El nudo gordiano del salario – Escambray

El nudo gordiano del salario

Remuneración salarial podrán decidirse en las actividades y ramas que estratégicamente deben aportar más a los ingresos del país.Para incrementar los salarios de las nóminas estatales se requiere disponer de los recursos que se pretenden distribuir a través de él.

 

Consejo de Ministros analiza temas vitales para la economía cubana

Al dejar clausurado el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) el pasado 22 de febrero, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros General de Ejército Raúl Castro Ruz abordó temas medulares que se debaten actualmente, no solo en eventos de ese tipo, sino en la cotidianidad de la vida del cubano.

Particularmente importante fueron sus objetivas y realistas explicaciones acerca del tan recurrido tema del salario en las entidades estatales, que no por convincentes siempre dejan de producir comentarios y conjeturas, sobre todo del momento en que la economía podría dar respuesta a ese necesario reclamo.

Precisó lo relacionado con el vínculo entre la productividad y el salario, así como la necesidad de hacer corresponder en su comportamiento ambos indicadores, de manera que se requiere la creación de los recursos necesarios para su posterior distribución a través de ese último.

Sin embargo, actualmente es frecuente escuchar por todas partes la insatisfacción con el nivel de los salarios ante el creciente costo que ha adquirido la vida cotidiana del cubano; se percibe como un nudo gordiano que enlaza la productividad y la remuneración del trabajo.

Con esta presión de la vida diaria no resulta fácil comprender que para incrementar los salarios de las nóminas estatales se requiere previamente disponer de los recursos que se pretenden distribuir a través de él; producir más con menos costo no es una mera consigna.

También es cierto que para estimular la producción y el rendimiento del trabajo es necesario retribuirlo de acuerdo con su  cantidad y calidad, forma reconocida de distribución en el socialismo. Parecería como si esa lógica impusiera el conocido dicharacho del cuento de de nunca acabar.

Niveles de productividad relativamente bajos en general han caracterizado la gestión en la economía cubana -—téngase en cuenta que el rendimiento del trabajo de un ocupado en la economía en el período 2005-2010 como promedio anual fue de 8 874 pesos a precios constantes de1997—; lo que, unido al alto costo de la producción social, ha acumulado un lastre que requiere ser aligerado para disponer de los recursos financieros necesarios que posibiliten soluciones de fondo a los actuales problemas e insatisfacciones.

La contradicción creada entre la insuficiencia del salario y la imperiosa necesidad de incrementar los niveles de producción social y su eficiencia no se resuelve con la inyección de dinero en la circulación monetaria sin el debido respaldo en bienes y servicios. Experiencias pasadas validan la necesidad de conservar este imprescindible equilibrio en las finanzas internas.

Las plantillas sobredimensionadas en las actividades productivas y en los servicios sociales, las deformaciones en las estructuras salariales y de estimulación introducidas por decisiones parciales en determinadas actividades, muchas de las cuales no se justifican, son algunos de los obstáculos a salvar.

Para las actividades comprendidas en los servicios sociales y de administración, tan desproporcionadas en la ocupación laboral actualmente, deberá profundizarse en la revisión de sus plantillas vigentes.

Los servicios comunales, sociales y personales se incrementaron en términos absolutos entre 2005 y 2010 en 294 100 ocupados, por lo que fueron estas actividades las más beneficiadas en contraste con las disminuciones en la Industria Manufacturera, la Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca, así como la Construcción.

Las plantillas de la administración y servicios sociales deben continuar adecuándose en niveles razonables de acuerdo con su gestión, lo que junto a la racionalización que se viene realizando de las estructuras de la administración estatal, indudablemente desburocratiza las relaciones con las bases productivas y descarga de excesivos gastos al Estado.

Reestructurar el sistema empresarial estatal y diseñarlo con criterios nuevos de organización y gestión, más allá del conocido perfeccionamiento aplicado en los últimos años, tendrán que modificar los resultados actuales de eficiencia.

Desterrar el formalismo en el funcionamiento de la dirección en la economía deberá ser extensivo a los niveles superiores de la gestión empresarial, dándole la independencia efectiva a las células productivas.

Remuneración salarial, en correspondencia con los resultados productivos, podrán decidirse en las actividades y ramas que estratégicamente deben aportar más a los ingresos del país para ir recuperando la eficiencia requerida en la economía nacional, sin negar la posibilidad de reconocer la inversión social de acuerdo al papel que debe desempeñar.

Los sistemas de pago y estimulación vigentes, aunque muchos deberán continuar revisándose y adecuándose con realismo a los resultados de la gestión, serán sin duda la vía de mejoramiento salarial ansiado para el sector empresarial.

Todas las actividades de la producción o los servicios que deban organizarse en nuevas formas de gestión no estatal, incluida la cooperativización preferenciada en la actualidad, descentralizarán la dirección de la economía nacional y en particular descargaría los abultados gastos de la predominante economía estatal actual.

Recientemente se aprobó la Ley para la inversión extranjera, una de las vías para la capitalización de la economía cubana al estimular la participación de capital extranjero en sectores y ramas necesitados de ello, junto al incremento de los recursos propios para la Formación Bruta de Capital.

No se trata de entregar o vender las riquezas del país al mejor postor, sino de atraer a los inversores foráneos para obtener el capital que no se posee y se necesita para resolver la descapitalización existente, ante la ausencia, por lo menos hasta el presente, de recursos naturales propios capaces de dinamizar la economía y soportar el desarrollo.

Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso del Partido que se vienen aplicando señalan un camino a transitar en los próximos años en la dirección correcta, hacerlo con urgencia, pero con la prudencia necesaria, asegurará el resultado.

*Licenciado en Economía y especialista en la Dirección Provincial de Planificación Física.

7 comentarios

  1. Estoy de acuerdo con Odalis.

  2. Enrique Martín prieto

    Apruebo que escambray, cuando sea necesario, modere pero nunca he visto nada mal informado en escambray, continuems trabajando asi

  3. Enrique Martín prieto

    La expuesto por marcos,como siempre lo hace, es muy correcto, el comentario de odalis sierra es muy honesto, yo solo agrego que los salarios en cuba son muy alto pero que el problema es que el dinero no vale, se puede doblar el salario actual y seguiríamos igual o peor. No producimos el mínimo necesario…..

  4. Si no dejan trabajar a las empresas y dejar hacer a los empresarios nunca saldremos del bache, se dice una cosa y se hace otra.

  5. Para el ciudadano comun lo que realmente importa es que cada vez menos lo que puede adquirir con su devaluado peso que gana con el mismo o mas trabajo,los beneficios gratuitos que recibia se han ido eliminando por lo que su vida es cada vezmas dificil.Quien es el culpable?Odalis lo ha resumido magistral y valientemente

  6. ODALIS SIERRA

    Muy buen comentario de ALTA ECONOMIA, un comentario mas de tantos que hablan del tema del salario como si fuera de la guerra de las galaxias. Por que no se habla de la subida diaria de todos los precios de los productos y servicios fundamentales, por que no se habla del SALARIO REAL que persive la mayor parte de la poblacion. Es que no sabemos que cada dia la situacion de la mayoria de la poblacion se hace mas critica y cada dia le alcanza menos el salario para vivir.
    Se habla con una retorica extraña SI NO SUBE LA PRODUCTIVIDAD NO SUBEN LOS SALARIOS y se acusa directamente a los trabajadores de los errores en la economia cuando todos sabemos quienes son los que toman aqui las decisiones. Se habla de errores en la estimulacion pero quien es el que las autoriza que se apliquen.
    AQUI TODO LO APRUEBA LA MAXIMA DIRECCION DEL PAIS, LOS TRABAJADORES LUEGO LO TENEMOS QUE CUMPLIR NOS GUSTE O NO. Asi que no nos culpen mas de los errores.

    • Enrique Martín prieto

      La expuesto por marcos,como siempre lo hace, es muy correcto, el comentario de odalis sierra es muy honesto, yo solo agrego que los salarios en cuba son muy alto pero que el problema es que el dinero no vale, se puede doblar el salario actual y seguiríamos igual o peor. No producimos el mínimo necesario…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *