Periódico de Sancti Spíritus

Integración se expresa en apoyo a Argentina por Malvinas

La cuestión de Las Malvinas es una de las formas de colonialismo al que debe ponerse fin.La solidaridad y comprensión a la posición de Argentina sobre las islas Malvinas expresa la madurez de la integración latinoamericana y caribeña, expresó este miércoles Juliana Marino, embajadora en Cuba del país austral.

Marino comentó el reciente encuentro entre el Secretario General de Naciones Unidas y representantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Mercado del Sur (Mercosur).

Los representantes de esas organizaciones manifestaron el respaldo de Latinoamérica y el Caribe al reclamo de Buenos Aires para que Londres acepte negociar la soberanía de las Malvinas, puntualizó la embajadora.

“Creo que es un momento de extraordinario nivel de conciencia y compromiso. Esas relevantes personalidades llevaron la representación de sus foros”, dijo la embajadora en declaraciones exclusivas a Prensa Latina.

“Significa que se ha trabajado el tema Malvinas al interior de esas agrupaciones, que hay consenso incluso de llevar esa postura al más alto nivel”, subrayó.

Marino calificó de inédito y extremadamente importante ese acompañamiento ante el secretario general Ban Ki Moon, a quién se le vuelve a solicitar sus buenos oficios.

“Es inédito también el respaldo al canciller de Argentina ante el Comité Especial de Descolonización de la ONU, donde está radicado el examen anual del conflicto”, enfatizó.

Resulta un apoyo extraordinario tras el referendo ilegal que Gran Bretaña realizara en Malvinas con el propósito de confundir a la comunidad internacional sobre la naturaleza del conflicto, precisó.

“La cuestión Malvinas -explicó- es una de las formas de colonialismo al que debe ponerse fin; una disputa de soberanía e implica el respeto al principio de integridad territorial.

No se trata de la autodeterminación de un pueblo, porque esa población no es preexistente y sí trasplantada por una potencia que usurpó ese territorio en 1833, indicó la embajadora.

Refirió que la Constitución de su país plantea el mandato de continuar luchando por la soberanía de las Malvinas, exclusivamente a través de medios pacíficos, reconociendo los intereses de los habitantes de las islas.

Refirió que durante diferentes etapas hubo tratativas donde, bajo fórmula de soberanía, se adoptaron memorandos de confianza y convenios para cooperar sobre diferentes temas.

Se trató de servicios aéreos y marítimos, comunicaciones postales y telefónicas, salud, educación e investigaciones conjuntas, acuerdos que Londres ha vulnerado, apuntó.

“Están depredando los recursos naturales del Atlántico Sur. A la ilegítima actividad pesquera en aguas de Malvinas, se le ha sumado una campaña de exploración de recursos hidrocarburíferos”, denunció.

La diplomática enfatizó que tales emprendimientos son contrarios a resoluciones de la ONU y denunciados por diversos organismos regionales.

Igual ha ocurrido con la la militarización de las Malvinas y del Atlántico Sur, y la vulneración del Tratado de Tlatelolco para la proscripción de las armas nucleares en América Latina y el Caribe.

En la Cumbre de Seguridad Nuclear, en Seúl, Argentina volvió a exigir que el Reino Unido confirmara la ausencia de armas nucleares en la zona, dijo la diplomática.

Los ejercicios coheteriles británicos en zonas aledañas a las islas fueron denunciados como peligros para la navegación en la Organización Marítima Internacional, concluyó.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.