Dispersan la siembra de peces por toda la geografía espirituana

La presa Zaza, el principal reservorio de especies de agua dulce en Cuba,  ha asimilado hasta el cierre de julio unos siete millones de alevines. Las fuertes lluvias y crecidas de mayo del pasado año enseñaron a los acuicultores espirituanos la utilidad de desconcentrar la siembra de alevines y con

Más de 14 millones de ejemplares se han depositado en 13 presas y micropresas del territorio.La presa Zaza, el principal reservorio de especies de agua dulce en Cuba,  ha asimilado hasta el cierre de julio unos siete millones de alevines.

Las fuertes lluvias y crecidas de mayo del pasado año enseñaron a los acuicultores espirituanos la utilidad de desconcentrar la siembra de alevines y con ello la crianza de peces de agua dulce por toda la geografía provincial, justamente la experiencia que vienen poniendo en práctica en lo transcurrido del 2013, cuando han sido depositados más de 14 millones de ejemplares en 13 presas y micropresas de varios municipios.

Miriam Solano Valle, directora de Producción en la Empresa Provincial Pesquera Pescaspir, explicó que la estrategia surge de los golpes recibidos en el 2012, cuando llenados sucesivos de la Zaza obligaron más de una vez a evacuar la presa de manera violenta, lo que obviamente implicó la pérdida de millones de peces jóvenes que murieron en la operación.

«Estamos sembrando alevines de muy buena calidad obtenidos en la Estación de La Sierpe —explica la especialista—, que como norma pesan entre seis y diez gramos, por lo que esperamos una respuesta productiva que se corresponda con la inversión que venimos haciendo».

No obstante la dispersión de las siembras correspondientes al año en curso, la Zaza ha asimilado hasta el cierre de julio unos siete millones de alevines, mantiene su reinado nacional como el principal reservorio de especies de agua dulce en el país, fundamentalmente de ciprínidos, y produce más del 80 % de las capturas del territorio espirituano.

En relación con el programa de pesca, Solano Valle explicó que el territorio reporta unas cien toneladas por encima del plan, resultado que tiene como novedad el creciente empleo del sistema conocido como bocana, ya empleado en otras provincias como Camagüey, que aquí ha ido desplazando rápidamente el uso del chinchorro de arrastre, una modalidad con gran arraigo entre los trabajadores de la acuicultura local.

Precisamente el empleo de la susodicha bocana, más dinámica y eficaz, y los bajos acumulados de agua en los embalses han posibilitado un notable ascenso en los rendimientos por pescador, lo que permitió a los espirituanos no solo poner al día los planes, sino sacar relativa ventaja en el trimestre mayo-junio-julio.

Juan Antonio Borrego

Texto de Juan Antonio Borrego
Director de Escambray. Corresponsal del diario Granma por más de 20 años.

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *