Tabaco negro Sancti Spíritus 2006: un logro económico de la ciencia espirituana

A partir de la próxima campaña tabacalera, los cosecheros podrán utilizar la nueva variedad. La variedad Sancti Spíritus 2006 es resistente a las tres principales enfermedades que afectan las vegas en nuestro país: la pata prieta, el moho azul y el virus del mosaico del tabaco.

Luego de más de 10 años de estudio, científicos espirituanos obtuvieron una nueva variedad de tabaco negro para la siembra en las provincias del centro de Cuba. La Sancti Spíritus 2006 seduce por su elevado rendimiento agrícola, alta producción de rebrotes o capaduras, poco desarrollo de hijos y buena combustibilidad de sus hojas secas.

El grupo de investigadores de la Estación Experimental del Tabaco en Cabaiguán estuvo integrado por Guillermo Quintana Vara, Antonio Núñez Mansito, Odelbis Carrazana Lorenzo, Yoan Rodríguez Marrero, así como la doctora en Ciencias Luisa Ana Pino Pérez, autora principal del resultado.

Anteriormente a esta, el centro cabaiguanense acuñó la Sancti Spíritus 96, una variedad que se ganó un lugar dentro de las utilizadas por los cosecheros en la región central de Cuba.

¿Qué difiere la nueva respecto a esta?

“El deshije que se le hace para que los retoños no le tomen alimento a la planta con la Sancti Spíritus 2006 es menor, porque echa menos hijos -explica la doctora Luisa Ana, conocida por todos como Anabel-. Esto posibilita mayores rendimientos en las hojas que se cosechan, además de una menor utilización de fuerza de trabajo en la labor de retirar los retoños”.

La variedad Sancti Spíritus 2006 es resistente a las tres principales enfermedades que afectan las vegas en nuestro país: la pata prieta, el moho azul y el virus del mosaico del tabaco. Asimismo, se obtuvo su homólogo androestéril, que posibilita mantener la pureza y calidad de la semilla al evitar que la misma sea producida por personal no autorizado.

“Es muy importante lograr también la flor estéril, que no produce semillas -refiere la Anabel-. Eso permite que la variedad no se propague. Nosotros comercializamos las posturas de variedades androestériles para preservarlas y que no puedan reproducirse por otros”.

El Instituto de Investigaciones del Tabaco calificó la obtención de la Sancti Spíritus 2006 como un resultado científico y logro económico, de acuerdo con las características de las nuevas hojas.

“Es un trabajo de muchos años, para obtener una variedad y su androestéril. Cuando se obtiene procedemos a caracterizar sus cualidades o lo que llamamos fitotecnia, una etapa que nos puede revertir lo que pensábamos en el laboratorio”, detalla la especialista.

Actualmente los investigadores esperan el inicio de la fase de siembra en la próxima campaña, donde quedará probada la Sancti Spíritus 2006 de una vez y por todas. Más allá de la cosecha, los campesinos podrán validar el resultado y, con la sorpresa por las nuevas potencialidades, calificarlo como un tabaco, sin dudas, más económico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *