Últimos ajustes en subestación de alta tensión espirituana (+fotos)

La inversión otorgará solidez al Sistema Electroenergético en la provincia. Esta subestación, la primera de su tipo en Cuba, ajusta la maquinaria para integrarse al Sistema Electroenergético Nacional en el primer trimestre del 2014.

Desde lejos se ven primero las grandes torres; después, el final del camino enseña una amalgama de metales, máquinas, aparatos, transformadores de potencia, conectivos y circuitos, elementos de una imponente estructura que en meses cambió el paisaje de esa parte del poblado de Tuinucú, en el municipio de Taguasco.

El hecho que en ese lugar se levante la subestación de 220 a 110 kilovoltios (kV), una de las obras más importantes de la Unión Eléctrica en el país, es asunto renovado. Finalmente ya la provincia tiene una subestación de alta tensión, pues algunos especialistas cuentan que esta resulta la tercera versión de una planta de 220 kV en ese mismo lugar, tras obras malogradas por falta de financiamiento y decisiones ajenas al territorio, entre otras razones.

“Lo cierto es que actualmente la subestación, valorada en más de 20 millones de pesos, está en fase de prueba para la puesta en marcha de todo el equipamiento, tanto primario como secundario, paso previo a la arrancada, que pudiera ocurrir en el primer trimestre del 2014”, asegura el ingeniero Fernando Matienzo, director de la planta espirituana.

Fernando Matienzo, director de la subestación de 220 kV.  ELECTRICIDAD CONFIABLE

Aun cuando las torres de alta tensión que recorren casi todo el país pasan por Sancti Spíritus, la provincia hasta el momento depende de un endeble esquema eléctrico que la convierte en uno de los pocos territorios del país que todavía no se encuentran integrados a las redes de transmisión de 220 kilovoltios.

Con tecnología procedente de la República Popular China y  características telecomandadas, la Subestación de Transmisión Eléctrica posee enlaces que permiten las operaciones desde cualquier despacho de Cuba, debido a su actual sistema de automatización, una de las particularidades que la ubican entre las más modernas de su tipo en el país. “Tiene implementado un sistema de control numérico que permite operar la planta desde los despachos territoriales de carga. El servicio se hace más confiable ya que actualmente cuando estás trabajando en una de las dos líneas de 110 kV y la otra se dispara, Sancti Spíritus se queda a oscuras; eso no sucederá al poder conectarnos a la de 220 kV”, aclara Matienzo.

A juicio de los expertos, sobran las ventajas, toda vez que otorgará solidez al Sistema Electroenergético del territorio y permitirá a Sancti Spíritus integrarse a las redes de transmisión de 220 kilovoltios, lo cual obviamente elevará la calidad y seguridad del servicio eléctrico en el centro del país. “Al mismo tiempo aporta valores de voltaje dentro de los parámetros normados en el nodo más débil de la zona central, que es Tuinucú, inclusive ante condiciones anormales de la operación y además reduce el gasto total de los mantenimientos”.

Especialistas chinos se encargan de la asesoría técnica. ASESORAMIENTO A PIE DE OBRA

Iniciada en el 2011 y considerada entre las más trascendentes inversiones durante los últimos 20 años en la provincia, la obra fue ejecutada por fuerzas de Empresa Constructora de la Industria Eléctrica en Sancti Spíritus, a la cual se suman en estos momentos el personal especializado de la Unión Eléctrica Nacional (UNE) de varias provincias del país, la Empresa de Ingeniería y Proyectos para la Electricidad y la entidad de Proyectos de Ingeniería Automática e Informática.

Como garantía de la asistencia profesional, técnicos y especialistas desandan como hormigas por toda la planta donde las precisiones están a la orden del día. Voces mezcladas en español y en chino se hacen entender bajo el mando de Yang Lei, el ingeniero asiático al frente de los ajustes para la arrancada.

“Nos encargamos de la instalación de los transformadores, además de la asesoría a la parte cubana. Es esta la segunda subestación que montamos en la provincia, además de la de Cabaiguán. Llevamos ocho años realizando este tipo de trabajo, así como en hidroeléctricas, termoeléctricas y parques fotovoltaicos”, explica el experto.

Aunque Matienzo, como casi todos, se estrena en esos trajines, asegura que el programa de prueba y puesta en servicio marcha sin contratiempos. “A solicitud de los asesores energizamos los dos transformadores y se pusieron a funcionar por un período de 24 horas sin que hubiera problemas”, comenta.

En los primeros meses del año los espirituanos recibirán la buena de que ya la provincia cuenta con una subestación de 220 kV conectada al Sistema Electroenergético Nacional.

El ingeniero Yang Lei, al frente de la asesoría china. La pronta arrancada, sumada a las plantas de 110kv con que cuenta el territorio avizora un futuro menos utópico en las aspiraciones de alcanzar la ineludible independencia energética y la eficiencia en la transformación y distribución de la energía, algo que contribuirá, incluso, al aumento de las cargas para el desarrollo industrial en la región y hará que, tal vez un día, cause extrañeza la llegada de un intempestivo apagón.

 

 

 

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.