Periódico de Sancti Spíritus

Argumentos de Farmacias y Ópticas

El pasado 6 de septiembre esta misma sección publicaba “Sol por la libre”, reseña que promovía la inquietud de Mario Hernández Echemendía, un atiboniquense que lanzaba la alerta ante una situación insostenible, según él, en la farmacia principal de ese municipio: la ausencia de bancos y la reducción del número de clientes dentro del local.
Ante tal panorama la dirección de la Empresa Provincial de Farmacias y Ópticas constató in situ los hechos descritos por Mario y no desmiente tanto lo que allí sucede; para tranquilidad del lector, Marta Castro García, directora general de dicha empresa, advierte que se están implementando algunas soluciones.
De su puño y letra hasta el buzón de Escambray llegó la siguiente respuesta: “Los directivos del municipio explicaron que con la situación higiénico-sanitaria presentada a partir del mes de julio por el incremento de las enfermedades diarreicas agudas y al no haber circulación de aire por existir una sola doble puerta principal en mal estado, clausurada, se recomendó la entrada al mostrador de tres personas para evitar la aglomeración en espacios reducidos.
“Es cierto que en las primeras horas de expendio del medicamento se hace cola y a media mañana da el sol en el portal de la farmacia, lo cual afecta a los que allí se encuentran, pero nunca es cuestión de horas como se plantea. No obstante, algunos como alternativa se desplazan al frente (6 o 7 metros) y se cobijan a la sombra de los árboles del paseo y portales cercanos. Ni los trabajadores más antiguos recuerdan la existencia de bancos en la farmacia.
“La dirección de la Empresa Provincial de Farmacias y Ópticas tiene contemplada la unidad en el plan de reparaciones y mantenimiento para el cuarto trimestre del 2014. La dirección de farmacia del municipio acordó que en horas de la mañana se apoyará el área de venta con el resto del personal para disminuir el tiempo de espera de los pacientes, pues sin tener aún mejores condiciones debemos seguir trabajando para que nuestro pueblo reciba el servicio que merece”, concluye Marta Castro García.

HISTORIA DE SALVACIÓN
Ahora que su padre ya está en casa, quizás sentado al pie de la mesa como todos los días, escribe también desde Jatibonico Nancy Cabrera Hernández para agradecer por la atención médica que recibiera su progenitor en el Hospital General Universitario Camilo Cienfuegos, donde le salvaron la vida.
La gratitud se vuelve entonces palabras: “El 27 de julio mi papá fue ingresado en ese hospital producto de una enfermedad diarreica aguda. (…)
Si hoy él se encuentra en nuestra casa gozando de salud se debe a ese grupo de personas que desde aquí en Jatibonico lucharon con él, como es el caso de la enfermera Xiomara y el doctor Geisel, conocido como Pinar o el pinareño.
“De igual forma quisiera hacer extensivos una felicitación y el reconocimiento por la labor que desempeñan todos los médicos y enfermeras y el resto de los trabajadores que laboran en la sala 4 A corriendo riesgo de contagio. Quisiera hacer énfasis en el personal de enfermería, como Yodelki, Milagros, Nerienny y Manolo y la especialista de Higiene Adela; mi eterno agradecimiento por su entrega y dedicación para con sus pacientes”.

Dirija su correspondencia a: Periódico Escambray.
Sección “Cartas de los lectores”.
Adolfo del Castillo No. 10 e/. Tello Sánchez y Ave. de los Mártires. S. Spíritus
Correo electrónico: correspondencia@escambray.cip.cu



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.