Seminario de paz exige a EE.UU. devolución de base militar en Cuba

La base de Guantánamo es reconocida en el mundo como un centro de torturas.La base de Guantánamo, reconocida como un centro de torturas, debe ser desmontada de inmediato y reintegrada a sus legítimos dueños, asegura líder pacifista.
El III Seminario por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras concluyó hoy en la provincia de Guantánamo con la exigencia a Estados Unidos de la devolución inmediata a Cuba del enclave ocupado en esa región oriental.

En la declaración final del encuentro, el vicepresidente del Consejo Mundial por la Paz, Juan Pablo Blanco, reclamó también el cese del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto a la isla por el gobierno estadounidense hace más de 50 años, informó la televisión nacional.

Durante la clausura, celebrada en el municipio de Caimanera, limítrofe con la instalación militar, los participantes hicieron pública su disposición de trabajar por el cierre de estas bases en el mundo y apoyar a los países que, como Cuba, sufren agresiones a su soberanía.

De acuerdo con la presidenta del Consejo Mundial por la Paz, María Do Socorro Gomes, la base de Guantánamo, reconocida en el mundo como un centro de torturas, debe ser desmontada de inmediato y reintegrada a sus legítimos dueños.

En el documento final, los 152 delegados de más de 20 países demandaron a Estados Unidos la liberación de los antiterroristas cubanos condenados en ese país en 1998.

Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González recibieron largas penas en prisiones norteamericanas por prevenir los planes contra Cuba de grupos violentos radicados en Miami.

Solo René González se encuentra en la isla tras cumplir su sanción y renunciar a la ciudadanía estadounidense.

Washington ocupó la base de Guantánamo en 1903 en virtud de instrumentos legales impuestos a Cuba como condición para otorgarle la independencia formal tras la retirada del poder colonial español.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.