Empacadora espirituana Roberto Quesada aumenta sus producciones

Más de una veintena de egresados de escuelas de la provincia asumen las distintas elaboraciones.Responsable de producciones que benefician directamente a la población, la industria Roberto Quesada crecerá este año en más de 650 toneladas con respecto al 2013.

Llegar a la Unidad Empresarial de Base Empacadora Roberto Quesada, de Sancti Spíritus, es como desandar un mundo anónimo y poco común, en sus áreas se respira un ambiente de fraternidad y colectivismo, donde todos se aferran a una misión: elaborar distintos tipos de alimento a partir de productos cárnicos.

Unas 400 toneladas mensuales salen de éste centro rumbo a la distribución de la canasta básica, el consumo social y la merienda escolar de todas las escuelas secundarias de la provincia.

EL RETO ES PRODUCIR

Ante la pregunta de Escambray de cómo lograrán crecer en más de 650 toneladas este año para superar las 4 151 logradas en el 2013, si cuentan con la misma tecnología obsoleta, Roberto Gallo Ibargollín, director de la entidad, afirmó que no solo aumentarán los niveles productivos, sino que asegurarán una calidad superior en varios surtidos, como los embutidos, que en determinados momentos no reunían los parámetros establecidos, debido, fundamentalmente, a problemas durante el proceso de cocción.

“Buscamos alternativas para lograr un crecimiento, a partir de lo que tenemos. En ese sentido recuperamos dos tachos de cocción que llevaban tiempo en desuso, con los cuales completamos cinco en esa área, para asumir mayores volúmenes de elaboración de mortadella nobel y escolar, así como jamonadas y otros tipos de embutido”, asevera Gallo.

“También se rescató un duchado que acelera el tiempo de enfriamiento de la mortadella, algo así como un segundo atemperado en un espacio más climatizado, lo que favorece, además, la calidad de la terminación”, aclara el director.

Domingo Felipe, el jefe de planta explica que unido a estas mejoras tecnológicas está también la buena nueva de contar con su propia caldera de vapor, la cual los independiza del Combinado Lácteo, entidad que le garantizaba el vapor a la empacadora desde su creación, pero con las limitaciones propias de un sistema que cuenta con muchos años de explotación.

El panorama productivo de la empacadora crece en diversidad de surtidos mediante las elaboraciones de picadillos condimentados, masa cárnica, embutidos, chorizos, fank furt, butifarras, fiambres, morcillas y otros, los que se destinan a la distribución normada, la entrega a centros asistenciales y organismos o a la venta liberada en distintos puntos de la capital provincial y Trinidad.

SANGRE JOVEN

Jorge Hernández Fernández, egresado del Politécnico Estanislao Gutiérrez en la especialidad de Tecnología de los Alimentos, dice sentirse realizado al comprobar, pegado al proceso, los conocimientos adquiridos durante sus estudios.

Al igual que Jorge, en los últimos años otra veintena de jóvenes indistintamente llegaron a realizar sus prácticas a la empacadora y fueron contratados como fuerza laboral permanente, lo que hace que el centro cuente con una plantilla rejuvenecida y capacitada.

Durante el recorrido por la entidad llama la atención el movimiento renovador que involucra a casi toda la industria. ¿Las causas?, se alistan para implementar el sistema Hacer para la calidad e inocuidad de los alimentos, el cual ya está vigente en varios establecimientos del sector alimenticio espirituano.

“Ya estamos trabajando en toda la documentación porque se trata de una acreditación superior, lo cual no significa que hasta hoy estuviéramos produciendo sin certificación de calidad, pues nuestro laboratorio, el único de la rama cárnica en la provincia, ratificó recientemente la categoría de competente”, dice finalmente Yitsy Santiesteban,  especialista en calidad de la Roberto Quesada.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.