Periódico de Sancti Spíritus

Miles en EE.UU. enfrentan Navidades amargas

En Estados Unidos hay cerca de 11 millones de parados, de estos 4,1 millones llevan al menos 27 semanas sin laborar.La pérdida de los beneficios por desempleo para 1,3 millones de estadounidenses los lleva a enfrentar unas Navidades amargas, destacan este martes  medios de prensa.

Para Mary Lowe, una desempleada de Ironton, en Ohio, la falta de ayuda, un promedio de 325 dólares semanales, golpeará su hogar porque, además, su esposo sufrió un derrame y ella es el único sustento de su familia, señala el diario californiano La Opinión.

El rotativo cita cifras oficiales que aseguran que otros 1.9 millones de desempleados perderán sus beneficios estatales en la primera mitad de 2014.

Antes de quedarse sin beneficios, esta gente ya tenía que dejar de lado facturas para pagar su alquiler o hipoteca. El Congreso les arruinó la Navidad porque muchos han cancelado sus celebraciones, y ahora tendrán problemas para pagar su casa o la calefacción al comenzar el invierno, dijo un activista a la publicación.

Mitchell Hirsch, activista del Proyecto Nacional de Leyes Laborales (NELP) sostuvo que la ironía es que al quedarse sin beneficios, muchos no podrán comprar gasolina para salir a buscar empleo, que es un requisito para esa ayuda.

Una encuesta de Public Policy Polling indica que hay un fuerte apoyo en el país para que sean aprobados los subsidios por desempleo, sin embargo el Congreso no tuvo esto en cuenta al omitir en la ley de presupuesto los fondos para los beneficios por el paro.

Datos oficiales señalan que en Estados Unidos hay cerca de 11 millones de parados, de estos 4,1 millones llevan al menos 27 semanas sin laborar.

Se trata de un asunto muy importante en cualquier tiempo del año pero es particularmente agudo y casi devastador al iniciar el feriado de Navidad, esto perjudica la dignidad de una familia, declaró al respecto la líder de la minoría demócrata de la Cámara baja, Nancy Pelosi.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.