De la papa al frijol

El control sanitario del cultivo repercute en la cosecha.Con la creación de la Empresa Agroindustrial de Granos Valle del Caonao se abren nuevos caminos organizativos y de atención a esta cosecha.

Si un cultivo no ha podido en los últimos tiempos dar la cara totalmente al programa de sustitución de importaciones es el frijol, más allá de los intentos por cosechar los niveles de grano necesarios para cubrir la demanda de la distribución. Contratiempos climáticos, demora en la entrega de los insumos e incumplimientos de los contratos figuran entre las causas de tales deudas.

Revertir ese panorama parece un empeño encaminado este año por mejor ruta, aun cuando las lluvias de meses anteriores malograron hasta dos rotaciones de siembra, principalmente en la zona norte del territorio, donde la Agricultura cuantificó la pérdida de unas 400 hectáreas (ha) en la recta final del 2013.

En medio de tal coyuntura Sancti Spíritus pudo reorganizar la campaña y a ello favorece la creación de la Empresa Agroindustrial de Granos Valle del Caonao, en Yaguajay, entidad que, como ocurre en el arroz, atenderá la producción de toda la provincia.

“Hay productores que han sembrado hasta tres veces y, pese a las dificultades en los dos primeros meses de este año, se han entregado al balance más de 1 190 toneladas, de un plan de unas

2 400; a partir de la recuperación del cultivo apreciamos condiciones para cumplir esta vez con la sustitución de importaciones”, detalla Idael Pérez Brito, delegado de la Agricultura.

DEL TUBÉRCULO AL GRANO

Lo más trascendente de la actual campaña acontece en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Batey Colorado, tradicional emporio papero de la provincia que dedica ahora su infraestructura a las producciones de frijol y maíz, como parte del nuevo esquema organizativo de los granos en la provincia.

“Arrancamos bien la siembra de frijol, pero en el camino nos tronchamos un poco; la campaña estuvo concebida para hacer dos cosechas a partir de septiembre, la primera plantación la perdimos por la lluvia; después volvimos a sembrar y casi la perdimos completa otra vez; lo que plantamos por tercera ocasión es lo que se ha dado y ya entró en cosecha”, explica Iván Espinosa, director de la unidad Batey Colorado, perteneciente a la Empresa Agroindustrial de Granos Valle del Caonao.

Admite el productor que el cambio de la papa por el frijol no se ha sentido, pues el grano es un cultivo menos exigente, con un consumo de agua inferior y requiere menor cantidad de hombres.

Si bien el esquema de desarrollo previsto para la naciente empresa es prometedor en cuanto a la futura entrada de maquinaria y de un secadero, la presente cosecha experimenta parte de esos beneficios a raíz de la llegada de seis tractores y dos máquinas sembradoras.

“Con las dos máquinas y cuatro hombres se sembraron 230 ha

—cerca de 18 caballerías—, lo que implicó un ahorro de fuerza de trabajo”, manifiesta Osbel Rodríguez, especialista principal de la entidad.

Trabajadores habituales de Batey Colorado junto a estudiantes de la zona cosechan a mano desde inicio de marzo las primeras áreas, en tanto se utiliza el secadero de arroz instalado en Vitoria para el proceso final.

“Lo tenso de la campaña es que no contamos todavía con una cosechadora ideal y estamos trillando con una máquina contratada a la empresa arrocera Sur del Jíbaro, la cual ha presentado dificultades porque parte el grano y sobre la marcha se han estado haciendo las regulaciones necesarias, a la vez que se debe incorporar otra máquina. De no presentarse un fenómeno natural no vemos dificultades para alcanzar las 230 toneladas de frijol planificadas en la UEB para el programa de sustitución de importaciones”, expone Iván Espinosa.

Con un calendario de recolección extendido hasta abril, la primera experiencia del frijol a gran escala en Batey Colorado promete buenos dividendos; mas la alta concentración del cultivo obliga a las instancias agrícolas a seguir de cerca la calidad del proceso de arranque y trilla para poder corresponder a los picos de recogida y evitar daños a la cosecha.

CAMPESINOS DECIDEN

Sobre el sector cooperativo y campesino descansa la mayor parte del acopio, aporte que a su vez concentra las cifras principales en áreas de Cabaiguán, Yaguajay, Jatibonico, Taguasco y Banao. El incremento de los precios de compra por parte del Estado a los productores —a 9.00 pesos la libra de frijol negro y a 9.50 el rojo— estimula las entregas para los destinos contratados.

En la zona de Itabo, Yoandi Curbelo González, integrante de la cooperativa Juan Darias, revela las interioridades de la campaña de frijol que comparte con su hermano Miguel Ángel.

“En este lugar no puedes sembrar en septiembre ni en octubre, hay que hacerlo a partir de noviembre; así fue como escapé de las pérdidas que provocaron las precipitaciones. Este año contraté la entrega de 800 quintales, es el mayor plan que he tenido, ya aporté la mitad, pero hay cultivo para llegar a los 1 000 quintales”.

Según este campesino de 33 años, la actual campaña refleja mejor organización, una entrada más a tiempo de los recursos y está bien el pago de la cooperativa al productor.

A juicio del delegado de la Agricultura, para corresponder a las potencialidades del territorio en el frijol, la provincia tiene que desarrollar el soporte industrial que garantice mejores condiciones para la poscosecha, una limitante a la hora de buscar crecimientos.

3 comentarios

  1. Bueno antes comiamos papa, ahora ni papa ni frijol solo las onzas de la cuota y lo demás ya tu sabes oferta y demanada.Por ahi ya empiezan las justificaciones que perdieron las cosechas por la lluvia, luego serán las plagas, y luego ….Lo que no se dice es que el Valle del Caonao tiene serios endeudaminetos con el banco y que tuvo más de 3 millones y medio de pesos en perdidas.Ahora empresa de granos sin cosechadora(otra justificación) una agricultura casi feudal.Lo que no dijeron las fuentes es que se ha tenido que recurrir nuevamente a las movilizaciones para cosechar ese frijol.

    • saludos, tiene razon en eso de que ahora no comeremos ni papa ni frijol. en sancti spiritus no ha llegado este año ninguna comercializacion eststal del tuberculo. la que se ve es de gente que la trae de otras provincias. tambien que ese frijol es para sustituir el que se importaba para dar la canasta basica, una racion pequeña, de onzas. visto asi nada mas ese esfuerzo se acorta, sin embargo, es valido que el estado asuma estas cosechas para sustituir la importacion.
      el trabajo esta concentrado en esa parte de la empresa valle del caonao, que es verdad que tiene perididas de otros momentos. el proyecto del frijol esta en pleno nacimiento, la maquinaria es todavia un proyecto por delante. lo que creo que si no esta esa teconologia ahi, no sea un asunto de voluntad y si de capacidad de recursos y dinero.
      tambien se dice que la cosecha la asumen los obreros habituales de batey colorado y estudiantes de escuelas de la zona, asi esta concebido para hacer esa cosecha ante la falta de maquinaria.

  2. Adios a la papa.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.