Un fantasma recorre el Huelga

Luego de 30 innings sin anotar carreras frente a Cienfuegos los gallos parecían despertar pero todo quedó ahí.

 

Que Sancti Spíritus pierda ante Cienfuegos, actual líder del béisbol en Cuba, no es noticia para nadie. Que lo haga con bajas muy sensibles en su alineación tampoco debería serlo.

Pero quedan cuatro subseries, y la afición espirituana empieza a rememorar ciertas pesadillas típicas de la etapa final de un campeonato. Aparecen las lesiones, el cansancio de un picheo que hasta ahora ha sido el sostén fundamental, la desconcentración cuando hace falta la defensa clave.

Siempre lo he creído así. No es que Sancti Spíritus pierda, es que cuando lo hace no deja la sensación de que hizo todo lo que pudo.

Y es que ser aguerrido no es ganar por un margen amplio, ni tan siquiera llevarse una victoria cerrada. Ser combativo, que también equivaldría a ser “gallo” en el terreno, es intentarlo hasta el último momento y no desfallecer hasta el último out, aunque se aparezca un Grillo entre tantos elefantes con el mejor de los engarces y te agüe la fiesta.

Treinta innings consecutivos sin hacerle carreras a Cienfuegos, sí, usted lee bien. Inning 30 y abre Acebey con un rolling entre tercera y short que parecía irse feliz hacia el jardín izquierdo. Y escribí parecía porque Arruebarruena se encargó de probar que lo difícil a él le queda muy pequeño, y el gigante Abreu cambió sus piernas con la misma sutileza que te conecta un jonrón y así suspiró el Huelga ante el primer out.

Sin embargo San Cepeda, el de ayer, el de hoy, el de siempre, tomó desquite de su ponche en el primer capítulo y le conectó un doble por el centro a Jorge Hernández para otra vez llevarse los aplausos y sacudir a una afición moribunda. Entonces los espirituanos pensamos que la tanda de ceros frente a Cienfuegos, culminaría; y Yulieski nos animó a soñar con un batazo que casi se va pero que terminó en el guante caprichoso de Soriano.

Segundo out, y Cepeda aún en la intermedia. Fue en ese momento que Paumier sacó una línea de abajo de la manga, pero William Luis, uno de los disfrazados de paquidermo, alargó la agonía de los yayaberos lanzándose y atrapando lo imposible.

Ahí mismo lo supe: los Gallos perderían de nuevo, sus bates se enfriarían de nuevo, su defensa flaquearía de nuevo.

No duele la derrota, no; duele entregarse al contrario. Duele porque llega un momento en que le enseñamos al rival que el juego es suyo, aún cuando sea temprano para rendirse.

El juego se perdió quizás en ese fatídico capítulo, o al menos nosotros, los del graderío, así lo sentimos. Y puede decirse que Cienfuegos ganó también en ese inning, porque se demostró a sí mismo que este año puede ser el de ellos.

No se puede aspirar a una victoria cuando no se defiende bien a un lanzador que está dominando al mejor equipo de la serie, cuando una doble matanza no se culmina, cuando dejamos que los fly caigan a nuestro lado, cuando no se tira correctamente a las bases. Y es que a los que asistimos a una derrota de los gallos nos abruma la sensación de que estos alcanzan una meta y sencillamente no pueden ir más allá.

A este campeonato le quedan 11 juegos, y sería una debacle que Sancti Spíritus quedara fuera de los cuatro grandes. Pero los fantasmas rondan, y ya la gente no va al estadio por miedo de encontrárselos.

Afortunadamente, aún algunos, como yo, los siguen espantando. Y esos pocos como yo apuestan por el Huelga, por nuestros semidioses Cepeda e Ismel, por Yulieski que anhelamos que luche como todo un gallo, por la “sangre” de Acebey y Eriel, la vergüenza de Mendoza, Liván, Peña y Noelvis, tan constantes como necesarios, y por qué no, por nuestros “extranjeros”, para que sientan que son parte importante de un sueño que se les va alejando a muchos, y que ojalá lleguen a conquistar de la mano de ese corajudo del box que fue Yovani Aragón.

No sé si usted lo sabía, pero anoche cayeron los gallos 6×2 ante los elefantes, que ahora mandan en la pelota cubana con dos rayitas de diferencia sobre sus más cercanos rivales.

El juego no lo ganó Orlando “El Duque” Hernández, pero sí un tal Jorge que se estira el pelo en forma de cresta cada vez que finaliza un inning, quizás ejercitando una suerte de manía que lo inspire, o mostrándolo a la moda para todos. El muchacho este año no ha creído en la famosa tanda ofensiva de Sancti Spíritus y le ha colgado 14 ceros, demostrando que solo basta creérselo para rendir a otro grande.

13 comentarios

  1. Comparto la opinion de muchos.Solo creo que los Gallos basta con que entiendan y creen ese pensamiento racional de que tienen todas las condiciones para ser campeones de la pelota cubana.Cierto que debe existir mayor cohesión entre ellos, pero realmente pese ha que caen siempre al final, se ha vuelto predisposicional el hecho por parte de los espectadores y aficionados que unas derrotas constituyen ya de antemano un fracaso total y derrotas constantes.se que ha pasado en varias ocasiones y que mis colegas o el de turno en estos momentos como psicólogo del equipo ha tenido que realizar tareas titánicas dentro del equipo, pero también pese alas derrotas una tras otra en cada serie nacional debe confiarse más y transmiir está confianza en nuestro equipo que pese a perder necesita más saber que confiamos en ellos hasta el final y creemos pese atodo en su victoria.

  2. Es un comentario muy claro, con los pies en la tierra. Los Gallos todos los años hacen lo mismo, embullan a la afición y después pierden tontamente, se dejan ganar sin mostrar combatividad, yo espero este año que queden campeones sino hasta la próxima generación de peloteros no tendremos un campeonato

  3. Excelente comentario Marlys, muchos éxitos para ti

  4. Excelente comentario. Felicidades a quien lo escribió. Coincidimos en todo, menos en pensar q este pudiera ser el año de SS, porque el 2013 ya tiene un campeón y se llama Cfgos!!!. Un abrazo a los espirituanos…

    • El año de Sancti Spíritus pudo ser cualquiera desde que se clasifican para los playoff, aunque el más claro haya sido aquel que se perdió frente a Holguín. Siempre ha habido talento en ese equipo, pero las individualidades no salvan a un conjunto ni lo llevan al título si otros factores no se dan. Ciertamente Cienfuegos ha tenido un año magnífico, igual que hace pocos años atrás, pero como bien Ud sabe una vez en semis las cosas cambian. De cualquier forma la mejor de las suertes, y que gane el mejor.

  5. Estoy de acuerdo plenamente con usted periodista, pues es realmente muy preocupante que nuestro equipo no halla sido capaz de ganarle ninguno de los ultimos 4 juegos a Cienfuegos sea por el motivo que sea, que podremos decir entonces cuando juguemos contra el fantasma de Industriales que cada año convierte los gallos en Gallinas y los acobarda de un modo tal que no pueden con los bates, no son capacez de fildear con precisión y nuestros lanzadores no encuentran la zona de strike y si la encuentran es para ser bateados a sus antojos. si ya con Industriales era mucho que podremos pensar ahora que también nos ha cojido la baja Cienfuegos, creo realmente que el campeonato para Título de Sanctispiritus todavia no se ha inventado, pues ni inyectando sangre extranjera como dice de los refuerzos en nuestras venas se ha podido lograr hacer gala de la valentia de un animalito que nada tiene que ver con los deseos, la cobardia y el desentrego que juega nuestro equipo.

    • Braco: es lamentable realmente que un equipo con tantas figuras que merecen un título no haya sido capaz de lograrlo. Pudiera pensarse que aquella derrota contra Holguín les quitó las ganas, o les demostró que no podían lograrlo. Hubo un tiempo en que Sancti Spíritus no creyó en mejores equipos, recuerdo a Pinar del Río y a Industriales, los dos inclusive con mejores escuadras en su entonces. Pero llegó el momento en que los rivales le perdieron el respeto, y ya pueden ser los leones, o las pativerdes, o más recientemente elefantes, tigres y cocodrilos. Creo que este equipo necesita reencontrarse, RENACER si fuese posible. De todas formas le doy las palmas a Aragón por su disciplina y por llevar al picheo a la vanguardia de este país, sin dudas ha sido esta arma la que nos va a permitir estar entre los 4 grandes este año.

  6. Muy buen comentario Marlys, muy bueno…Y no porque hablara bien de los Elefantes, sino por tus argumentos, incluso la metáfora. Igual creo que todavía no es tiempo de ver fantasmas (lo peor es que se esperan) pero tranquila; mejor ahora que en los play off (así me digo varias veces). De todas forma,s una vez más dependerá solo de ellos.
    Saludos y felicidades una vez más

    • Gracias por tus palabras. Esperemos solo sea ahora la cosa. De todas formas no podía quedarme con lo que me llevé por dentro ja ja.

  7. Mas que preocupante. Es como el Festival de Cina Latinoamericano, todos los años en la misma fecha, solo que este no es en diciembre, es en mayo-junio, pero las peliculas de cierta manera se repiten.
    Hay que dejar que trabaje la direccion del equipo. Quizas este sea el momento preciso para darse el lujo de perder algunos partidos para poder ganar en salud y recuperacion. Lo cierto es que es un fantasma que nos sale siempre y que no hay como espantarlo.

  8. Yusmila Martínez

    Hola Marlys, yo soy jatiboniquense y aunque me encuentro fuera de Cuba sigo a mis gallos en cada juego y sufro con ellos con cada error que cometen o cada pelota que se le cae, y si que ya estamos viendo venir los fantasmas de todos los años, yo como mucho pensaba que esta serie 52 iba hacer diferente porque Aragón fue un gran pelotero y ha demostrado ser un gran director de equipo pero ni con toda su experiencia, ni con todos sus deseos de llevar al equipo ha ser campeón va a lograrlo si los mismos jugadores no son capaces de exorcitar los viejos fantasmas que nos han perseguido en cada serie nacional.
    Todavía estamos ha tiempo de que cambie todo y podamos levantar al fin la Copa de la Victoria, pero hay que trabajar duro, entregarlo todo en el terreno y lucir esas bellas espuelas de Gallos que tiene el equipo y así darle al pueblo espirituano el campeonato que tantos años ha esperado.

  9. Tiene usted toda la razón, lo que más molesta a la afición esl actitud, se puede perder, pero guapeando, comiéndose el terreno, la bola, y que esto suceda a finales casi de la temporada y a las puertas del play off, es preocupante. No digo más, nos queda esperar y ojalá no sea para nada, ajalá. Ya veremos qué nos depara el terreno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *