Conmemoran el cincuentenario del asesinato de Alberto Delgado

Como soldado del Ejército Rebelde, Alberto participó en varias acciones en la actual provincia de Ciego de Ávila.El acto central de la provincia se efectuó en el lugar preciso donde fue asesinado el combatiente que causó a las bandas del Escambray quizá su mayor descalabro.

 

Alberto Delgado Delgado, héroe legendario de la lucha contra el fenómeno del bandidismo en la Cuba de los años 60 del pasado siglo, recibió este martes en Masinicú, lugar donde fuera asesinado hace 50 años, cerca de la villa trinitaria, el homenaje emocionado de antiguos compañeros de luchas y victorias, familiares, amigos y una amplia representación de las nuevas generaciones de cubanos.

Frente al monumento que perpetúa la memoria del agente El Enano, de la Seguridad del Estado, victimado en la madrugada del 29 de abril de 1964 por la banda de José (Cheíto) León Jiménez, se escucharon las vibrantes notas del Himno Nacional y marciales acordes que acompañaron la colocación de una ofrenda floral dedicada a este héroe popular de procedencia humilde, nacido en la finca El Ramblazo, Caracusey, término municipal de Trinidad.

No faltó en el homenaje la canción comprometida Días de hombres, del compositor José Ferrer, dedicada a Alberto, la cual    fue interpretada por el trovador Israel Moreno; ni faltaron tampoco fragmentos de la prosa de Martí y el poema Canto a Fidel, de la poetisa matancera Carilda Oliver Labra, declamada esta última por Rosa Patricia González Pérez, estudiante de la Secundaria Básica local Carlos Echenagusía Peña.

Al hablar en nombre de la nueva hornada de oficiales de la Seguridad de Estado, la primer teniente Neibis Sánchez Vega se refirió a la ofensiva imperial contra la Cuba de la década de los años 60, que costó la vida a un combatiente inolvidable y querido como Alberto Delgado, y las campañas de hoy, con nuevas estrategias de subversión y golpe suave, de calumnias y desestabilización que ese mismo imperio lleva a cabo en esta y otras partes del mundo.

Las palabras centrales estuvieron a cargo de Ramón Gutiérrez Morales, integrante del Buró Municipal del Partido Comunista de Cuba en Trinidad, quien destacó el aporte excepcional de Alberto, el que a costa de inmolar su propia vida, permitió la captura de dos de las bandas armadas más peligrosas en toda la región del Escambray, incluidos sus respectivos cabecillas.