Beyonce y Jay-Z no violaron la ley con viaje a Cuba

 Beyoncé y Jay-Z celebraron su quinto aniversario de boda en La Habana . La visita de cuatro días en abril del 2013 fue un viaje cultural que contó con licencia del departamento del Tesoro, dijeron entonces los organizadores.

La famosa pareja de la industria de la música estadounidense Beyoncé y Jay-Z no violó las sanciones de Estados Unidos contra Cuba por viajar a la isla el pasado año, dijo una fuente del gobierno en Washington.

“No encontramos ninguna indicación de que las sanciones estadunidenses fueron violadas, y llegamos a la conclusión de que (…) la decisión de no seguir una investigación formal era razonable”, dijo la revisión de la Oficina del Inspector General del Departamento del Tesoro fechada el miércoles.

La visita de cuatro días en abril del 2013 fue un viaje cultural que contó con licencia del departamento del Tesoro, dijeron entonces los organizadores.

El bloqueo que aplica Estados Unidos a Cuba desde hace más de 50 años impide a la mayoría de los estadunidenses viajar a la isla sin una licencia otorgada por el Gobierno de Estados Unidos.

Dos miembros cubanoamericanos del Congreso, ambos republicanos que representan al sur de Florida y extremistas partidarios de una postura de línea dura contra Cuba, habían solicitado al Departamento del Tesoro información sobre qué tipo de licencia obtuvo la pareja para su viaje.

Beyoncé y Jay-Z celebraron su quinto aniversario de boda en La Habana y fueron recibidos por miles de personas mientras paseaban por la capital cubana, tras ser reconocidos inmediatamente por los cubanos.

El viaje incluyó visitas a artistas cubanos y músicos, a varios clubes nocturnos donde hubo música en vivo, y comidas en algunos de los mejores restaurantes privados de la ciudad, conocidos como “paladares”.

Beyoncé y Jay-Z son parte de un grupo de estrellas estadounidenses que han visitado la isla en los últimos años, entre ellos los actores Bill Murray, Sean Penn y James Caan.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.