de ultrasonido terapéutico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *