Periódico de Sancti Spíritus

Australia sin descanso en busca de avión malasio

El Boeing de Malaysia Airlines permanece perdido desde el 8 de marzo pasado.El primer ministro australiano, Anthony Abbot, afirmó este domingo que su país no descansará hasta descubrir qué fue del Boeing de Malaysia Airlines perdido el 8 de marzo pasado.

Abbott indicó que Australia gastará “lo que tenga que gastar” en busca de desentrañar el misterio del avión desaparecido con 239 personas, 227 pasajeros y 12 tripulantes.

Durante una intervención en la ciudad australiana de Perth, desde donde se coordina la búsqueda del aparato, el jefe del Gobierno anunció la designación del militar retirado de las fuerzas aéreas Angus Houston para liderar las operaciones ahora concentradas en una zona situada a mil 850 kilómetros al oeste de la isla-continente.

Una decena de aviones de Australia, Malasia, Japón, China, Sudcorea, Nueva Zelanda y Estados Unidos y otros tantos barcos participan en el rastreo, cuya prioridad es hallar la caja negra.

La Autoridad de Seguridad Marítima de Australia adelantó que el buque “Ocean Shield”, con un detector especial para caja negra de aviones, partirá mañana para unirse a la flotilla de búsqueda.

Ese artefacto de 20 centímetros de longitud posee la capacidad de captar señales de ese almacén de información a una profundidad de hasta seis mil metros.

Según la entidad australiana, el Ocean Shield dispondrá del apoyo de un submarino teledirigido que recorrerá las profundidades, tras detectarse las señales de la computadora del avión perdido.

Las cajas negras del Boeing 777-200 pueden realizar emisiones hasta 30 días después de no estar operativas, lo que daría hasta el 20 de abril como margen para encontrar el avión.

Localizar partes de la nave facilitará encontrar el lugar exacto del accidente, aunque cada día resulta más difícil, pues en el océano Índico hay numerosas corrientes y remolinos capaces de dispersar los restos hacia cualquier dirección.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.